domingo, 1 de febrero de 2009

My Blueberry Nights


Wong Kar Wai
2008
Guión de Wong Kar Wai y Lawrence Block


Es extraño que una chica de letras, pero de letras letras, como yo, diga que a una peli le sobran los diálogos, pero así es, amigas y amigos, así me lo parece y así lo sentía, una y otra vez, mientras me dejaba llevar por los paisajes míticos del cine americano, por los lugares comunes mil veces revisitados y, a pesar de todo, aún arrebatadores a los ojos de un hongkonés como Wong Kar Wai y de una margenizquierdera como la que escribe este humilde blogsito.

Le sobran los diálogos; y los monólogos, claro; más aún en la versión doblada al castellano, con una traducción que al menos un par de veces me ha dado dolor de oídos. Cuánto mejor habría sido reducirlos a lo mínimo minimorum, algo así como lo que hizo Kim Ki-duk en Hierro 3, y dejar que narraran las imágenes (los semáforos colgados de Nueva York, los neones recalentados de Las Vegas, las aceras rotas, los restaurantes baratos, los bares nocturnos ahuyentadores de la soledad) y la banda sonora impagable a cargo, entre otros, de Norah Jones, la hija guapa de Ravi Shankar. Para eso os dejo en manos del señor Escalones.

Merece la pena, pues, embarcarse con Norah Jones y con Jude Law, como nos embarcamos en su día con Thelma y Louise, hacia la América profunda y no tan profunda, al encuentro de nuestros mitos.


Technorati tags

18 comentarios:

Kaplan dijo...

no crea que es tan extraño eso de que los de letras letras percibamos que sobran diálogos (cuanto más monólogos): a mí hasta me lo parece cuando tomo café con mis compañer@s de trabajo. saludos, querida.

Roberto Moso dijo...

Y es que nada como ser de "letras letras" para notar cuando sobran...

Fernando dijo...

Bueno, a ver si me echas una mano con la dueña para convencerla, antes de que la quiten definitivamente de la cartelera.

39escalones dijo...

Totalmente de acuerdo. Esta película es una de las pocas muestras recientes del poder visual del cine, su verdadera naturaleza. Porque, en efecto, sobran las palabras o al menos no son imprescindibles. Kar Wai ha vuelto a lucirse.
Gracias y besos.

Möbius el Crononauta dijo...

De un tiempo a est parte Jude Law se me ha hecho muy cargante, no sé muy bien por qué. Pero tal vez le eche un vistazo. Aunque sea por la curiosidad de Norah...

Salut

Sr Q dijo...

¿Te digo una cosa? No he visto ni una sola peli de este hombre, ni una. Por una parte me dicen que mola, y por otra me cuentan que es un rollero. Yo entre unos y otros me estoy dejando llevar por los prejuicios. Esto hay que solucionarlo. Ahora que lo pienso, creo que si que he visto una, ¿Chunkin Express o algo así es de este director?

kweilan dijo...

A mí esta película me encantó. Tienes razón...Las imágenes son tan poderosas que a veces sobran los diálogos.

Noemí Pastor dijo...

KAPLAN, las conversaciones de café no suelen ser tales: en vez de diálogos, son monólogos sucesivos.

ROBERTO, sobran cuando no aportan nada al resto; o estorban.

FER, mejor que vayas tú a verla y que la Dueña vea otra peli o se dé una vueltita mientras tanto. Pero yo creo que le gustará.

ESCALONES, ya te digo que yo habría recortado muchas líneas de guión.

MOEBIUS, aquí Jude Law está encantador y monísimo. Y Jones, también. Y Natalie Portman.

SEÑOR Q, sí, "Chungking Express" es suya. Yo no la he visto. Vete a ver "In the mood for love" y juzga tú mismo.

KWEILAN, encantada de que ande usted por aquí. Nos leemos.

Besos a todo el mundo.

Mita dijo...

Hay mitos y mitos, Noemí.
Desde luego el panorama estético-cutre-plastik-neón...uffffffff.
Voy a ver si oigo la banda sonora, mejor
Muchos Kusses

Noemí Pastor dijo...

Mita, querida. Los mitos son personales e intransferibles como el deneí, sólo que a veces coincidimos Wong Kar War y yo. Y a mí, qué quieres que te diga, me pone el lado cutrón de Las Vegas y la mugre de NY. Será que soy de barrio. Te beso.

Mita dijo...

Noemí, en tu barrio habrás tascas, pero cutres neoyorquinos, neones y casinos de plástico lo dudo. (no me asustes!!)
Yo prefiero ver Desperate Housewives, aunque vengo del campo, ya ves.
Bss

Perem dijo...

No sabía de esta película, pero vas a permitirme que en vez de Nora Jones y Jude Law, prefiera embarcarme con Rachel Weisz y Natalie Portman, sobre todo con esta última.

Si tengo ocasión de verla, me fijare en eso de que le sobran diálogos.

Un saludo.

calamarin dijo...

A mi me encantó...

Anónimo dijo...

La película se deja ver bastante bien. Tiene caras bonitas, unas pinceladas trágicas, dos o tres frases sentenciosas sobre la vida, y todo ello con un trasfondo romántico. Todos los personajes parecen ser adictos a algo: al alcohol, al juego, al romanticismo...Por ese lado, a mi me parece una buena historia sobre "perdedores", personas que tropiezan y les cuesta recuperarse. Incluso "perdedores" que no saben que lo son. Sin embargo, la pelicula es una "trampa pastelera". Un cuento para niños para que te vayas a gusto a dormir. La historia es un viaje de una chica para buscarse a sí misma. Pero dificilmente puedes sufrir una transformación interna si no vives la experiencia. Y en ese viaje, la chica no vive la experiencia sino que es una especie de "espectadora de los dramas ajenos. Es dificil de creer que la chica acabe el viaje siendo muy distinta a cómo empezó porque los viajes que te cambian son ínteriores, ya sea marchandote a 3 000 millas de casa o quedándote en un cafe de segunda división.

Anónimo dijo...

La película se deja ver bastante bien. Tiene caras bonitas, unas pinceladas trágicas, dos o tres frases sentenciosas sobre la vida, y todo ello con un trasfondo romántico. Todos los personajes parecen ser adictos a algo: al alcohol, al juego, al romanticismo...Por ese lado, a mi me parece una buena historia sobre "perdedores", personas que tropiezan y les cuesta recuperarse. Incluso "perdedores" que no saben que lo son. Sin embargo, la pelicula es una "trampa pastelera". Un cuento para niños para que te vayas a gusto a dormir. La historia es un viaje de una chica para buscarse a sí misma. Pero dificilmente puedes sufrir una transformación interna si no vives la experiencia. Y en ese viaje, la chica no vive la experiencia sino que es una especie de "espectadora de los dramas ajenos. Es dificil de creer que la chica acabe el viaje siendo muy distinta a cómo empezó porque los viajes que te cambian son ínteriores, ya sea marchandote a 3 000 millas de casa o quedándote en un cafe de segunda división.

Noemí Pastor dijo...

MITA, claro, es como tú dices, pero esa atracción mía por la degradación urbana hace que me enternezca la de toda ciudad. Y si es una ciudad mítica, más todavía. Yo también veo "Mujeres desesperadas" (así lo titulan aquí) y me gusta. Es perversa.
PEREM, están todas las chicas estupendas. Tú te fijarás también en la banda sonora. Ya me contarás.
CALAMARÍN, a mí también me gustó, claro. Si no, quizás ni la mencionaría. Pero la veía y pensaba: ¿por qué no se callan?
ANÓNIMO, es cierto que la protagonista es simple espectadora de las vidas de otros. Vive vicariamente, pero parece aprender de ellos y en un momento dado dice "ya es hora de regresar". Quizás entonces hay demasiado pastel (de arándanos), pero la escena de las cabecitas al revés lo compensa (casi) todo.

Gracias, gente, por comentar.

sinseso dijo...

hola
¿norah es hija de ravi shankar?

Noemí Pastor dijo...

Pues sí, Sinseso. No se parecen en nada, ¿verdad?