domingo, 18 de noviembre de 2018

Y de Yesterday y J de Jara (Las grietas de)

Don Ricardo Bosque, excelso director de la no menos excelsa Revista Calibre 38, ha tenido a bien publicarme recientemente dos articulitos.

El primero es  sobre "Y de Yesterday", última entrega de mi adorada Sue Grafton, y el segundo, sobre "Las grietas de Jara", de Claudia Piñeiro, que no se queda nada atrás en mi ránking de adoración.


En Calibre 38 tenéis las dos reseñitas esperándoos. Adioos.

viernes, 9 de noviembre de 2018

Muerte entre las estrellas

Las estrellas del título no son las estrellas del cielo, sino las del cine, concretamente las que se pasean por Donostia - San Sebastián durante su festival. 

Resulta que una componente del jurado aparece muerta en su hotel (así es como deben morir las verdaderas estrellas, en un hotel) y a la oficial de la Ertzaintza Carmen Arregi le parece que ha sido un asesinato.

Así arranca esta novela de mi querida zinéfila Laura Balagué Gea.

Laura tiene publicadas unas cuantas novelas más. Esta es la segunda de la saga de Carmen Arregi, a la que conocimos hace tres años en "Las pequeñas mentiras".

Tendré el placer de presentaros la nueva entrega, junto a su excelsa autora, el jueves 15 de noviembre a las 19:00 en la librería Denetariko de Barakaldo.

Venirse, coño.

jueves, 18 de octubre de 2018

Me he sacado la espinita

Cuando era yo una pipiola que cursaba COU y me preguntaba qué quería seguir estudiando, dudaba entre dos carreras: Periodismo y Filología.

Había días en que me sentía más inclinada hacia el Periodismo y otros en que me veía filóloga completa.

Al final me decidí por la Filología. Y no me arrepiento. Una vez licenciada, tramité las convalidaciones para matricularme en Periodismo, pero no lo hice, nunca me matriculé, y, a pesar, como digo, de que no me arrepiento, tampoco he podido evitar, durante todos estos años, darle a la cabeza y fantasear sobre cómo me habría ido la vida si me hubiera convertido en periodista.

¿Habría sido más feliz? ¿Tendría ahora mejor sueldo? ¿Le habría dedicado más tiempo a mi profesión?¿Me habrían echado a la calle varias veces tras varios EREs?

Ya sé que no hay respuesta. No hay manera de saberlo ni lo sabré jamás. Pero a veces me da por mirar atrás y pensar en que, si pudiera desandar el camino, elegiría quizás otra senda. Y eso me pone un poco tristona.

Pero mira tú por dónde que esto de hacerme bloguera me ha dado la oportunidad de meter las narices, con toda la humildad y las ganas de aprender del mundo, en el periodismo, pues he tenido la suerte, y la sigo teniendo, de poder colaborar en distintos programas de radio y de hacer cositas varias en periodismo digital.

Algunas de mis compañeras de Doce Miradas

Así, en mayo de 2013 mis peripecias blogueras me llevaron a integrarme en el blog Doce Miradas. Me lo propusieron y dije que sí; uno de los mejores síes que he dado en mi vida.

Y hete aquí que, cinco años y pico después, la Asociación Vasca de Periodistas y el Colegio Vasco de Periodismo nos ha concedido uno de los Premios Periodismo Vasco: el premio de Periodismo Digital de 2018.

Otros premiados este año son Carmen Sarmiento, César Coca, la Real Academia de la Lengua Vasca Euskaltzaindia, la Sociedad de Estudios Vascos Eusko Ikaskuntza y Jose Mari Iriondo. Casi nada.

Así que, sin haberme licenciado, poseo una doceava parte de un premio de periodismo.

¿Es como para sacarse la espinita o no?

Los premios se entregan el 7 de noviembre en la Sala BBK de Bilbao. Allí tendremos las doce miradas la oportunidad de expresar nuestro agradecimiento colectivo.

Yo ahora voy a expresar mi agradecimiento personal a todas mis compañeras de Doce Miradas, las que lo fueron, las que lo son y las que lo serán, a todas las personas que han colaborado con el blog y lo han enriquecido, a toda la gente que ha confiado en mí más de lo que yo confío en mí misma y me ha brindado oportunidades y a Julen Iturbe, por contagiarme esta afición bloguera y por ayudarme y acompañarme siempre.

Mila esker denoi bihotzez. Je vous en remercie de tout coeur.

domingo, 14 de octubre de 2018

El Reino

Hola. El viernes pasado, 12 de octubre, me publicaron en la Revista Calibre 38 una reseñita sobre la peli "El Reino", de Rodrigo Sorogoyen, con Antonio de la Torre y Josep María Pou. 

Si me queréis, LEERLA.

Y, de paso, leed también mis reseñas, en la misma revista, sobre "La transparencia del tiempo", de Leonardo Padura" y "Lejos del corazón", de Lorenzo Silva. 

Salud, hermanas y hermanos. 

domingo, 7 de octubre de 2018

Todos tus nombres


El jueves 27 de septiembre, como todos los últimos jueves de cada mes, la asociación Cómplices Literarios de Portugalete celebró un encuentro de su club de lectura. En tal ocasión el libro a comentar fue ”Todos tus nombres”, de Fernando García Pañeda, viejo conocido de este blog y más viejo conocido todavía de esta bloguera. Fernando tuvo el detallazo de asistir personalmente a la disección pública de su obra.
Antes de entrar a hablaros del contenido del encuentro, que me resultó particularmente divertido, entretenido y agradable, quiero detenerme a elogiar la labor de la asociación Cómplices Literarios, que ha conseguido dar mucha vidilla a la afición lectora de la villa jarrillera y que en junio organizó la primera feria del libro de la localidad con gran acierto y éxito. Enhorabuena.
El mismo García Pañeda tuvo ocasión de presentar “Todos tus nombres” en dicha Feria del Libro de Portugalete y de volver a hacerlo pocos días después en las jornadas Bruma Negra de Plentzia.
Vamos con la novela. “Todos tus nombres” es un relato de intriga, de aventuras, de espías, de espías muy espías, espías dobles, no sé si incluso triples, con varias identidades y múltiples nombres (el título ya nos da una pista).
A mí nunca me han gustado las novelas ni las pelis de espías; ya lo tengo escrito por ahí. ¿Por qué no me gustan? Pues porque me lío; me lío con los buenos y los malos, no sé de qué lado están, no sé quién trabaja para quién… Me acaba cabreando el embrollo y decido que no merece la pena hacer el esfuerzo de desenredar la trama.
Tampoco me gustan las novelas históricas. También lo tengo escrito por algún lado. Me parece inútil esa labor titánica, ímproba, colosal, de reconstrucción, de ambientación, que emprenden los autores. No sé apreciarla.
Pero “Todos tus nombres” es distinta. Es histórica y es de espías, sí, pero es distinta. El estilo fluye y conduce al lector a donde quiere llevarlo y la erudición que despliega resulta deslumbrante, de un colorido que impresiona. La inmediata posguerra española aparece pintada con tonos diferentes a los habituales.
De hecho, es un periodo histórico bastante desconocido y narrativamente desaprovechado, pues daría para mucho ese juego de espías, con contrabando de obras de arte (y falsificaciones), intrigas y negocios prometedores. Con dos bandos en guerra, hubo también posiciones intermedias, como la de los monárquicos que en un principio apoyaron el levantamiento franquista, para luego quedar amargamente desencantados. Algunos de ellos siguieron conspirando una vez instaurado el régimen dictatorial y fueron fichados como espías por los estados europeos. Todo esto nos lo explica el autor en el encuentro, del que contaré más cosas un poco más adelante.
Como digo, la de “Todos tus nombres” es otra posguerra, la de los vencedores, los que habitaban palacios varios en escenarios que geográficamente me resultan cercanos (las páginas de “Todos tus nombres” visitan Gecho, Santurce, Portugalete, Bilbao…, así, con ortografía de la época), pero socialmente me quedan a distancias siderales, ya que se trata, por citar algunos de los especímenes humanos protagonistas, de jerifaltes franquistas, mandos militares, simpatizantes nazis y altísima burguesía industrial vasca.
El protagonista es Martín de Inchauspe, un tipo que se esfuerza por aparentar frívolo, ambicioso, amigo del dinero, muy bien relacionado socialmente, pero con amistades turbias.
Personajes de ficción se mezclan con históricos, como doña Pilar Careaga, por ejemplo, única alcaldesa que hasta el momento ha tenido la villa de Bilbao, quien fue también la primera ingeniera titulada de España. De hecho, salvo tres o cuatro personajes principales, que son ficticios, inventados, todos los demás son reales, incluida Clara, que es uno de los principales y de los más intrigantes. También es real la calle en la que se ubica la casa de los Inchauspe, aunque la mansión, Villablanca, es inventada: la ha construido el propio Fernando con retazos de edificios auténticos de la zona, espléndidos todos en su descarada opulencia.

Foto de familia del encuentro. Tomada del Facebook de Cómplices Literarios.
Vamos ahora, pues, con el encuentro del 27 de septiembre. Me gustó especialmente porque el público no tenía nada de postureo, era absolutamente franco y sincero. Le cantaban sus verdades al autor. No le hacían la pelota, no le adulaban ni intentaban demostrar su sapiencia. No hubo nada de exhibición gratuita de conocimientos literarios, a diferencia de lo que frecuentemente sucede en este tipo de encuentros.
Las y los participantes (más las que los, como de costumbre) se “quejaron” encantadoramente de la trama compleja y se confesaban incapaces de resumirla: muchas tramas entrelazadas, decían. No sabían si hablar de una historia de espías, de una historia de amor…
El autor “se defendió”: no pretende cultivar un género concreto, sino relatar, contar historias que a veces no caben un en género, sino que poseen tramas de géneros diferentes. De sus anteriores novelas también decía la crítica que eran inclasificables. Tampoco quiere tapar para luego desvelar, no pretende sorprender, sino generar un conflicto que se reconduzca ágilmente.
El público “acusa” también a los personajes de falta de pasión y de ser excesivamente religiosos, tan de misa diaria, en un contexto tan frío. Apunta alquien que quizás tengamos una idea demasiado novelesca, demasiado idealizada, del espionaje, la guerra, el peligro y la clandestinidad. Y que los personajes simplemente sean fríos y demasiado correctos porque desconfían unos de otros y sencillamente también porque se comportan con la ceremoniosidad y la etiqueta que les corresponde como clase alta, muy alta, que son.
Opinan que los personajes masculinos están mejor logrados que los femeninos, que resultan demasiado estereotípicos, demasiado sumisos y con demasiada tendencia al rubor.
Subrayan algunos hallazgos estilísticos y el lirismo de ciertos pasajes de la novela y destacan las atrevidas descripciones de los atuendos: minuciosidad femenina, con marcas y todo, lo cual otorga al relato un toque contemporáneo que nos lo aleja de la época que retrata; nos dice que los hechos son pasados, pero la mirada es actual.
Y, para acabar, un bonustrack. Los personajes de “Todos tus nombres” son melómanos. Como corresponde a su refinada clase alta, las señoras tocan el piano y todos se solazan escuchando música clásica. El autor, que ya ha demostrado su exquisito gusto musical en obras anteriores, tiene en Spotify una lista con la banda sonora de la novela. Que ustedes la disfruten.

Fernando García Pañeda:
“Todos tus nombres”
Suma 2018

martes, 11 de septiembre de 2018

"Más allá de la verdad", de Anne Holt

Por razones que no vienen a cuento (por aburridas, más que nada), me enganché con esta novela para acabar dándome cuenta de que no merecía la pena.

Una (nórdica) y no más, San Nicolás (o el santo escandinavo que corresponda).

Publico la reseñita en Calibre 38, as usual. 

sábado, 4 de agosto de 2018

Sigo

Madre mía, llevo desde el 18 de abril (día de mi cumple, por cierto) sin publicar nada por aquí. Ya me vale.

Bueno. Os cuento qué he hecho desde entonces.

He publicado cositas, como siempre, en Calibre 38, Zinéfilaz y Doce Miradas. En cuanto pueda pongo los enlaces a todos los artículos que he escrito desde abril.

He participado en el 5º Aniversario de Doce Miradas (un delicioso cadáver exquisito), el 9º Encuentro Internacional de Cultura, Comunicación y Desarrollo, en la Feria del Libro de Portugalete y en las Jornadas Bruma Negra de Plentzia. Digo lo mismo que antes: en cuanto pueda me explayo un poco sobre esto.

Sigo participando en la tertulia del programa Gabon de Onda Vasca los martes por la noche. Estos dos próximos martes 7 y 14 de agosto, salvo cataclismo, estaré en antena de 21:00 a 22:00, por si queréis poner la oreja.

Además, los dos próximos lunes, 6 y 13 de agosto, estaré en Vinilo FM, a las 8:30, en el programa "Solo en verano", hablando un ratito de literatura.

Creo recordar que he hecho alguna cosita como presentadora (¡tiembla, Ana Rosa!) y estoy traduciendo una novela muy bonita, muy heterodoxa y muy poética del euskera al castellano.

Que sigo viva, vamos, y que seguiremos informando.