miércoles, 6 de septiembre de 2017

La chica de al lado, de Ruth Rendell, en Calibre 38

Hola. En Calibre 38 han vuelto al cole y han publicado una reseña mía sobre "La chica de al lado", de Ruth Rendell.

Allá por junio, cuando el verano comenzaba o ni siquiera eso, os traduje algunos párrafos selectos de esta novela, que me he leído en francés, aunque el original, claro, está en inglés.

Si los queréis leer, aquí están.


La vida debía de ser maravillosa 
El jardín secreto
Los niños no saben que las cosas cambian
Una especie de calma algo aburrida


Ah, y por supuesto, leed la entrada en Calibre 38 y contadme algo.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Grandes éxitos de Boquitas Pintadas

No suelo consultar a menudo las cifras de visitas de este blog. ¿Por qué? ¿Porque no me gusta? No. Precisamente porque me gusta demasiado y me obsesiono con los ránkings, las razones del éxito de determinados posts, el porqué de los números ridículos de otros (hay uno que tiene tres visitas ¡y diecinueve comentarios!) y cosas que no me alimentan nada espiritual ni intelectualmente.

Con todo, como a veces recaigo y no puedo evitar echar un vistazo a las estadísticas, he pensado que mejor no hacerlo en vano y al menos comunicar cuáles son los grandes hits de este humilde blogsito.

En algunos casos, tengo claro el porqué de tanta visita. En otros, no tanto. A ver si alguien me lo explica.

Ahí va la lista de éxitos, pero antes de nada, por si entráis en los posts antiguos, quiero recordaros que faltan las fotos, porque me cargué por accidente el álbum de Picassa en el que se almacenaban. Disculpas.

Ahora sí. Y los grandes hits de Boquita Pintadas son...

1- El post number one, con más de veinte mil visitas, es uno sobre Kate Moss; concretamente sobre "Kate Moss Machine", el libro de Christian Salmon. No hace falta explicar su éxito. Si tuviera un post sobre Belén Esteban, sus cifras andarían a la par, si no por encima.

2- En segundo lugar, a gran distancia, con casi diez mil visitas, está un post sobre políticos y blogs que titulé en vasco y en inglés: "Blogari politikari / Bloggers and politicians". Quizás sea el inglés la razón de su éxito.

3- El tercero no dista mucho de ese segundo. Tiene poco más de nueve mil visitas y se titula "Mi detective favorita: Kinsey Millhone". Supongo que las grandes ventas de Sue Grafton en todo el mundo explican que tanta gente haya recalado en mi post.

4- El cuarto cae casi hasta la mitad de las cifras del tercero: cinco mil cuatrocientas y pico visitas tiene "Cazallera", post en el que explico un significado de ese adjetivo que no recoge (cuando lo escribí, al menos, no lo recogía) el diccionario de la RAE.

5- Y de nuevo caemos a la mitad del anterior, pues, con dos mil doscientas y pico visitas, en quinto lugar figura "Se lo debo", una recopilación de enlaces a páginas que hablan de Manuel Puig y "Boquitas pintadas". Como dice el título, se lo debía a toda la gente (la mayoría, estudiantes de Argentina) que entra en mi blog buscando información sobre dicho autor y dicha obra.

Hasta este quinto puesto las cifras de audiencias son fiables, pues me las ha proporcionado Blogger. La lista del sexto al décimo puesto, sin embargo, la he confeccionado yo misma repasando someramente la relación de posts publicados. No será, pues, del todo exacta, pero sí, para mí al menos, más divertida.

6- A partir de aquí las diferencias de audiencia no son tan notables, pues apenas cuatrocientas visitas separan este sexto puesto y el décimo. Casi dos mil tiene uno de los varios posts que dediqué a la novela "El informe de Brodeck", que se vendió mucho en Francia y algo en España.

7- Cien visitas menos tiene mi post dedicado a "Mussche", la novela de Kirmen Uribe.

8- Otras cien menos, el dedicado a la serie de televisión "The Americans".

9- Bajamos otras cien y encontramos "Nadie prende fuego a las palmeras", traducción de un poemita que me gustó. Es el único post de una traducción mía que figura en este ránking.

10- Y, finalmente, con cuarenta visitas menos que el anterior, un post de párrafos selectos, de los que también tengo un montón. Se titula "Como una vaca de carretera" y recoge una cita de Fernando Vallejo.

Deduzco de estos resultados que, salvo hits accidentales y mediáticos, a) las entradas que más "gustan" son las dedicadas a novelas, sobre todo a las que, supongo, son lectura obligatoria en Enseñanzas Medias en distintos territorios de Europa y América; b) mis viajes son, al parecer, lo que menos interesa; c) tampoco parece interesar demasiado el cine; algo más la televisión; y d) en contra de lo esperado, las entradas recientes son mucho más (pero mucho mucho más) visitadas que las antiguas.

En fin, me ha gustado y sorprendido este ejercicio de cálculo y reflexión. Lo repetiré dentro de un tiempo y seguiré reflexionando.


lunes, 7 de agosto de 2017

Caníbalas


https://fr.wikipedia.org/wiki/R%C3%A9gis_JauffretRégis Jauffret:
Cannibales
Seuil 2016




Merced a mi ignorancia, pasé un buen tiempo pensando que este libro se titulaba como he titulado yo este post, caníbalas, convencida de que su autor y titulador, el señor Jauffret, había optado por un femenino que, en realidad, no existe en francés, como tampoco existe en castellano. Y lo pensaba porque ese femenino conviene mucho al relato, tanto que, si tuviera que decidir un título en español, me decantaría por este, Caníbalas, que, además de llamativo, ahora incluso me suena bien.

Sea como sea, Cannibales se publicita como "una extraña novela de amor" y sí, puede presentarse así, pues habla del amor entre madres e hijos y el amor de pareja; pero el título ya nos da una pista: no esperéis amores convencionales.

Cannibales contiene los típicos excesos estilísticos que ya me resultan conocidos por otras obras que he disfrutado de Jauffret. Por mi parte, son bienvenidos.

El autor ha dado a su obra forma epistolar, subgénero muy francés y muy para asuntos galantes, como de Las amistades peligrosas. De hecho, la crítica francesa ha dicho que Cannibales está a medio camino entre Las amistades peligrosas y El silencio de los corderos. A estas dos añadiría yo, cómo no, Boquitas pintadas; y no solo por lo epistolar, sino también porque en buena parte del relato Jauffret juega con las identidades semifalsas de los remitentes de las epístolas.

A Las amistades peligrosas se parece Cannibales, por supuesto, en la estructura epistolar y, además, porque también construye un triángulo: dos mujeres y un hombre y cataratas de amor-odio chorreando por todos lados y en todas direcciones.

La referencia a El silencio de los corderos no la explico, porque, tratándose de caníbales, resulta obvia.

Relato sin diálogos, de estilo elevado y ritmo lento, su parte más dinámica es la mutación de la relación entre las dos mujeres, que empieza con rechazo e indignación y pasa a la confesión, a la complicidad y a la pasión. Sus intercambios, sus conversaciones escritas son cada vez más agresivas, delirantes y exaltadas.




De tono cruel, muestra unos retratos tan despiadados de los tres protagonistas, que me sería difícil decidir cuál de los tres me cae peor. Para mí se produce un empate perfecto, aunque las críticas que he leído dicen que quien sale peor parado es el hombre (llamado Geoffrey, que en francés se pronuncia de forma sospechosamente parecida a Jauffret) y hablan de misandria porque no han captado la sutil fiereza de los ataques a las mujeres o los críticos literarios, hombres en su mayoría, están tan acostumbrados a la misoginia que ni la aprecian ni la mencionan, como si fuera algo consustancial a la literatura.


Estos tres personajes pertenecen a tres generaciones diferentes que no que no lo son del todo. Está, primero, una madre shakesperiana de 85 años que reniega de sus propias criaturas y de la maternidad en general, de lo cual se vale Jauffret para ofrecernos unas reflexiones ciertamente obscenas pero no del todo desechables sobre el asunto.


Está luego un hijo de 50 y tantos, macho alfa, y finalmente, una ex novia del hijo, treinta años más joven que él. Esta última es una buena colección de los peores estereotipos que se adjudican a las jóvenes hoy en día: adicta a las compras (analógicas y virtuales) y enganchada al amor romántico y a toda la parafernalia de revista femenina que lo alimenta, incluida la elaboradísima publicidad de la gama de lujo de la alta costura francesa.


El mismo relato se hace antipático: no se llega a apreciar; repele. Si eso buscaba Jauffret, que seguro que sí, enhorabuena. Conmigo casi consigue que olvide "accidentalmente" la novela en el transporte público.


Es esta, pues, una novela feroz y absurda, carente de propósito, siquiera narrativo, me atrevería a decir. Con todo, fue una de las cuatro finalistas del premio Goncourt de 2016. No ganó.


------------------------


Otras entradas sobre Jauffret en Boquitas Pintadas:


Crimen real y crimen de ficción
Sévère
De nazismo y monstruos en Austria
La moral serpentea
Claustria
Cada vez menos minutos
Ebrias de objetos


Reparar una puesta de sol
Te quiero
Como quien suelta rehenes
La vida no cesa de imaginar




domingo, 6 de agosto de 2017

La vida no cesa de imaginar

"A veces basta con algo minúsculo para que la felicidad regrese. Una caída de párpados ante el espejo para mofarnos de nuestra cara de huerfanita. La voz inesperada de una amiga que nos cuenta un chisme. La risa de un chiquillo que se escapa por la ventana abierta de un edificio.

La vida no cesa de imaginar, de prepararnos sorpresas, de hacernos regalos y diabluras. La imagen de un placer infantil, el recuerdo de una fiesta de cumpleaños, el escaparate de la pastelería que veíamos todos los días al regresar de la escuela.

Se han registrado en la historia de la humanidad episodios de felicidad contagiosa, súbitas epidemias que golpean a una población desheredada; diez años de bonanza, días, noches, primaveras enteras, inviernos con los que no se atreven la desdicha ni la muerte.

Tú has conocido esas epifanías, esas alegrías inesperadas que estallan a veces en nuestro interior, esas esquinas de la calle de repente iluminadas por un rayo de sol que agujerea una nube para hacernos refulgir y sentir que vivimos de una vez por todas, desde que nacimos hasta siempre jamás, y que la muerte ha quedado a nuestra espalda, con la eternidad pretérita.>>



Régis Jauffret:
Cannibales
Seuil 2016

 La traducción y la adaptación son mías.


Otras entradas en Boquitas Pintadas sobre Régis Jauffret:

Crimen real y crimen de ficción
Sévère
De nazismo y monstruos en Austria
La moral serpentea
Claustria
Cada vez menos minutos
Ebrias de objetos

El odio a pleno pulmón

 

sábado, 5 de agosto de 2017

Como quien suelta rehenes

"Es todo un drama tener que conversar con malas pécoras que te ofrecen toda suerte de detalles sobre su vida íntima, con la sola intención de que, en contrapartida, tú también les hagas confidencias y, mutatis mutandis, les vayas soltando confesiones como quien suelta rehenes.

Se apoderan poco a poco de tus gustos, de tu estilo, de tus opiniones políticas y hasta de tus palabras, pues surgen tan a menudo de su boca, que cuando regresan a la tuya todavía están mojadas con su saliva."


Régis Jauffret:
Cannibales
Seuil 2016

 La traducción y la adaptación son mías.


Otras entradas en Boquitas Pintadas sobre Régis Jauffret:

Crimen real y crimen de ficción
Sévère
De nazismo y monstruos en Austria
La moral serpentea
Claustria
Cada vez menos minutos
Ebrias de objetos
El odio a pleno pulmón

viernes, 4 de agosto de 2017

Te quiero

"Te quiero como a la hija que, gracias a Dios, nunca tuve.
Tener un hijo varón es ya una desgracia. Traer al mundo una hija debe de ser una catástrofe."

Régis Jauffret:
Cannibales
Seuil 2016

La traducción y la adaptación son mías.

Otras entradas en Boquitas Pintadas sobre Régis Jauffret:
Crimen real y crimen de ficción
Sévère
De nazismo y monstruos en Austria
La moral serpentea
Claustria
Cada vez menos minutos
Ebrias de objetos
El odio a pleno pulmón
Reparar una puesta de sol

jueves, 3 de agosto de 2017

Reparar una puesta de sol

"A tu edad, sabrás ya sin duda que el amor es como una bombilla. Cuando no puede iluminarnos más, se apaga. Sería, pues, tonto y vano abrirle el vientre para reanimarla. Es como intentar reparar una puesta de sol, en lugar de aceptar que llega la noche y esperar al alba del nuevo día."



Régis Jauffret:
Cannibales
Seuil 2016



La traducción y la adaptación son mías.



Otras entradas en Boquitas Pintadas sobre Régis Jauffret:


Crimen real y crimen de ficción
Sévère
De nazismo y monstruos en Austria
La moral serpentea
Claustria
Cada vez menos minutos
Ebrias de objetos