jueves, 19 de febrero de 2009

Fuego: Wal-Mart

En la anterior entrada sobre "Fuego" mencioné la cadena de supermercados ficticia que aparece en la novela: se llama By-Smart y es uno de esos imperios económicos que se caracteriza por tratar a sus trabajadores como a colillas. Ya sabéis: esos que te hacen un contrato de siete horas y cuarenta y cinco minutos diarios porque, si te lo hicieran de ocho horas, te corresponderían ciertas prestaciones y hasta ahí podíamos llegar.

Tras el nombre de By-Smart no se molesta Paretsky en ocultar la referencia a Wal-Mart, cadena de supermercados estadounidense que, según leo en la Wikipedia, por volumen de ventas y número de empleados, es la mayor compañía del mundo: la revista Forbes afirma que, si Wal-Mart fuera un país, sería la trigésima economía del mundo, justo por detrás de Arabia Saudita.

En efecto, Wal-Mart contaba a finales de 2007 con casi dos millones de empleados, en los Estados Unidos y en otros países, principalmente en Sudamérica, Reino Unido, China y Japón. Curiosamente, tuvo que retirarse de Alemania y de Corea, por no lograr adaptarse a los gustos de estos mercados. Copio y pego esto directamente de la Wikipedia:
Basada en una estrategia de precios bajos y una gran expansión, la empresa ayudó
a impulsar la productividad de Estados Unidos, reducir la inflación y apuntalar
el poder adquisitivo de millones de personas. Wal-Mart aceleró la
tendencia de fabricar productos en Asia y con su poder eliminó miles de pequeñas
tiendas minoristas creando un caos a sus familias y lo que esto en consecuencia
significa.
Es que sí, amigas y amigos, Wal-Mart tiene también su leyenda negra. En noviembre de 2005, un comité ético noruego concluyó en un informe que Wal-Mart violaba "sistemáticamente los derechos humanos y laborales de sus trabajadores: emplea a menores de edad en condiciones de trabajo peligrosas, discrimina a la mujer y no compensa las horas extras de los empleados". Con base en tal informe, el Gobierno noruego vendió en 2006 bonos y valores por varios millones de euros, invertidos por el Fondo de Petróleo en Wal-Mart. La ministra de Finanzas Kristin Halvorsen declaró que su voluntad era excluir a Wal-Mart para expresar su rechazo a la violación de las normas éticas del Fondo de Petróleo. Ved la noticia en El País.

Y eso no es todo. También en noviembre de 2005 fue lanzado en DVD el documental Wal-Mart: el alto costo de los precios bajos (Wal-Mart: the high cost of low price) una recopilación de demandas y acusaciones contra la cadena, con testimonios de ex trabajadores que manifiestan haber sufrido discriminación, que los han vigilado ilegalmente e incluso violado, que en Wal-Mart están prohibidos los sindicatos, que su política medioambiental no es la adecuada y que emplean como limpiadores a inmigrantes ilegales. También tienen voz en el filme grupos activistas contra la instalación de locales de Wal-Mart en su localidad.

El documental ha recibido críticas por simplista y por difundir inexactitudes. Yo sólo he visto los primeros veinte minutos, así que no puedo opinar; de manera que os lo pongo aquí, para que lo veáis en este enlace, en inglés con subtítulos en castellano.

http://video.google.com/videoplay?docid=-2618253034374736927

Ya me contaréis.

Y, para acabar, a sugerencia de Mita, ambiento este post con Miles Davis. Y John Coltrane, de regalo.




Technorati tags

16 comentarios:

sinseso dijo...

en chile, este cuestionado imperio ha iniciado su expansión, comprando al hiper mercado más grande del país llamado lider.

a ojos del público aún no se notan grandes cambios, pero si pequeños detalles. por ejemplo, ya no se venden productos cubanos ni venezolanos. el ron lo liquidaron a un 25% de su precio, para fortuna de los que alcanzaron a comprar.

El Caballero dijo...

Pues leo esto, y me hace recordar las luchas reinvidicativas del proletariado contra los capitalistad en el siglo XIX reclamándo por aumentos salariales, protección ante accidentes laborales, reducción de la jornada de trabajo, mejoras en el higiene, exitencia de legislaciones que regulen el trabajo... en fin, parece que no hemos evolucionado mucho de aquella época a esta parte. La misma mierda de humanidad, solo que ahora olemos mejor.

Noemí Pastor dijo...

SINSESO, gracias por tu aportación.
CABALLERO, no es que no hayamos avanzado, es que hemos retrocedido.
Os abrazo.

Mita dijo...

Noemé, te ha quedado genial!
Tanta info junta en tan poco espacio, te lo agradezco, de veras. No sabía nada de esto y me viene muy bien para algunas cosillas prácticas.
Gracias por la música.
Besos

Noemí Pastor dijo...

Mita, maja, de nada. Es lo que tiene Internet. Te pones a mirar cosas, una te lleva a la otra y acabas con más información quizás de la que necesitas. Un besito.

39escalones dijo...

Desgraciadamente, el modelo de esta cadena está resultando exportable e inspirador para otras latitudes.
También acumula denuncias por la venta de armas y munición ilegales en EE.UU. que en ocasiones han sido utilizadas en la comisión de delitos. Una joya, vamos.

peke dijo...

A pesar de mis años todavía siento algo de estupor ante la falta de escrúpulos y de principios de ciertas entidades para hacer dinero. ¿Cuándo maduraré?

Lucía dijo...

No sabía que Paretsky tuviese nuevo libro en castellano. Ando un poco despistadilla pero lo leeré sin falta.
Del Wal Mart ya había leído algo y no me pilla por sorpresa todo lo que nos cuentas. Siempre es igual, la mayoría de los empresarios se hacen ricos explotando a los demás. Eso pasa aquí también, por ejemplo en el gremio de la hostelería: los camareros haciendo 12 y 13 horas de trabajo al día sin cobrar un duro por ello y mientras, el hostelero comprándose un Mercedes con los beneficios de las horas extras de sus camareros que a él le han salido gratis. Explotación y pocos escrúpulos nos los encontramos en todos los sitios, será la condición humana o la globalización.
Y para acabar con el rollo, me ha encantado el vídeo de So What, un temazo. Yo también había pensado ponerlo en un post, por lo del 50 aniversario de Kind of Blue, pero como la red hasta invadida con el famoso aniversario al final lo he dejado "pa prao".
Besos.

calamarin dijo...

Pues aquí en España, tenemos casos y cosas parecidas, conozco personas que trabajan en Mercadona y aseguran que aquello es una secta, donde constantemente les están presionando sicologicamente... y ellas por supuesto tienen que ir maquilladas y ellos nada de bigotes ni barbas...

Noemí Pastor dijo...

ESCALONES, tristemente es como lo cuentas. Y también es verdad que había más cosas que decir, pero esto es un blog, no una tesis doctoral. Un beso.
PEKE, me pasa un poco como a ti. Estoy convencida de que ensañarse con los trabajadores no ayuda a ganar dinero. ¿Soy una ingenua o simplemente boba?
LUCÍA, es verdad, la hostelería tiene su lado turbio. Aquí se quejan mucho los propietarios de que no encuentran personal. ¿Habrán probado a mejorar las condiciones de trabajo?
CALAMARIN, sí, las grandes cadenas de supermercados y los parques de atracciones tienen mala fama. Hacen que los jóvenes tengan una pésima primera experiencia laboral. Con semejante comienzo, es difícil tener luego una actitud positiva hacia el trabajo.

Roberto Moso dijo...

El signo de los tiempos: menos derechos laborales, eliminación de los derechos sindicales y apoyo gubernamental a bancos y grandes corporaciones para "salvar el sistema". Como ocurre con los niños malcriados, estos estímulos no se traducen en más generosidad por parte de los "premiados" sino todo lo contrario. Yo tampoco tenía ni idea. Very Interesting.

Noemí Pastor dijo...

Hola, Roberto. Por poner otro ejemplito: esta mañana he oído en la radio que los clubes de fútbol españoles deben al Estado una millonada en deudas a la Seguridad Social. Que no es la primera vez que acumulan deudas y que en anteriores ocasiones, el Estado se la perdonó. Y a Florentino Pérez no sé qué banco le ha concedido un préstamo para poder fichar a Cristiano Ronaldo si lo eligen presidente del Real Madrid.

Eliseo Zamora dijo...

No solo en Reino Unido, China y Japón y Sudamérica hay Wal-Mart(s), también en México (que no forma parte sudamérica como equivocadamente creemos aqui en España, México está en Norteamérica, junto a EU, Alaska y Canadá). Viví en México 11 años y constaté que hay Wal-Mart(s), dentro de la capital y en las ciudades de la provincia, y hay muchos. Pero son buenísimos, hay de todo y son enormes. Buenas tiendas, indudablemente.

Möbius el Crononauta dijo...

Son varias las series norteamericanas que han apuntado al problema, evidentemente dentro de su ámbito de entretenimiento, pero no deja de ser sintomático. Pero claro, los consumidores, nos quedamos con los precios bajos. Si altera la economía o vulnera derechos nos la refanfinfla.

Saludos

C.Ruiz dijo...

Y lo de la política de precios bajos afecta de rebote a las pequeñas empresas que fabrican para ellos. Las condiciones son infrahumanas para poder conseguir el ridículo precio de fabricación que les exigen. Un periodista se infiltró en la panadería que produce el pan precocido para una gran cadena alemana y además de falta de higiene, manejaban el "látigo" con precisión. Un horror en medio del primer mundo, para pagar poco por muy poca calidad, en fin...

Un beso!

Noemí Pastor dijo...

ELISEO, no dudo de que el servicio al cliente sea ejemplar. De ahí parte de su éxito. Un saludo.
MOEBIUS, sí, yo también he visto el caso en alguna serie americana. Y es verdad que, por ejemplo, al comprar ropa, nos da igual que la hayan fabricado niños esclavizados si el precio es apañao.
C. RUIZ, ya veo que ejemplos begativos no faltan. Habrá que buscar alguno positivo y esperanzador.
Besos a todo el mundo.