sábado, 25 de julio de 2009

Operación Ogro


Ya no recuerdo muchas cosas, detalles. No recuerdo, por ejemplo, si fue en primavera, otoño o invierno. En verano, no, no creo, porque sí recuerdo, en cambio, que hice pira y no fui por la tarde a clase. Me pasé horas y horas asomada a la ventana de la casa de mi amiga Josune, viendo a Eusebio Poncela rodando en mi barrio una escena de Operación Ogro.

Por aquellos entonces Eusebio Poncela no era tan famosísimo como lo fue poco después gracias a Los gozos y las sombras, pero yo ya lo conocía, porque era una criatura peliculera, teatrera y marisabidilla y, para más inri, no vi nunca Los gozos y las sombras, como tampoco vi Hombre rico, hombre pobre ni Fortunata y Jacinta ni Poldark, porque en cierta larga época de mi última infancia, adolescencia y primera juventud me dio por no ver la tele y no hacía nada más que leer y leer. Ahora me estoy desquitando.

Para una escena de poco más de un minuto se tiraron una tarde entera rodando. La repitieron mil veces: mil veces cayó Poncela abatido por la ráfaga de metralleta de un guardia civil y otras mil huyó corriendo su compañero calle Calvo Hermanos abajo. Por cierto, Poncela tenía una cara de colgao que no podía con ella; lo digo a título informativo y no por fastidiar, porque lo admiro muchísimo. No firmaba autógrafos, no hablaba con nadie. Los chiquillos del barrio se dirigían a él y se les volvía de espaldas; dejaba la mirada flotando yo qué sé dónde.

Su compañero de escena sí firmaba autógrafos. Alguien me enseñó uno (yo no lo pedí a nadie, porque para esas cosas era, como ahora, enfermizamente tímida). Firmaba "Xabi". O "Txabi", ya os digo que hay cosas que no recuerdo. Y añadía "Gora Euskadi". Ni idea de quién podía ser.

Volví a ver hace poco Operación Ogro en el canal DCine Español. Me enterneció recuperar mi barrio de hace treinta años, la carretera de la ría, el hospital de Cruces... Qué feo, qué duro todo, qué poco hemos escrito de las épocas negras que nos tocó vivir, en el top ten de las estadísticas más chungas: paro, pobreza, terrorismo, violencia callejera, delincuencia, drogadicción... Cuánto nos queda por contar. También lo bueno, claro. A ver si un día de estos nos ponemos manos a la obra.

La escena que rodaron en mi barrio no debe de ser importante, porque no la he encontrado en la red, así que os pongo esta otra, que es exactamente cuando Carrero voló.


Operación Ogro (1979), de Gillo Pontecorvo, con Gian Maria Volonté, José Sacristán, Eusebio Poncela y Ángela Molina. Música de Ennio Morricone.
La foto de Poncela, espléndida, es de
Thomas Canet.



Technorati tags

23 comentarios:

bajoqueta dijo...

Normal que te estuvieras horas mirando por la ventana, no ruedan una peli debajo de casa cada día :)

Me encanta este autor, y qué joven en esta peli!

En la peli de "Martin H" me encanta el papel que le dieron, creo que le venía perfecto.

Noemí Pastor dijo...

BAJOQUETA, a mí también me gustó mucho Poncela en "Martín H", en "Arrebato" y en "La ley del deseo", de Almodóvar. De veras que lo admiro. Saludos domingueros.

Lucía dijo...

Vengo del blog "Letras desvestidas" donde la entrada de hoy es sobre "Martin H", llego hasta tu refugio y me encuentro a Eusebio Poncela.
Deberíamos declarar oficialmente el 26 de Julio como el día de San Eusebio Poncela. Me gusta.
Tuviste suerte al poder ver el rodaje, aquí cuando vino a rodar Woody Allen las medidas de seguridad eran tan fuertes que no se le vio ni la patilla de la gafa.

Un abrazo.

Dante B. dijo...

al Poncela, tan patibulario en esta foto, lo conocí (es un decir, me lo presentaron y crucé cuatro palabras) en Ibiza, cuando ambos éramos más jovenes. Ahora anda por aquí, haciendo el Edipo Rey que no iré a ver sin que me pese.

Tu ciudad, preciosa, tan negra antes según me contaron.
He de volver, explosiva amiga.
(la palabrita de abajo es "guest"
¡increíble!)

Noemí Pastor dijo...

LUCíA, ha sido puritita chiripa. Hoy tenía pensado publicar algo sobre la última novela de Atxaga, que acabo de termianr de leer, pero el otro día "Operación Ogro" me tocó el corazoncito infantil y me ha parecido más tierno esto. Por mi bien lo de San Eusebio hoy. Al Vaticano no sé si le gustará.

DANTE, me venía bien la excusa para juntar en un post mi infancia peliculera, mi ciudad negra y sin literatura (¡pena!) y la historia política y explosiva que nos ha tocado vivir. ¿Dónde estabas tú cuando asesinaron a Carrero Blanco?

Besos, gente. Como decía Michael Jackson, I love you all.

Möbius el Crononauta dijo...

No tengo mucho que decir sobre el tal Poncela, pero sí estaría bien que contaras esas otras historias.

Saludos

Alí Reyes H. dijo...

¡Què de recuerdos!...Es tu infancia

En otro orden, me vas a perdonar el fastidio, pero soy insistente porque sè que serà una gratìsima experiencia para tì. Por favor, bùscate la peli ELSA Y FRED, te digo que quedaràs maravillada. si quieres, antes de verla, pàsate por la secciòn CINE de mi blog y lee lo que escribì acerca de ella en diciembre...por favor ¿Si?

molano dijo...

Me gusta Poncela. Antes de la cara de colgao fué un hombre guapo, a menudo con boina, con el que coincidí mas de una vez. Un vallecano peleón que hizo muy buen teatro y un Pepe Carvallo para la tele (seguro que te lo perdiste) que creo recordar que no fué muy aplaudido. En "La ley del deseo" estuvo grande. Aunque el despotrica de esta peli(se peleó con Almodovar)
Luego se ha puesto muy pesao en plan lotengotodoclarísimo.

Me gusta Poncela, me gusta Bilbao (también negra y dura).Y me gusta esa criatura peliculera.

Pablo dijo...

Sobre la película comentaré.
Que es un estupendo análisis del terrorísmo conducido con excelente buen pulso por el italiano Pontecorvo.
Y en donde mantiene una perpectiva eclética, el cual le permite sacar a relucir una estupenda crítica sobre los aspectos relacionados con los orígenes de ETA. Muy bien Poncela, pero inmenso el llorado Gian Maria Volonté.
Estupendo post querida Noe
Mil besoooooooo!!!!!!!
http://pablocine.blogia.com

Lula Towanda dijo...

Pues yo pase el día anterior por el lugar dónde volaron el coche. El Barrio de Salamanca está igual, parece crionizado.
No he visto la película "Operación ogro" ni la serie "los gozos y las sombras". A Poncela lo tengo asociado a la escena final de "La ley del deseo" con Antonio Banderas en brazos como si fuese la Pietá

Anónimo dijo...

Me encanta cuando mezclas tu vida con la literatura o el cine: ¡te siento tan cerca, a pesar de la diferencia de edades!
Un beso

Mita dijo...

A mí también me gusta Eusebio Poncela, creo que le gusta a todo el mundo.
Es actor-actor fuera y dentro.

Besitos, arpía.

39escalones dijo...

Un grande, Poncela, un tanto outsider, también es verdad... De Pontecorvo prefiero "Queimada" y, sobre todo, "La batalla de Argel", pero la peli no está mal. Y Carrero... el primer almirante de aviación...
Besos.

Fernando dijo...

Elena y yo nos encontramos con él en un bar que estaba justo al lado del antiguo Consulado en Bilbao. Estábamos tomando un refresco antes de entrar a la función en la que actuaba; faltaba un cuarto de hora, más o menos. Entró, pidió "lo de siempre" o algo por el estilo, que resultó ser un whisky doble (calculo por la cantidad) con hielo, le dio un sorbo y salió con el vaso, supusimos que hacia el camerino. Y, como siempre, actuó muy bien, aunque la obra no estuviera a la altura.
Lutxana rules!

Noemí Pastor dijo...

MOEBIUS, gracias por los ánimos. Igual las vamos contando aquí poco a poco.

ALÍ, vale, OK. Hago las dos cosas por este orden: paso por tu blog y luego me busco la peli. Gracias por la recomendación.

MOLANO, fíjate que no sabía que Poncela se había peleado con Almodóvar, pero lo sospechaba: demasiado silencio posterior, frialdad, distancia, indiferencia... A pesar de lo bien que les salió lo que hicieron juntos.

PABLO, yo no puedo ser tan objetiva con esta peli: me toca todas las vísceras.

LULA, calla, que esa escena me ha puesto la piel de gallina todas y cada una de las quince mil veces que la he visto.

ANÓNIMO, es mi forma de aportar algo. Una curiosidad: ¿eres mayor o más joven que yo?

MITA, sí, es actor y personaje al mismo tiempo. Ich liebe dich, mala pécora.

ESCALONES, yo el otro día encontré la peli un poco envejecida. Pero ya te digo que no puedo juzgarla como pieza de cine. ¡Han pasado tantas cosas desde entonces!

FER, sí, el hombre practica (quizás cultiva) un cierto malditismo que en él tiene encanto, pero en otros aburre. Será porque tiene talento además de vicio.

Besos, gente.

Perem dijo...

No esta nada mal poder asistir en directo al rodaje de una escena de una película y ver toda la parafernalia que acompaña un evento como este.

No viene a cuenta, pero en una época de mi vida me dediqué al teatro y resulta curioso leer como para rodar una escena, esta es repetida una y otra vez hasta que el director da el Ok, mientras que en el mundo del teatro todo es real e instantáneo, pero tal como te he dicho, la reflexión no viene a cuenta... ja, ja....

Por cierto, no sabía que la música de la peli era obra del gran Ennio Morricone.

Un saludo.

eva al desnudo dijo...

Que cosas, yo he visto la foto en el blog de Fernando y he corrido hasta aquí. Sí, le dediqué un posteo a Martin H y otro a la ley del deseo y a la Maura y el anterior a Bernardo Atxaga ¿no te parece la repanocha?
Debe de ser una señal.
Eusebio Poncela siempre.

Besos

peke dijo...

Estaremos a la espera de esas otras historias.

HLO dijo...

Escribe tú, Noemí. Recursos no te faltan: el conocimiento de escenarios, un estilo ágil, imaginación, ironía...
No, no hemos escrito nada sobre los años de plomo.

Noemí Pastor dijo...

PEREM, sí viene a cuento. Como espectadora prefiero el cine, pero para trabajar preferiría el teatro: todo más a mano, más sencillo...

EVA, en cuanto tenga un rato te visito y leo todo eso, a ver si te puedo llevar la contraria en algo. Besos.

PEKE, al final me convenceréis y acabaré aburriéndoos. Besos, maestra.

HLO, me gusta eso de los años de plomo. Y (he aquí mi obsesión tontorrona por las palabras) me gusta cómo se dice "plomo" en vasco: beruna. ¿A que suena bien?

Os beso.

iturri dijo...

Hola Noe:

Mi comentario es de pasada, porque he entrado a través del twitter a leer el apunte sobre "Zazpi etxe Frantzian" (a ver si me la leo en vacaciones).

Y después de leer tu apunte me he fijado en la foto de Poncela y he pensado: "Ostras, esta foto me suena".

Claro, porque es de Thomas Canet (como tú bien dices).

Que sepas que pronto podrás ver una expo de Canet en Donosti. En septiembre, concretamente. Y me da que esa foto estará en la muestra.

Ke rule.

al-Manake dijo...

A Poncela lo conocí en Los Gozos y me impresionó ese personaje delicado frente a la brutalidad de Larrañaga. Siempre me ocurre con los actores que no conozco, que me resulta más auténtico el personaje. Luego me lo encontré en Arrebato (película que me tocó muy de cerca), haciendo algo del todo ditinto, y me volvió a gustar. Lo recuerdo por fin en La ley del deseo, una de las pelis de Almodóvar que me gusta.

Noemí Pastor dijo...

ITURRI, intentaré pasar por Donostia a ver la expo y expero tu comentario de "Zazpi etxe Frantzian". Ondo pasa oporretan.

AL-MANAKE, salam alekum, hay actores-actores y actores-estrella. Luego hay otros que son algo intermedio: son el personaje, pero le ponen un toque personal suyo. Poncela quizás es de estos últimos.

Os beso, chicos.