domingo, 29 de junio de 2008

Me sumo


Os enlazo con Alorza, que lo explica mejor que yo.
Y que les den.


Technorati tags |

10 comentarios:

calamarin dijo...

Y cual sera el siguiente paso, que nos encadenen al puesto de trabajo, que nos hagan una lobotomia en el cerebro...? que hijos de...P...

Lucía dijo...

Que les den bien dao. Es el colmo.
Un abrazo.

Humanoide dijo...

Capitalismo, mon amour.

39escalones dijo...

La maniobra está clara. Cuando se ha necesitado a los inmigrantes, contratos-basura, marginación y ausencia de derechos. Ahora que hay que apretarse el cinturón, los inmigrantes a los pequeños Guantánamos que quieren sembrar por toda Europa, y los demás a cubrir sus horas por el mismo sueldo. Los que no pierden nunca son los Consejos de Administración. La Unión Europea sigue siendo un Mercado Común (para algunos). Aunque la mona se vista de seda... Luego se extrañan de que cuando se pregunta a los ciudadanos digan no, como en Irlanda. Eso sí, digan lo que digan ellos lo aprueban igual. Menuda democracia.

Benjuí dijo...

Este otoño tiene que ser calentito. A ver si nos sumamos.

Agatha Blue* dijo...

A mi, simplemente, no me salen las cuentas.

Y eso que soy adicta al trabajo y hago mas horas de las que tiene el día.

Pero aún así, no me salen las cuentas.

Yo creo que deberían dejar la marihuana para los fines de semana y las cosas importantes que hablan durante la semana, hacerlo con la cabeza ajustada sobre los hombros.

Besos guapi,

Agatha Blue*

perem1 dijo...

Calamarin.... no vas mal encaminado.
la cosa esta bastante clara. Todos hemos visto imágenes sobre todo de países asiáticos donde producir un producto es muchísimo mas barato que aquí, pero las imágenes nos muestran las condiciones de trabajo. No es que aquí se vayan a llegar a esos extremos, pero como hay que competir con ellos, se trata de rebajar conquistas sociales...... y lo peor de todo es que esto es solo el inicio, irán saliendo mas propuestas a modo de "globo sonda".

Un saludo.

Noemí Pastor dijo...

Calamarin, ya nos tienen encadenados con créditos hipotecarios y necesidades de consumo creadas por esa lobotomía paciente que es la publicidad.
Lucía, lo triste es que no es el colmo. Otro abrazo pa tí.
Humanoide, c'est vrai.
Escalones, qué quieres que te diga, que tiene usted razón. Hablaremos.
Benjuí, qué ganas de que llegue un otoño rojo y cálido. Uy, que me pongo poética. Besitos.
Agatha, creo que es cocaína. Más besitos.
Perem, ¿quién se imaginaba que se iba a abrir la puerta al siglo XIX, cando acariciábamos las 37 horas semanales?

Fernando dijo...

Creo que los ministros esos se hicieron un lío con los palitos, y en vez de diseñar la política laboral del siglo XXI pensaron en la del XIX. O así.
Que les den. Por ahí mismo.

Noemí Pastor dijo...

No, Fer, ya sabían lo que hacían: es que hay cositas del siglo XIX que siguen conviniendo. La literatura, por ejemplo. Besos.