jueves, 5 de junio de 2008

How many?



Nunca hubo un candidato negro a la presidencia de los Estados Unidos.


Nunca hubo una candidata, ni negra ni blanca, a la presidencia de los Estados Unidos.

¿Cuántas personas de raza negra viven en USA?

¿Cuántas mujeres?

La revolución era ella.


Technorati tags

22 comentarios:

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Pues para mí que al final va a ganar el candidato Republicano con nombre de patata frita congelada. Estos Yankis o son masocas o son de piñon fijo.

Möbius el Crononauta dijo...

Y si las mujeres negras estuvieron más oprimidas que las blancas, no sé por qué nadie ha celebrado la carrera de una señora Rice. Si hubiera que hablar de hito, yo lo veo más en Obama que en Hillary.

sinseso dijo...

¿tu crees?

yo no se, miro con distancia, creo que quien quiera que sea, será un títere.

acá en chile, tenemos presidenta, y yo solía tener esperanzas en ella y su gestión. pues me voy enterando que el mundo político no tiene vuelta.

calamarin dijo...

Pues mirado desde ese punto de vista, tienes mucha razón... pero en cualquier caso "Obama" es un triunfo sin precedentes... Aunque yo pregunto, ¿para cuando la primera presidenta transexual...?

Benjuí dijo...

La revolución, creo yo, no es una mujer que mantiene un matrimonio por intereses espurios.

A buenas horas iba yo a aguantar a un señor que me la pegara cada dos por tres, como es público y notorio.

39escalones dijo...

No estoy de acuerdo. La revolución no es ninguno de los dos. Seas mujer de cualquier color o candidato negro, la cuestión es que el poder sigue siendo blanco, conservador y de piel sonrosadísima, más allá de los rasgos de un Presidente que es un títere de los "poderes fácticos" y que, como poco a poco sucede con los dirigentes del resto del mundo, cada vez decide menos. En Norteamérica sólo hay una revolución posible, y nadie allí la encarna.
A mí no me importa el sexo de los candidatos, me da igual, creo que no hay ninguna diferencia entre un hombre y una mujer en ese aspecto. Sobre todo para lo malo.

txipi dijo...

Lo revolucionario debería ser el mensaje y la política que se aplique, no el envoltorio (que a fin de cuentas el presidente de USA no es más que el "comercial" de todas las ideas de su aparato gubernamental).

Si nos quedamos en: negro, blanca y redneck para elegir, estamos haciendo política de dibujo con plastidecor.

¿En España se votó barba sí o barba no? La verdad es que Zapatero sintoniza más con la mayoría de españoles y españolas sin barba, pero no creo que lo eligieran por eso.

Si obviamos estos dos párrafos, ¿lo revolucionario en España era votar a Rosa Diez? Uffff, creo que tenemos un concepto algo diferente de la revolución ;-)

De todas formas, ya se ha visto lo que ha hecho una mujer negra en el gobierno de USA (Condolezza Rice) y una blanca (Madeleine Albright) y... mismo perro con distinto collar ;-(

No creo que gane McCain porque tiene poquísimo tirón (es aburrido y muy torpe), aunque la cosa no está fácil porque la gente vota por "amor a los colores" no por política.

Lucía dijo...

Me hubiese gustado que ganase Hillary, pero Obama ha sido un digno rival y no me parece tan mal que sea él el candidato.
Lo que no tengo muy claro es si ganará las presidenciales ¿la gente dejará sus prejuicios en casa el día de la votación? Ya veremos, ojalá nos sorprendan gratamente.
Un abrazo.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Para mí lo importante es que este un señor negro y pueda al menos decir lo que piensa y una señora.
Creo que es un paso hacía adelante, lo que hace falta el que pueda ver la luz, ¡no las tengo todas conmigo! ya que por lo que he leido Obama está superprotegido porque temen por su vida, y eso... ¡me preocupa!
Besicos guapa.

M@k, el Buscaimposibles dijo...

Yo no estoy muy seguro de ninguna sensación que me pueda llegar de los USA, y creo que las reflexiones de Txipi están muy bien (no se te vaya a subir a la cabeza, ya discutiremos alguna otra cosa ;->), pero hay algo más que decir: uno, que el Partido Demócrata debería conseguir que Hillary Clinton esté como candidata a vicepresidenta, me parece una persona de enorme valía. Y dos, que si hubiese ganado ahora (y en el futuro) Hillary, y aunque no hay comparación posible ni con Cristina Kirchner ni con Vladimir Putin, se podría empezar a hablar de una cierta institucionalización de los clanes familiares en democracia. Ahí tenemos a George y George W. Bush, a los Kennedy, a Putin de detentador real del poder en Rusia (vale que no a través de lazos familiares... aún), y sobre todo la familia Kirchner en Argentina. En democracia no hay ninguna ley ni línea legislativa que prohiba esas prácticas, pero a mí me parece que no son las mejores posibles.

María Jesús Lamora dijo...

Te dejo un abrazo y muchas sonrisas. A ti, desde luego, y a tus lectores. En ningún caso a los políticos.

Pablo dijo...

¿seguro?
yo creo que ninguno de los dos son revolución

helua dijo...

En yankilandia, a estas alturas del partido, de revoluciones, poco.

perem1 dijo...

No se quien era la revolución, ni que era lo mejor... si Obama o Clinton.

Pero hay que olvidarse de esta anécdota, se trata de elegir cual es el mal menor, y yo lo tengo claro desde hace años, yo votaría por los demócratas pero ellos se empeñan en votar a los republicanos, y no se, pero creo que al final volverá a salir presidente el Republicano.

Veremos.....

Javier Vizcaíno dijo...

Con mi escepticismo, hmmmm, la revolución era ninguna.

Mamen dijo...

¿Tanta importancia tiene? Quiero decir, ¿Por qué nos han hecho "tragar" todos estos meses y a todas horas con cada movimiento y palabra de esta pareja?
La intencionalidad para mí, es clara.
No hay ninguna revolución en el momento que nos tratan como borregos, los de allí y los de aquí.¡Dichoso poder!
Aún así, les deseo suerte a ambos. Pero que lo hagan bien o mal no es cuestión de sexo o color, si no de que les dejen.
un saludo

Toni dijo...

De toda la carrera presidencial, agotadora y apasionante, me quedo de con la reflexión del Hotel Chelsea;) que algún día os contaré.. Suzzane
Suzanne. Me recuerda un poco a Vos.

Obama ha sabido mover muy bien a los hermanos del Blogger World USA. En este caso, además, mi misión era "vengar al negro".
Estoy contento. Aunque sea lo mismo, que no lo será. Seguro:)

Un abrazo

cacho de pan dijo...

mujer u hombre, blanco, negro o pelirrojo, finalmente gobernarán las corporaciones.
O acaso no teníamos un gobierno progresista?

Noemí Pastor dijo...

Qué bien. Qué caña me habéis dau. Así me gusta.
Veamos: no creo yo que una señora, por el hecho se serlo, lo vaya a hacer mejor que un señor. Nosotras también somos vanidosas, mezquinas y estúpidas, y yo soy la prueba. Pero si somos el cincuenta por ciento de la población, debemos ser también el cincuenta por ciento en las presidencias, las vicepresidencias y donde se toman las decisiones importantes. Porque es lo justo y porque la exclusión es un síntoma pésimo. Punto.
Y no me sirven los ejemplos de "tal señora lo hizo mal", porque ya sabéis que hay muchos más ejemplos de señores que lo hicieron peor. Una mujer y un negro no van a obrar milagros y no tenemos derecho a exigírselo, como tampoco se lo exigimos a un blanco con corbata.
Lo de "revolución" era un tanto irónico, porque he flipado al escuchar y leer a ciertos telepredicadores que saludan la designación de Obama como la llegada del mesías.
Es evidente que tanto el señor como la señora Clinton tienen claras sus prioridades: su carrera política es más importante que su matrimonio. Y no seré yo quien los apedree por eso.
Y ya sé que el mundo está en manos de las corporaciones: yo también he visto "Robocop".
I love you all.

Zanzara dijo...

Pues a mi Obama me gusta. Claro, que si gana, empezará como todos y la acabará cagando.... sé que soy pesimista, pero es que con los políticos se me ha acabado la fé...

Besos!

PD: Yo creo que las revoluciones las hace el pueblo, no un político.

Alorza dijo...

Pues sí, la revolución era ella, pero le prefiero a él, en este caso. No se trata de ningún análisis político, simplemente me da miedo cuando pone los ojos saltones y expone su sonrisa de tiburona.

Noemí Pastor dijo...

Pues a mí esa boquita de Obama y esa sonrisita de encantador de serpientes me auguran lo peor.