jueves, 31 de marzo de 2011

Elogio de las playas atlánticas en invierno



Qué delicia de playas desiertas, salvajes, azotadas por vendavales y lluvias.
He salido a correr (bueno, en realidad troto) por las mañanas con un viento de mil demonios
y una llovizna fina que te motea las gafas y te deja ciega.
Me he cruzado a unas tres personas y dos perros en el recorrido.
Cómo me gustan estos pueblos fantasmales en invierno.
No los quiero en agosto, con marabunta de familias perfectas y criaturas rubias guapísimas,
como engendradas todas por julio iglesias.
Si algún día me decido a escribir algo más largo que un post,
para no distraerme con el mundanal rüido,
me vendré a Capbreton en noviembre o febrero,
a que me coma el muermo
y la humedad,
a pasear bajo la tormenta como las locas
y a aburrirme vitalmente.

32 comentarios:

LU dijo...

Fascinante paisaje, pero desde un poco más al sur de ese Océano, prefiero las playas de invierno soleadas, con ese frío de diciembre, abrigo puesto y gafas oscuras. Caminar y escuchar las olas, dejar las huellas de las botas sobre la arena y tomar un café reconfortante antes de volver a casa y esparcir toda la arena sobre la tarima flotante…

Que sigas disfrutando!!!!

Laura Uve dijo...

Me gustan las playas desiertas con frio y lluvia. Buena idea ir a un lugar así para escribir y pasear; pasear y escribir... y alguna cosa más habrá que añadir ¿no?

Un abrazo y ¡¡disfruta, que queda poco para el verano!!

Manderly dijo...

Que sigas disfrutando que por aquí y por allí todo sigue más o menos lo mismo... aprovecha a tope!!!

Uno dijo...

Cuando he tenido que recomponerme siempre he buscado ese paisaje, ese clima. Nunca la playa soleada y el calor. Y qué bien funciona.
Poesía:
Mucha envidia me das
una vez mas.

Un abrazo

Priscila dijo...

Hola Noemí, hace mucho que sigo tu blog, me encantan tus posts. Coincido con el elogio, no hay nada como la playa fuera de temporada y aún en pleno invierno, nosotros por aquí, disfrutamos las largas caminatas en soledad. Recibe un saludo afectuoso desde la Patagonia!!!

Noemí Pastor dijo...

LU, qué buen plan el que describes. Aunque yo tengo debilidad por los cielos grises marengo amenazadores.

Noemí Pastor dijo...

LAURA, en verano, en Bilbao, en la city, se está de cine.

Noemí Pastor dijo...

MANDERLY, ya he vuelto, tampoco he estado tanto tiempo fuera y efectivamente, todo digue igual. (Otra vez ha tenido que salir por aquí julio iglesias).

Noemí Pastor dijo...

UNO, yo soy una hortera de playa, pero la gente me sobra toda. Tolero un poco mejor a los franceses porque gritan menos.

Noemí Pastor dijo...

PRISCILA, encantada de tenerte por aquí. La Patagonia también tiene que ser un buen sitio para perderse, sí. Un abrazo y hasta pronto.

troyana dijo...

Noemí,
casi me parto con lo de Julio Iglesias...ja,ja,ja,
Seré la nota disonante,pero las playas las prefiero con sol,claras,limpias,transparentes,que me permitan visualizar el fondo con las gafas y el tubo,la posidonia,la arena fina,las rocas y ese sin fin de peces de toda clase y de todos los colores.Gloria bendita,si es en el mediterráneo y en cala con los elegidos/as,mejor que mejor.

Jo Grass dijo...

ué maravilla, primi. me encantan esas playas, especialmente cuando están desiertas, como la imagen que nos regalas; magnífica fuente de inspiración. Mi reino por un boleto premiado de lotería para irme a escribir a un lugar como ese.
Besitos. Disfruta!

José Núñez de Cela dijo...

Las playas en invierno, sean del norte o del sur, grises y lluviosas, también son mis paisajes favoritos.

El jukebox dijo...

¡Qué suerte!
Nadie con un mínimo gusto puede negar que las playas están más bellas en noviembre que en verano. Hace décadas que no piso una en esa estación y creo que ni tengo traje de baño.

Lo de Semana Grande va a estar jodidillo debido a mi extravagante calendario laboral, pero o te lo doy en mano la próxima vez o me pasas tu dirección por DM y te lo envío por correo. Como prefieras.

Un saludo

Noemí Pastor dijo...

TROYANA, a mí lo que me gusta es que no haya gente. Y en el Cantábrico, en cuanto sale un rayito de sol, se ponen las playas como campos de refugiados. Mucha gente y poco arenal.

Noemí Pastor dijo...

JO, yo estoy ya un poquito zumbada, pienso todo el rato en retiros espirituales y este pedazo de costa francesa no está nada mal. En invierno, claro. Este finde ya es el pistoletazo de salida de la temporada primavera-verano.

Noemí Pastor dijo...

JOSE, pues me alegra coincidir contigo. Es lo bueno de Internet: te crees que eres una extravagante y resulta que tu extravagancia es global. Besos.

Noemí Pastor dijo...

JUKE, repito que a mí lo que me sobra es la gente. Hay playas soleadas desiertas en agosto y no muy lejanas, pero no voy a decir cuáles, porque este mi blog tiene más audiencia que Tele 5 y se me llenan todas.
¿He escrito Semana Grande? Quería escribir Semana Santa.

El jukebox dijo...

¡Qué me dices! ¿Playas solitarias en agosto! Están cerca de la central de Lemoiz o así, ¿no?.

Y no, has dicho bien: Semana Santa, me he liado yo, pero vamos, que estaba pensando en la segunda. Bueno, yo te guardo el ejemplar (sin hollín) y te lo paso sin falta a la próxima. Disculpa el olvido, que es que me falla la pelota.

Noemí Pastor dijo...

Sí, sí, sí, señor JUKE, playas solitarias en agosto. Es una exclusiva que pienso vender cara.
Yo en Semana Santa ficho aquí everyday, así que ya sabe usted dónde me encuentra.
El hollín será bienvenido.

Bargalloneta dijo...

Qué envidia!!!
comparto contigo lo de tener la playa desierta...
petons

Noemí Pastor dijo...

Barga, y luego decíamos que Patricia Highsmith era misántropa. Lo nuestro sí que sí es. Bueno, lo mío al menos, descarao que sí. Petons.

humo dijo...

A mí me gustan todas las playas, y en todo tiempo... En verano me voy a ver amanecer y en invierno las miro tras cualquier ventana (si se presenta la ocasión)
Es lo que tiene ser de la meseta.

Noemí Pastor dijo...

Humo, querida, qué gusto verte por aquí. Yo soy prácticamente de costa y ya te digo que me encantan las playas. En verano también me levanto tempranito para trotar con la fresca y es el mejor momento del día. Muchos besos.

Maite dijo...

Cómo me gustaría estar ahi!

Noemí Pastor dijo...

Bueno, Maite, mientras has estado aquí, ya has estado un poquito allí. Nos leemos.

JuanMari dijo...

Ese faro de Capbreton al amanecer, con las primeras luces...un sitio para mi magico. Como magico es contemplar Villano desde los cañones, bajo el faro. No necesito la playa solitaria Noemi. Encantado de visitar tu blog.
Juan Mari

Noemí Pastor dijo...

Encantada de tu visita, Juan Mari. La contemplación del mar tiene efectos ¿balsámicos, curativos, relajantes, ensimismantes,todo eso junto?

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Y es... que... yo... amo la vida y amo el amor... soy un truhán, soy un señor... y tralará, tralará, tralará... Qué bonita estampa la de esa playa, compa Noe, y qué ganas que dan de perderse por ella. Pero me temo que eso aún tardará. Tiempo al tiempo, eso sí...

Un fuerte abrazo y seguimos trasteando.

Noemí Pastor dijo...

Manuel, si la foto ha servido para ponerte de buen humor, ya ha merecido la pena.

JuanMari dijo...

"Todo es orilla. Eterno llama el mar" (Gottfried Benn)

Noemí Pastor dijo...

Oso ederra, Juan Mari. Eskerrik asko.