domingo, 13 de marzo de 2011

True Grit


Antes de ir a París ya conocía París: hice un primer viaje con Pío Baroja. Antes de ir a Italia ya conocía Italia: por allí anduve, en compañía de Stendhal. En ambos casos tuve la ocasión de comparar lo que había leído con lo que luego vi con mis propios ojos. Y esa primera mirada física siempre retuvo parte del encanto de la anterior mirada literaria.
Hay muchas ciudades, en nuestros mapas sentimentales, que identificamos con calles, olores y colores imaginarios.
Anjel Lertxundi: Eskarmentuaren paperak

La traducción y la adaptación son mías.
Esta obra también se ha publicado en castellano, con el título Vida y otras dudas.

Si hay algo en esta vida que me dé ganas de viajar, además del letal aburrimiento cotidiano, eso es el cine. Me quedo casi siempre en la sala hasta el final de los títulos de crédito, para ver más que nada dónde se ha rodado la película. Es algo que ya me obsesiona, porque lo hago incluso con los anuncios de la tele: mirar y remirar a ver si reconozco el paisaje, la ciudad o lo que sea.

Así que comprenderéis fácilmente que me haya quedado colgada de los parajes de Texas y Nuevo México (por cierto, a quien corresponda: se pronuncia "tejas" y "méjico") que fotografían los hermanos Coen en Valor de ley.

Porque hay que ver cómo miman los Coen los paisajes de su América profunda, qué bonitas y rebonitas sacan las praderas, las estepas, las llanuras, los desiertos, los bosques. Qué preciosidad de cielos, de nieve, de estrellas de mentirijillas.

Ya os he dicho alguna vez que no me gusta el western, pero he sucumbido a la épica clásica de un jinete que dispara con dos pistolones mientras galopa y a los ojos azul piscina del ranger de Texas.

Además, los Coen son demasiado listos como para no darse cuenta de que, sign of the times, tienen que aligerar la testosterona y por eso eligen una historia con niña encantadora, marisabidilla, redicha y repipi que se convierte en una impresionante señorita Rottenmeier de un solo brazo y cabeza bien alta, bien digna, que insulta rápido y fuerte y tarda mucho mucho en desaparecer en el horizonte mientras me hipnotiza la voz de Iris Dement.



Valor de ley (True Grit), USA, 2010
Dirección: Joel Coen y Ethan Coen.
Interpretación: Hailee Steinfeld (Mattie Ross), Jeff Bridges (Rooster Cogburn), Matt Damon (LaBoeuf), Josh Brolin (Tom Chaney).
Guion: Joel Coen y Ethan Coen; basado en la novela de Charles Portis.
Producción: Scott Rudin, Ethan Coen y Joel Coen.
Producción ejecutiva: Steven Spielberg, Robert Graf, David Ellison, Paul Schwake y Megan Ellison.

Canción: Leaning on the Everlasting Arms (Iris Dement)

22 comentarios:

troyana dijo...

Noemí,
a mí tampoco me va el wenster y sí me gustó "Valor de ley".La niña, Mattie Ross (Hailee Steinfeld) hace un papel espectacular al igual que Jeff Bridges.
Aquí les dediqué una entrada:
http://historias-troyanas.blogspot.com/2011/02/valor-de-ley.html
Supongo que el hecho de saber que es una película de los Coen a mí por lo menos ya me predispone bien y me quedo atenta a buscar sus claves,las constantes de su cine por mucho que nos lleven al lejano oeste y se atrevan a reinventar un clásico.
bsts

calamarin dijo...

Ya lo creo que miman los paisajes en "No es país para viejos" (que no me gustó nada) decían que el desierto era un personaje más en la peli. Esta todavía no la he visto tampoco soy de WENSTERS, pero la veré seguro, como hago con todo lo de los Coen.

39escalones dijo...

Un palo pequeño: decir que no gusta el western es lo mismo que decir que no gusta la épica, la aventura, la lucha del hombre con la naturaleza, la dualidad progreso-tradición, y otras muchas cosas más. Estoy con vosotros en que los tópicos del western (en cuanto a violencia, machismo, racismo y a sus arquetipos, etc.) son horrorosos. Pero, como género puramente americano (que, nos guste o no, son los que inventaron cómo contar historias en el cine), es sublime, y ofrece algunas de las mejores gotas del cine de todos los tiempos.
Dicho lo "cualo", digamos que los Coen no han elegido la historia de la niña por una cuestión de rebajar testosterona, sino porque el original literario es así, y también porque Hathaway ya la hizo así. Lo que han hecho acertadamente es quitarle gilipuertez a la niña (Kim Darby, realmente insufrible en la versión de 1969) y convertirla en una heroína posmoderna que consigue salir adelante sola en un mundo que la deja de lado. En cuanto a atmósferas, tiene más que ver con "El fuera de la ley" de Clint Eastwood o "La noche del cazador" de Charles Laughton (homenaje musical incluido) que con la versión de Hathaway. Lo peor, los secundarios, empezando por Matt Damon, que ni de lejos se equiparan a los de 1969 (Robert Duvall, Dennis Hopper); lo mejor, la puesta en escena y la banda sonora. Y ese epílogo modelo Spielberg, me parece ambivalente, me gusta y me disgusta por razones distintas.

Laura Uve dijo...

Me gustó la película... hasta la marisabidilla, pero no es ningún secreto que me encantan.

Los paisajes son estupendos, es verdad y Jeff Bridges está magnífico. Has Matt Damon que no me suele gustar, está bastante bien.

Yo también me quedo para ver dónde están rodadas las películas y por la música.

Un abrazo, muy buena entrada, Noemí.

Dante Bertini dijo...

pues a mí, Noemí, me ha parecido una película sin sangre, a pesar de los tiros y las galopadas...
lo he dicho en su momento en mi blog y lo repito aquí: muy sobrevalorada.

Después de verlo también en Más allá de la vida he llegado a la conclusión de que Damon no está eligiendo bien sus papeles.

Uno dijo...

Pues no se si verla después de leerte pues aunque me gustan los Cohen me daba pereza ver, otra vez, a ese excelente actor que fue Bridges haciendo de un pedazo de hombretón americano como un castillo.
Me identifico mucho con la frase de Lertxundi.
Un abrazo

Noemí Pastor dijo...

TROYANA, yo hice lo mismo: buscar desde el principio la mano de los Coen en el relato clásico. Al principio me costó verla; luego ya fue apareciendo más a menudo.

Noemí Pastor dijo...

CALAMARIN, y ¿qué me dices de "Fargo", con aquellas planicies heladas? ¡UUUAuuuu! Ya me dirás qué te parece esta.

Noemí Pastor dijo...

ESCALONES, vaya por delante que yo no pretendía, no pretendo casi nunca, hacer crítica cinematográfica ortodoxa, sino contar cuatro chorradicas que me ha inspirado la peli.
Pues sí, como tú dices, no me gusta el wenster ni la épica ni el bélico, y estoy generalizando, por supuesto. La prueba de que no me gusta es que prefiero los wenster que se ríen de los tópicos del wenster, el cine bélico pacifista y así. Y los Coen, de entre todas las historias clásicas de vaqueros (así decíamos en mi barrio), y mira que hay dónde elegir, han elegido una con niña, lo cual ya es una declaración de intenciones. Podían haber elegido otro original literario, que los hay a cienes.

Noemí Pastor dijo...

LAURA, yo fui a verla porque era de los Coen y me intrigaba a ver cómo revisitaban el clásico. Como le digo a Triyana, me empecé aburriendo, porque no veía sus toques, pero luego ya fueron haciendo la peli suya y más tarde, hacia el final, tienen esa concesión a las escenas épicas clásicas que sorpredentemente me cautivó. Es la nostalgia de todos los wensters que me tragué de niña.

Noemí Pastor dijo...

DANTE, ahora voy a leerte. Yo creo que Damon se pirra por trabajar con los grandes y los grandes son Eastwood y los Coen, por ejemplo, y le da igual las migajas que le ofrezcan. No se lo reprocho: yo haría lo mismo. Te beso, caro.

Noemí Pastor dijo...

UNO, Bridges está salao: se parodia a sí mismo y a su personaje. Y qué buen tinte de pelo tiene.
Si puedes verla en VO, mucho mejor.

Manderly dijo...

Yo no la tengo como una película con el sello Coen. Visionando la versión anterior es una copia exacta si salvamos las distancias en cuanto a las nuevas técnicas.
Como tú, me quedo con los paisajes pero también con la gran actiación de Bridges.
Saludos!

Bargalloneta dijo...

Estoy contigo y con Troyana , a mi tampoco me van pero reconozco que me gustó ....
me has gustado lo de las estrellas de metirijila, jajaja, yo también lo vi que no eran un poco cartónpiedra!!

Noemí Pastor dijo...

MANDERLY, apenas recuerdo la versión anterior, así que no te puedo contradecir, pero no creo que los Coen puedan evitar poner su sello. ¿No es este tuerto algo más sarcástico? Por ejemplo.

Noemí Pastor dijo...

BARGA, qué más da que fueran de mentirijillas. ¡Eran preciosas! De cuento. El ogro malo se vuelve bueno y salva a la niñita.

Möbius el Crononauta dijo...

¡A ver si la veo! Y es que a mi si me va mmm

Saludos

Manderly dijo...

No te creas, Noemí, me sorprendió que los diálogos (no me atrevo a decir si todos o no, pero sí muchos) son exactos.
No ví casi nada de los Coen en ella y eso me sorprendió por ser ellos quienes son. No me hubiera sorprendido de cualquier otro.
Saludos!

Noemí Pastor dijo...

MOEBIUS, enhorabuena, porque la vas a disfrutar el triple.

Noemí Pastor dijo...

MANDERLY, pues nada, no tengo más remedio que creerte, porque yo no me he molestado en revisitar la versión con John Wayne. Así y todo, lo intento de nuevo: ¿la escena de la ejecución en la horca?

Manderly dijo...

Ja, ja, ja... me está resultando divertido este minidebate que nos hemos montado!!!
Respecto a la escena del ahorcamiento creo que las dos versiones nos la plantean igual de cruda. Sin embargo el final de la película es más dulce en la versión anterior.
Te invito a que la veas. Si lo haces, me gustaría saber tu opinión.
Encontré este vídeo en la web:
http://vimeo.com/19373173

Saludos!

Noemí Pastor dijo...

Muchas gracias, Manderly, por el enlace, aunque no te prometo que saque tiempo para verllo. Lo intentaré. A ver qué pasa.