jueves, 24 de marzo de 2011

Liz Taylor y La semilla inmortal

Hoy me tocaba publicar en Zinéfilaz y me podía haber apresurado en poner algo sobre Liz Taylor, pero como vais a tenerla hasta en la sopa, mejor sigo con mis libros de cine, aunque, eso sí, Liz, querida, donde quiera que estés, te envío un cariñoso saludo y te deseo que la tierra te sea leve.

Así pues, he publicado en Zinéfilaz una entradita sobre La semilla inmortal (Los argumentos universales en el cine), un trabajo de Balló y Pérez que sigue la pista a los grandes relatos mitológicos hasta verlos desembocar en el cine contemporáneo.

Pasaos, plis, por Zinéfilaz a leerlo. Ciao!

20 comentarios:

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Pues por allí pasaremos, compa Noe; el libro tiene muy, muy buena pinta... Sobre el aluvión de referencias a Liz Taylor en mil y una webs, supongo que es lo que toca, así que bien está no perder una magnífica oportunidad de estarse quietecito y no echar más madera, que ya arde bastante bien la chimenea...

Un fuerte abrazo y seguimos trasteando.

Noemí Pastor dijo...

Hola, Manuel, pues por allí te quiero ver. Opino que los blogs estamos precisamente para hablar de lo que no hablan los otros medios, pero a mí me apetecía hacerle un guiño a Liz y recordar lo que trabajó contra el sida. Abrazos primaverales, compa.

troyana dijo...

Noemí,por Zinéfilas,me paso a leerte.
Creo que Liz era una mujer de rompe y rasga,delante y detrás de la pantalla y para mí,toda muestra de reconocimiento,se queda corta.
Pa´allá que me voy!

HLO dijo...

Parece ser interesante el libro ( y eso que soy cero cinéfila).

Hasta pronto

loquemeahorro dijo...

Ayer estuve todo el día ¿Cómo se ha podido morir Elizabeth Taylor? Da igual que estuvera enferma, no se podía morir y punto.


pd. No me sale nada cuando pincho en el enlace ¿soy la única? Uso Mozilla, por si sirve de algo.

Uno dijo...

Yo creía que no era nada mitómano pero estoy comprobando estos días, a raiz de lo de Liz, que un poquito si que lo soy.
No hago mas que rememorar sus pelis, sus apariciones... Qué mal me ha sentado que se me vaya.

Un abrazo

Manderly dijo...

Tienes razón, todos estamos hablando sobre Elizabeth Taylor... pero ¡me gusta porque ella me gusta mucho!!

Me paso a conocer tu recomendación literaria...

Noemí Pastor dijo...

TROYANA, perfecto, cada una en su blog pone lo que quiera. Yo personalmente prefiero no coincidir con Informe Semanal, pero gracias al cielo no todo el mundo es como yo y, además, sí, Liz era mucha Liz.

Noemí Pastor dijo...

HLO, de verdad que no comprendo cómo te puede apasionar la literatura y no gustarte el cine. Para mí son como indisolubles.

Noemí Pastor dijo...

LOQUE, los mitos perviven. Mira a Michael Jackson que está ahora más vivo que cuando estaba vivo. Creo que he arreglado lo de los enlaces. Besos.

Noemí Pastor dijo...

UNO, yo también pensaba que no era mitómana porque vivía rodeada de gente mucho más mitómana que yo. Pero luego me he dado cuenta de que, considerada la media de mitomanía mundial, la supero ampliamente. Un poco de mitomanía es necesaria para vivir y no es ajena a la cultura en general.

Noemí Pastor dijo...

MANDERLY, no me importa que todos hablemos de lo mismo si sabemos salirnos de los tópicos predecibles. Besitos.

Bargalloneta dijo...

uauuuu!!
este me lo apunto!

ahora me paso!

Möbius el Crononauta dijo...

Siempre recordaremos a Liz

Noemí Pastor dijo...

BARGA, pues nada, allí te veo.

Noemí Pastor dijo...

MOEBIUS, pues claro que sí, pero en estos días igual la recordaremos demasiado.

peke dijo...

Está muy bien tu reseña (acabo de leerla), aunque yo no soy nada cinéfila.

Noemí Pastor dijo...

PEKE, bueno, el libro tiene interés más allá de la cinefilia. Bicos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Que en paz descanse Liz! y me voy para el otro enlace de cine, jeje.
Besicos muchos guapa.

Noemí Pastor dijo...

CASA, amén, y te veo en Zinéfilaz. Besicos.