viernes, 19 de diciembre de 2008

Gomera y Gomorra


Gomorra, de Matteo Garrone
Basada en la novela de Roberto Saviano
Italia, 2008

Recién aterrizada de la isla, me embarco, vía Renoir, hacia Nápoles, concretamente a su periferia, que es una Margen Izquierda a la italiana.

Ya anduve por allí hace unos años, en el verano de 2003, cuando la ola de calor. Para ir al centro de Nápoles, tomaba el tren de cercanías y atravesaba Portici, Torre del Grecco, Torre Annunziata, Castellamare di Stabbia y otras poblaciones de aspecto para mí muy familiar: enormes y feísimos bloques de pisos, absolutamente ninguna planificación urbana, una casita aquí, un rascacielos allá... La calzada es lo que queda libre entre las construcciones.

En Nápoles y alrededores reina la camorra, que, según dicen en esta peli, es la organización criminal más sangrienta de Europa: eleva al cielo un alma cada tres días. Mata, pues, más que ETA, más que Al Qaeda; no sé si más que el terrorismo de género, pero ahí le andará.
Con todo, lo más terrorífico de la camorra es que, como los enemigos de James Bond, está por todas partes y blanquea su dinero rojo de sangre en negocios perfectamente legales y tan glamurosos como la alta costura o la reconstrucción del World Trade Center de Nueva York.
Incluso envía al tercer mundo residuos venenosísimos en contenedores etiquetados como "Ayuda humanitaria".

A mi me da que hay que tenerles miedo. Mucho miedo. Y si no, mirad la foto terrorífica de los chavalitos medio en cueros disparando con armas automáticas a no se sabe qué. ¿Acongoja o no acongoja? Quizás la foto no, pero os aseguro que la escena entera te pone los vellos de punta.
Me he comprado también la novela de Saviano, pero todavía no la he leído. Ya os contaré.


Technorati tags

21 comentarios:

Señor Quinquillero dijo...

Yo creo que esta película no la voy a ver porque saldría del cine con depresión. Es muy triste que esto sea verdad y ha borrado de un plumazo toda la atracción adornada que tenían las series y pelis de mafiosos. Un saludo ;)

Noemí Pastor dijo...

Querido Señor Quinqui: en el cine, en la tele, en la ficción caben todos los puntos de vista. No creo que esto borre ninguna atracción, porque se construye en cada producto, que sólo tiene que ser coherente consigo mismo. Un saludo cariñoso.

Ioannes Xabier dijo...

Debo ser un poco extraterrestre... Cuando he ido a Napoles , me he encontrado aparte de una ciudad mal planificada y caótica, un ciudad llena de encantos, su gente, su bullicio, su comida, su Museo Nazionale que es un verdadera joya con su Toro Farnesio y con su sala dedicada al erotismo...En San Genaro posiblemente estarían mafiosos pidiendo milagros al Santo... Por estas fechas sus calles deben estar llenas de belenes.No se, será que voy con mirada de turista (¿?). Cuando he pagado a los napolitanos no se que porcentaje ha ido a la mafia, ese "alter-estado aristócrático" . He estado en el Granbrinus y en Miguele, hasta en un cyber-café de mala muerte donde entré acojonado por las pintas de los locales y acabé como si me moviera por el salón de mi casa. Seguro que hay mafiosos en Napoles, igual que en Wall Street o Washington, ambos me producen terror. Son poderes legitimados, para las malas o las buenas. Una legitimidad en unos casos avalada por la legalidad otra por las armas, en ningún caso avalada por la democracia.

Noemí Pastor dijo...

Completamente de acuerdo, señor Ioannes Xabier. También Nápoles tiene muchos puntos de vista. Pompeya es inigualable, los palacios del centro histórico, magníficos; el Vesubio, imponente; el ambiente en las calles, impagable. Recomiendo a todo el mundo darse una vuelta por allí, sin pizca de miedo. Faltaría más. Un abracito.

Petrusdom dijo...

Cuando uno viaja, sin vivir o convivir un tiempo con los indígenas, es lógico que se quede con lo mostrado "turísticamente", pero la cultura es la que rellena los huecos que no nos muestran. Y es terrible, según dicen, el entramado católico-político-mafioso de ese país tan espeso como es Italia.
Saludos cordiales.

Fernando dijo...

Como al Sr. Quinqui, estas pelis me producen ganas de bajarme del mundo, y tengo churumbeles que alimentar. Así que me daré un garbeo por Bolt o Madagascar 2. Lo suyo.

Lula Towanda dijo...

Pues debo tener componente masoquista, iré a verla.

Soy partidaria de los versos de Quevedo:

Es amarga la verdad
quiero echarla de boca
y si al alma su hiel toca
esconderla es necedad.

humo dijo...

No sé si el libro es una novela, pero resulta espeluznante.
La peli todavía no la he visto, pero esa, y la de Andreotti, no me las pierdo.
Felices Fiestas, preciosa.

Noemí Pastor dijo...

Sí, Petrus, y lo que cuentas enlaza con la última novela de Camilleri, de la que hablaré dentro de poco.
Fer, puede uno bajarse del mundo y alimentar churumbeles al mismo tiempo: es compatible. Y aviso: me han contado que la novela es todavía más brutal. La primera página, terrorífica.
Lula, yo no soy masoca; creo que soy hedonista: el conocimiento me produce placer.
Humo, creo que sí, que es novela, aunque, of course, basada en hechos reales. Te deseo felicidad, amol.

almena dijo...

Acongoja, acongoja...
creo que yo también laveré

;)

¡FELIZ NAVIDAD!

Noemí Pastor dijo...

Hola, Almena. Era por no escribir "acojona", que me sonaba ordinario. Mis mejores deseos también para ti y cuéntame qué te ha parecido la peli cuando la veas. Besos.

calamarin dijo...

Cerca de donde vivo, en Torrevieja están instalados algunos de los mafiosos rusos más peligrosos y más buscados internacionalmente... Viven con todo lujo de detalles, y se permiten el lujo de reclamar becas para sus hijos en institutos públicos a los que llegan en Mercedes ultima generación... Mi amiga Clara, trabaja en uno de ellos y cuenta cositas que ponen la piel de pollo... En un principio tenia interés por ver esta peli, pero creo me meteré a ver cualquier tonta historia de amor que no me remueva demasiado la conciencia...Kiss for you

Julián dijo...

El problema con los slips es que acercan demasiado los testículos hacia el resto del cuerpo y así no permiten la temperatura levemente más baja que resulta necesaria para la fabricación de esperma.

39escalones dijo...

He de advertir que la película es un poquito decepcionante... Con todo, la historia, lo que cuenta, resulta tremendamente impactante e inquietante.
Y sí, Nápoles tiene otras cosas, buenísimas y bellísimas la mayoría de ellas. Pero no se nos olvide que la camorra también está detrás.
Besos.

Noemí Pastor dijo...

Calamarin, ya conozco yo alguna historia de mafiosos devenidos alicantinos. Como te he contado, suelo ir a menudo por allí. Dan miedo, sí.
Julián, eres un pozo de ciencia.
Escalones, de acuerdo. La historia es tan fuerte que te olvidas del guión, los actores... Con todo, hay escenas terroríficamente bellas, como la de la foto.

Perem dijo...

No la he visto todavía, pero me han hablado maravillas de ella, igual un día de estos me decido a ir a verla, pero es que tengo una lista de cosas por hacer!!!!.

Bueno, ya veremos.

Un saludo.

Miguel dijo...

Yo he empezado ahora la novela, y la verdad es que tiene mucha miga. Es para leerla muy despacio y desmenuzarla bien.

Nos vemos

Möbius el Crononauta dijo...

No paras, siempre de aqui para allá.

Disfruta de la Nueva Ciudad esa, y cuidado con los commendatores.

Saludos

Noemí Pastor dijo...

Bueno, queridos amigos, espero vuestros comentarios sobre la peli y la novela. Un beso.

Roberto Moso dijo...

Me decepcionó la peli. La cruda muestra de asesinatos, traiciones y estorsiones durante dos horas puede ser ilustrativo pero una película, creo, debe ofrecer alguna tensión argumental y eso no hay.

Noemí Pastor dijo...

Pues a mi cuatro tiros ya me ponen bastante tensa. Besitos, Moso.