jueves, 3 de abril de 2008

Alhóndiga y literatura


La Alhóndiga es este bonito edificio de Bilbao que os he puesto en la foto, está al ladito de mi casa y lleva años, años y años en obras. Como su nombre indica, antaño fue un almacén de vinos y hoy se está convirtiendo en un centro multidisciplinar. En su página oficial encontraréis más información sobre este macroproyecto que me va a animar mucho el barrio.

La cosa es que durante años La Alhóndiga ha sido para mí una grandísima molestia: obras interminables, aceras suprimidas, calles estrechadas, ruidos, grúas que se balanceaban peligrosamente cuando había temporal, tráfico de camiones, vallas provisionalmente permanentes, movedizas e ubicuas... Pero todo llega y por fin veo la luz al final del túnel y un poco de meneo en forma de iniciativa literaria.

Del 15 al 27 de abril van a celebrar el festival Gutun Zuria (Carta blanca), sobre literatura epistolar. Van a participar escritoras y escritores como Juan Bas, Espido Freire, Jesús Ferrero, Toti Martínez de Lezea, Miren Agur Meabe, Vicente Molina Foix, Edo Popovic, Jordi Sierra i Fabra y Pedro Ugarte.

También va a haber exposiciones de cartas de escritores, cine (entre otras, veremos las pelis Carta a una desconocida , de Ophüls y Carta a tres esposas de Mankiewicz), teatro con la compañía Gaitzerdi y música y poesía con Mikel Urdangarin y Kirmen Uribe.

Eso sí, como las obras no están acabadas, todo esto no se va a hacer en La Alhóndiga, sino en el Aula de Cultura de la BBK de la calle Elcano. En fins.


Technorati tags

12 comentarios:

peke dijo...

Y yo que te iba a felicitar por tener todo eso al alcance de tu mano...

goroka dijo...

No sé si recuerdas cuando empezaron el proyecto del Guguenghein,pues todo el mundo protestaba porque parecía una cosa muy molesta y ahora te puedo decir que es uno de los mejores museos que habré visto,es lo que tiene!

39escalones dijo...

Es una idea excelente la reconversión de edificios con solera en espacios culturales y sociales para todos, sobre todo si la programación es tan estupenda. Por favor, no perderse la película de Mankiewicz (arrepentimiento súbito para quien lo haga), y sobre todo la de Ophüls. Este enlace es de una revista que en su última edición contiene un artículo de un servidor sobre ella. Modestamente, te lo hago llegar
http://www.revistanarrativas.com/

PD: gracias por la felicitación en vasco; un lujo.

Fernando dijo...

Supongo que se podría hacer algo un poco más innovador, pero bueno... Esperaremos a que esté en funcionamiento de una vez.
Sin duda, Carta a una desconocida, de Ophüls, es de lo mejor.

am dijo...

Qué bonita la Albóndiga, con un poco de orégano y almendra empapada en vino de vida, literaturas y obras muertas que reviven diáfanas y futuras a los ojos del vulgo. Seguro que os salen divinas.
Buen provecho :-)

Lucía dijo...

Tanto sufrimiento por fin va a tener su recompensa, imagínate la de cosas que vas a poder descubrir en La Alhóndiga a partir de ahora, de sólo pensarlo se me ponen los dientes largos.

Besos.

malvisto dijo...

jejej, este ha sido un sí, pero no. Un vamos en eso: quién sabe que se vendrá con la literatura. ¿Y qué está al lado de tu casa? Caray

Noemí Pastor dijo...

No me quejo de las obras: son necesarias, si no queremos que la ciudad se nos caiga a pedazos. Sólo digo que me ha tocado sufrir las molestias, interminablemente (¿alguien sabe cuánto están durando las obras? yo de verdad que he perdido la cuenta) y que parece que ya por fin se acaba, aunque no tan pronto como se deseaba, porque hay eventos organizados que se van a tener que celebrar en otro sitio. Y me alegro mucho de que el edificio sirva para algo bueno.
Gracias por ampliar mis conocimientos de cine y gracias a Am por ese hallazgo expresivo-gastronómico. Desde ahora este edificio se llamará para mí la albóndiga o la almóndiga, que creo que también lo recoge la RAE.
Ya os contaré cómo van las cosas.

Möbius el Crononauta dijo...

Pues sí las alhóndigas estofadas son las mejores. Y si traen a Mankiewicz más.

Noemí Pastor dijo...

Moebius: cine y gastronomía. ¿Quién puede pedir más?

Iñaki Murua dijo...

Anécdota de hace un par de años. Solicito un libro en una de las bibliotecas municipales de la Villa, y me responden que como está en la Alhóndiga no me lo pueden prestar.

Duda: ¿dónde habrán estado guardados todos los libros?

Noemí Pastor dijo...

Iñaki, me parece una anécdota terrorífica. ¿Dónde demonios habrán estado / estarán los libros, si esto parecía el decorado de Gladiator?