miércoles, 14 de diciembre de 2011

Cosas poco originales que he hecho en París

Lécher les vitrines, que dicen allí. O sea, mirar escaparates y no comprar. Aunque no habría estado mal agenciarme, para subir y bajar escaleras del metro, unas sandalias de Jimmy Choo, con lentejuelas y diez centímetros de tacón.

Ver en el Jeau de Paume la exposición de fotos de Diane Arbus.


Pasear bajo el aguanieve por la Promenade Plantée


Por la Promenade Plantée circulas a la altura del segundo o tercer piso de los edificios.

Comer en restaurantes apretados, rozando con el codo a completos desconocidos y sin perder ripio de su conversación. No me quejo. París es así. Lo tomas o lo dejas. Por cierto, en un restaurante del Marais se me cayó el teléfono por la taza del retrete. No entraré en detalles. Lo rescaté de las aguas, le practiqué ejercicios de reanimación, pero no pude salvarlo y murió entre mis brazos.

Cenar crêpes todas las noches. Me encantan, en Bilbao solo los ponen en dos sitios y no son igual, así que en Francia me aprovecho y me atiborro.

Embobarme, cual paleta que soy, con las luces de Navidad de los Campos Elíseos, la avenida Montaigne y las Galerías Lafayette.

Frecuentar papeteries. Me he comprado un rotu y un cuaderno. Soy una antigua. También he comprado novelitas, claro.

Visitar por primera vez el Museo del Quai Branly, más que nada para ver la exposición La invención del salvaje.
El jardín del Museo del Quai Branly por la noche.

Prometerme a mí misma que volveré pronto. Ya os digo: qué poco original.

22 comentarios:

39escalones dijo...

¿Y qué más da que sean poco originales? Lo chulo es estar allí, si París es un parque temático en sí misma...

Noemí Pastor dijo...

Pues sí, ESCALONES, me da igual que sean cosas poco originales. Lo que quería era poner un título original. Besos.

Mita dijo...

Lentejuelas y diez centímetros de tacón!! Foto, quiero foto :)))
Espectacular
Besotes

Noemí Pastor dijo...

Que no, MITA, que al final no las compré. Y tampoco las fotografié, claro. Bastante papanatas me parece mirar escaparates de tiendas de lujo; fotografiarlos ya ni te digo. De todos modos, si pones Jummy Choo en Google, seguro que te salen las dichosas sandalias, porque eran las estrellas de la vitrina. Besos.

Mita dijo...

Ya sé Noe, es que ya me imaginaba, me hacía gracia
Kuss

Noemí Pastor dijo...

Sí. A mí también me da la risa imaginarme con tal calzado por las calles en cuesta de la margen izquierda de la ría. ¡Vaya! Me las podía poner el día de la cabalgata de Reyes: hacen juego con todo el brillerío del disfraz. Y si me caigo de morros cuestra abajo, hago felices a los espectadores. Más besos pa ti.

calamarin dijo...

ya ya... pero de tus visitas a Dior y Chanel no hablas, y sabemos que en realidad has ido para encargar el vestuario de fiestas navideñas. Las ricas sois así, siempre tan discretas...

Uno dijo...

Te acompaño en el sentimiento. Siempre os quedará Paris.
No conozco la Promenade Plantée. O sea que tengo que volver a Paris. Qué bien, gracias.

Un abrazo

Noemí Pastor dijo...

CALAMARIN, mi vestuario especial de fiestas es el de la cabalgata de Reyes y ése me lo prestan gratis, así que no necesito comprar ni Dior ni Cartier, porque voy con la Realeza, como Urdangarin. Por cierto, me acordé de ti en la exposición de Arbus, cuando vi la foto de tu blog, de las señoras en la cafetería.

Noemí Pastor dijo...

Uy, UNO, te vas a hinchar a fotos. Pasas al lado de unas cariátides que impresionan. Y yo no hice el recorrido entero: va desde la Bastille hasta el Bois de Vincennes. Unos kilometritos, ¿no?

Peke dijo...

Pues me alegro de que lo hayas pasado bien y vuelvas un puntito nostálgica. No sé por qué, pero no te imagino subida a unos zapatos de diez centímetros. Ca!!!! Ni de coña!!!!

humo dijo...

Hace exactamente... cuarenta y dos años (42 años, se dice pronto) que no asomo la nariz por París.
Pero ahora ya estoy jubilada y en cualquier momento, así que tomo nota de tus recomendaciones.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

¿Pero habrá algo más cutre, compa Noe, que hacer cosas originales EN PARÍS…? ¿Cómo podría justificarse algo tan absurdo? A París siempre hay que ir (y, por cierto, hace un porrón de años que no voy, y no por falta de ganas…) a hacer cosas absolutamente previsibles, trilladas y sobadas; si no, no tiene objeto. En todo caso, ya veo que tú no has perdido el tiempo ni dejado de disfrutar de cosas apetitosas, incluido ese asesinato felizmente consumado, cuál ilustre protagonista de cualquiera de esas novelillas que nos metemos entre pecho y espalda, de tu “selular”. Ya tienes ahí tajo para un cuento vacilón…

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Noemí Pastor dijo...

Hola, PEKE. Pues una vez me probé unos zapatazos de tacón altísimo en una tienda y me estuve dando unas vueltitas por el local, àra regocijo de los vendedores, que se descojonaron de la risa. Yo también me lo pasé muy bien.

Noemí Pastor dijo...

Enhorabuena, HUMO, por la jubilación. Me das un poco de envidia, no te creas. También puedes venir a visitarme a Bilbao, pero cuando pase el temporal, que está hoy muy desapacible.

Noemí Pastor dijo...

De acuerdo, MANUEL, en que ser turista vulgar es un placer. Es buena tu idea para un cuento sobre la (in)comunicación humana: en un restaurante apretujao, compartiendo mesa con desconocidos, participando casi en su charla y sin selular para tuitear ni mensajearme con mis amiguitas ni con nadie.

Clara dijo...

Muy chulo¡¡¡,siempre quedará Paris,me da igual ver escaparates y dejar el vaho envidioso en los cristales....jeje. Feliz Navidad.

Bsssss

Noemí Pastor dijo...

Hola, Clara. Yo siempre me había resistido a ver escaparates. Lo encuentro (o lo encontraba), no sé, no doy ahora con el adjetivo; ¿miserable? Ahora tengo otro punto de vista más alegre, pero hay millones de cosas mejores que hacer en París. Besos.

sonia dijo...

¿Siguen vistiendo de negro riguroso?
¿El espíritu ,Ines de la Fressange, se siente ?

Besos

Noemí Pastor dijo...

Yo creo que sí, SONIA. Las francesitas siguen siendo muy así. Y yo que las envidio. Eguberri on, ene maitia. Joyeuses fêtes. Y un besazo.

Sesión discontinua dijo...

que bien he hecho de regresar a este blog!!!! lo tenía abandonado y he vuelto a disfrutar con ese estilo natural y nuevo para cosas tan vistas/leídas.....

bon nadal!!!

Noemí Pastor dijo...

Bienvenido a casa, SESIÓN DISCONTINUA. Nos leemos.