martes, 25 de marzo de 2008

No es peli para miedicas


Ya sabéis de cuál hablo, de la de los señores Coen y el señor Bardem. Qué mal rato me hicieron pasar entre todos, qué mal rollo da el Anton Chigurh con ese flequillito y ese laconismo estremecedor, cuánto habría dado por oírle en versión original.

La peli me dejó mal cuerpo desde el comienzo: los secarrales de Nuevo México son mal lugar para agonizar con un disparo en el vientre. Nadie retira los cadáveres y allá se descomponen, escena tras escena, cada vez con peor aspecto.

La voz en off del poli viejo, fatigado, nos suena abrumada por todo lo que ha visto y vivido, y por lo que vivió su padre, su tío, que nadaron entre violencia fronteriza y se ahogaron en ella. El hombre, Tommy Lee Jones, se lamenta durante todo el filme de la barbarie vieja y nueva, feroz, desacostumbrada, algo que ha conocido siempre, pero que no deja de superarlo. Esta idea de la violencia no la comparto y se la tengo leída a Mankell, pero no hace falta decir que de labios de Tommy Lee Jones suena todo mucho menos pretencioso, mucho menos casposo, más verdadero y con un puntito socarrón que siempre se agradece.

Y el Anton Chigurh, que no sé yo por qué lo pusieron de secundario cuando es la estrellona de la película y en este cartel yanqui que os pongo aparece en primer lugar. Es un asesino peculiar (¿psicópata?, ¿muy profesional?), matón y matador de profesión y vocación, y hasta de palabra. Un tipo que disfruta matando a todo tipo de seres vivos. Una se pasa el metraje deseando que lo liquiden de una vez, para quedarse tranquila. Pero no. El tipo sólo se aleja cojeando por una linda calle de barrio residencial. Anda por ahí suelto y el sheriff sabe que se lo volverá a encontrar.

Tras tanta negrura y sangre, llegué a casa y fui incapaz de coger nada criminal, así que me refugié en el libro de Alorza "Manual de uso del blog en la empresa", porque me han asegurado que no muere nadie.

Technorati tags |

19 comentarios:

goroka dijo...

Tengo ganas de verla,a ver si este finde voy con un amigo!

BELMAR dijo...

....si quieres una foto o algo... pídela, te facilitaré lo que desees, sólo las tengo protegidas para saber quien y por que quiere material de mis blogs... hasta pronto!

malvisto dijo...

Me pareció larga, muy larga: daba para un metraje de unos 40 minutos. Creo que los Coen se tentaron con las largas escenas en las que simplemente se deja la cámara para que filme, y entonces el protagonista puede caminar sin problema todo un cuadro, toda una escena. Unos diez minutos; pero eso al parecer pertenece a los orientales, que tienen su magia con el tiempo.
Y entretenida, sí es entretenida: aquí llegó con subtítulos, mucho mejor, creo yo, porque es más verosímil, sólo que el título pues no sé. No es lugar para débiles....

Kaplan dijo...

genial como acaba el post, señora mia XD
(la peli, pues si, tengo ganas de verla)

Sinblancaporelmundo dijo...

Los castellanos no tienen ni puta idea.

http://sinblancaporelmundo.wordpress.com/2008/03/22/vosotros-los-castellanos-no-teneis-ni-puta-idea-de-espana/

39escalones dijo...

Totalmente de acuerdo.A mí me atrapó.

peke dijo...

Por lo que dices, parece que está lograda. No creo que tenga ocasión de verla. Y estoy de acuerdo con kaplan. ;)

Benjuí dijo...

Desde la primera noticia que leí sobre la dichosa película sé que no iré a verla.
Paso.
Igual dentro de unos siglos me da el punto, pero estoy como empachada.

sinseso dijo...

igual me pasa como benjuí, no sé si verla. tanta violencia.

hace unos días ví dumplins, una peli japonesa turbia y oscura, que me dejó tiritona. de una mujer que prepara una comida rejuvenecedora. ella misma se ve de 30 y tiene 60...ay, un dorian gray escalofriante.

no se, a veces, porque veo cosas tan siniestras...además de recién terminar claus y lucas, de agota kirstof. mucho sufrimiento en un sólo libro.

(oye, ya me leí boquitas pintadas....cumplí)

LA CASA ENCENDIDA dijo...

No está mal la información. En la primera ocasión voy a verla.
Besillos

María Jesús Lamora dijo...

No la he visto, así es que no puedo opinar. Pero es cierto que, a mí también me ocurre, las películas te dejan un sabor dulce, ácido, amargo... y que te cuesta un tiempo desprenderte de eso, verdad?
Abrazo con sabor a The end.

Fernando dijo...

No sé yo con lo del libro de Alberto. A mí me está gustando, pero me sé yo de muchas empresas, no sólo privadas, en las que puede provocar infartos, apoplejías y otras cosas.

Alorza dijo...

Oh, lo siento, te han engañado. En mi libro sí hay violencia. En alguna parte he metido una escena de "Un ciego con una pistola" de Chester Himes. En serio.

CaTpRiNcE dijo...

No la vi, esta en mi lista de cosas pendientes...


Un saludo!!!

Noemí Pastor dijo...

Jelou evribodi. Es verdad que se ha hablado mucho en los medios de la peli de marras. En otro caso, habría sido suficiente como para desanimarme de verla, pero qué le voy a hacer, soy adicta a los Coen, no me la habría perdido por nada del mundo y afortunados quienes la hayáis visto en VO. Yo tengo ganas de volver a verla en la tele, tranquilita, sabiendo ya lo que pasa, y sin tanto desasosiego como pasé en el cine. No he leído la novela, pero me han dicho que es igual de horrible o más.
Ya veis que el libro de Alorza es tan completito que hasta cita a los maestros del género. Si tenéis un poquito de interés por esto de los blogs, os gustará.

Anónimo dijo...

Alberto Q.
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

No es lo mejor que han hecho, por mucho Oscar que se hayan llevado. Vivan 'Fargo' y 'Sangre fácil'.

Eso sí, Bardem está glorioso. Merecido premio para él, en mi opìnión.

Saludos!!!

Noemí Pastor dijo...

Hola, Alberto. Yo también tengo Fargo en mi altar particular, junto con la escela de bolos de Turturro en El Gran Lebowsky. Bardem ya no necesitaba el óscar. Está muy por encima. Saluditos.

cacho de pan dijo...

ayer dejé un comentario aquí y ha desaparecido (?)
te decía que no sé si veré esta película porque me bastan y me sobran los noticieros, donde los criminales más terribles suelen alejarse impunemente y, a veces, ni siquiera cojeando.

Noemí Pastor dijo...

Hola, Cacho, la peli merece la pena, pero (quizás me pilló blandengue) se me hizo dura, dura, dura. Un beso.