sábado, 26 de enero de 2008

Juan Muñoz



Juan Muñoz nació en Madrid en 1953 y murió en Ibiza en 2001.
Estaba casado con la brillantísima escultora Cristina Iglesias, hermana del músico Alberto Iglesias.
Sus esculturas tienen la capacidad de inquietarme y desasosegarme.
Pueden verse ahora en la Tate Gallery de Londres.
En mayo estarán en el Guggenheim de Bilbao.

Technorati tags |

10 comentarios:

39escalones dijo...

Espectacular, un "peazo" de artista. El otro día hubo un reportaje sobre la exposición en Noticias Cuatro. Impresionante.

humo dijo...

En el interior del Guggenheim pueden resultar más impactantes aún.
El tamaño que parecen tener me hacen recordar a los guerreros chinos de terracota, aunque en este caso la impresión de soledad les preste un matiz inquietante.

Noemí Pastor dijo...

Tengo ya muchas ganas de ver la exposición aquí al lado de mi casita. A mí también me hacen pensar en los guerreros chinos. ¿No tienen los ojos rasgados?
Pasearse entre ellos tiene que ser ... Pongan ustedes los adjetivos.

Lucía dijo...

Es como adentrarse en un bosque y sientes la impresión de que podrías hablar con ellos.
Tienes suerte al tener el Guggenheim tan cerca.
Besos.

Noemí Pastor dijo...

Sí, Lucía, como pasear por un bosque semianimado.
Tengo suerte de tener blogsisters and brothers como tú.

malvisto dijo...

querida Noe: ¿qué lujazo te puedes dar! Una preguntica: ¿pero si se puede pasear por entre los guerreros chinos? Uy, es que seria muy bueno, hasta escalofriante, quedarse de espaldas mientras uno se piensa que el guerrero lo mira.

Por otro lado: De la Iglesia. Cada vez desmejora: desmejorado parece ser su segundo a bordo. ¿Qué me dices de ese bodrio llamado Crimen Ferpecto? Una lástima. besos,

Helua dijo...

deseando estoy.. q llegue mayo..

Petrusdom dijo...

Pero, esa multitud con ojos rasgados y risitas contenidas, aislados, pulcros, arropados, felices, ¿no será una muestra de esta sociedad satisfecha en la que nos quieren insertar sin ninguna conciencia?
Es genial, que lástima que se nos fuera tan pronto.
Un saludo cordial

peke dijo...

Sí que inquietan, sí. Qué suerte poder verlo casi en tu casita.

Noemí Pastor dijo...

Malvi, cuando los guerreros chinos estuvieron aquí en Bilbao, no permitían pasear entre ellos. Una pena. Aunque yo temería que uno me clavara un arma en la espalda.
A lo de De la Iglesia te contesto en su entrada correspondiente. Un besín.
Helua, yo también espero no perderme la expo.
Petrus, a mí no me inspiran nada intelectual, sino emocional.
Peke, a ti tampoco te quedan tan lejos.