domingo, 6 de enero de 2008

American Gangster

Cuando yo era pequeña, reinaba en mi barrio y alrededores un traficante de drogas que se llamaba Medina. Medina era alto, moreno y guapo. Llevaba el pelo un poco largo y rizado y sonreía mucho, con una dentadura perfecta. No se compraba la ropa en Barakaldo ni en las Siete Calles, sino en Londres y en Ibiza. Montaba en una enorme y destelleante moto plateada y siempre estaba rodeado de las muchachas más estilosas y bellas. No me extraña nada que muchos chicos quisieran ser como él. Medina triunfó durante unos años y luego lo asesinaron en un ajuste de cuentas.

Me he acordado de Medina cuando he leído unas declaraciones de Cuba Gooding Jr. sobre los traficantes neoyorquinos de principios de los setenta: "Eran auténticas celebridades, como hoy lo son los actores y los deportistas." Cuba Gooding Jr. interpreta precisamente en American Gangster a uno de esos capos ostentosos y ávidos de gloria mediática. Nada que ver con Frank Lucas, el protagonista que hace Denzel Washington, hombre discretísimo que empezó a buscarse la ruina por presentarse hecho un pincel en el mítico combate entre Mohamed Ali y Joe Frazier.

Frank Lucas era un monstruo asesino en los negocios y un hijo modelo, amante esposo y protector hermano con su familia. Justo lo contrario del poli Richie Roberts (Russell Crowe), su perseguidor, que era un funcionario honrado hasta el ridículo y un cabroncete como padre y marido.

El filme está basado en hechos históricos bastante conocidos, así que no os destripo nada si os cuento que el poli bueno consigue encarcelar al gánster malo, con lo que la heroína cambia de manos en las calles, todo sigue igual y decenas de miles de personas (Richie las nombra en la película: abogados, jueces, fiscales, policías, agentes especiales, trabajadore sociales...) conservan sus empleos.

Lo único que cambia es que, cuando Lucas entra en la cárcel a mediados de los setenta, se oye funk, r&b, blues y soul, y cuando sale, ya en los noventa, rap y hip-hop.


Technorati tags |

17 comentarios:

Julen dijo...

Hay que ver qué cosas os pasaban en Barakaldo. Lo mismo un día Ridley Scott se entera de la historia del Medina y tenemos segunda versión, con gangster de barrio. Eso sí, sólo por reproducir el ambiente de los 70 y los 80 ahí en Barakaldo ya merecería la pena. Más de uno íbamos de cabeza a verla.

peke dijo...

En mi niñez, sin embargo, todavía no había traficantes de drogas, pero recuerdo muchos años después en Ourense un par de ellos con coches ostentosos y chicas de bandera de copilotos. Los otros, los traficantes de poca monta, eran otra cosa.

neox dijo...

Asko de droga!.
Parece que el Mal (así con M) tiene más papelitos para vender. De cualquier manera, este tipo de pelis te enseña "muy bien" cómo funciona el sistema, y tal. Supongo que recuerdas los 80 y toda las pelis de manguis. Luego la realidad, se adecúa a eso. Es una pena que los mitos funcionen así, anunciado por TV. Tremenda responsabilidad...

Más cine, por favor :)

humo dijo...

En los '70 y '80 la droga dura mató a mucha más gente de la que podemos imaginar: había menos información y más sensación de impunidad, creo.

En cualquier caso, soy una firme defensora de su regularización comercial - farmacias, o lo que toque en el caso de las drogas blandas - como medida preventiva.

¿Alguien conoce a algún traficante de alcohol o tabaco que sea un icono para los chicos del barrio?

39escalones dijo...

Uf, peliagudo tema. Creo que el debate de la legalización (controlada) sigue estando vigente.
En cuanto a la peli, un tanto tópica, aunque sea una historia real, o casi. Ridley Scott hace mucho que perdió la mano. Pero es interesante, de lo mejor que hay ahora en la cartelera.
Besos

Noemí Pastor dijo...

Julen, si no te importa, en vez de Scott, que venga Scorsese.
Peke, éste de mi barrio creo que era un mando intermedio entre el camello arrastrao y el gran capo capone.
Neox, lo cierto es que de cine no he hablado nada. He aprovechado la peli para contar peripecias.
Humo, yo también creo que la ilegalidad agrava el problema, en vez de aligerarlo.
Escalones, a mí me pareció demasiado videoclip. La reconstrucción de ambientes y la banda sonora, estupendas.

perem1 dijo...

Hola, tengo pendiente ver la película. Aunque como siempre digo, este genero ya toco el techo con los dos primeros "Padrinos" de Coppola, "Erase una vez America" de Sergio Leone y "Uno de los Nuestros" de Scorsese.

Pero sera cuestión de ir a verla, ya que tampoco hay mucho donde elegir.

Un saludo.

Noemí Pastor dijo...

Hola, Perem1. Yo incluyo también entre lo mejorcito otras dos del gran Martin: "Casino" e "Infiltrados".

CaTpRiNcE dijo...

hace poco mas de una semana que vi esa pelicula... La verdad que la vida de Frank Lucas parecia perfecta, con su familia, su hogar... Pero siempre algo acaba saliendo mal y todo se estropea. Frank Lucas se arriegaba mucho como para no ser descubierto, me impacto mucho la escena en la que le pega un tiro en medio de la calle a aquel hombre...

Un saludo!!

cacho de pan dijo...

no la veré.
no es ni una decisión.
no me creo a estos dos en los carteles, no me creo que no sean esos que en realidad son, actores de hollywood disfrazados, haciendo personajes.
me pasa mucho ultimamente...
qué será de mí?
un consumidor de extrañas películas finlandesas?

Möbius el Crononauta dijo...

Pues tal vez le eche un vistazo, a Denzel Washington pocos papeles malos le he visto.
Yo no conozco traficantes de alcohol ¡pero los tipos que dispensan cerveza en mi antro favorito para mi son como dioses! xD.

Noemí Pastor dijo...

Hombre, Catprince, si vas pegando tiros en la cabeza a la gente por la calle, es bastante probable que la vida se te tuerza.
Cacho, es cierto que son más estrellitas que actores. Con todo, Crowe está creíble. Y seguro que en Finlandia hacen pelis estupendas. ¿O no?
Moebius, ayer me acordé de ti, porque repusieron en La Sexta "Doce monos" y volví a ver a Willis con su escafandra. Tómalo como un elogio, por favor.

malvisto dijo...

Me has echo derramar la lágrima por el ganster: parece buena persona. Me ha ganado cómo lo comparas con el poli cabroncete con la mujer. El poli como que es el malo... La película, que no me la he visto, debe ser más que vidente. Este Ridley Scott que venda neveras; hay gente que después de mucho es mejor qe cambie de profesión...

besos,

Noemí Pastor dijo...

Hombre, Malvisto, a Scott no lo tengo yo en un pedestal, pero tampoco es de lo peorcito.

Möbius el Crononauta dijo...

Doce Monos, Willis, un elogio... la vida es bella.

Fernando dijo...

¿Ves como al final eres de barrio de postín? Hija, en San Vicente sólo había navajerillos de tres al cuarto agrupados en bandurrias callejeras, que sólo tenían gancho hasta que cumplías lo seis o siete años. La más molona era la banda de Foronda, el quinqui más quinqui.
Lo del colegio ya fue más duro que la calle, ¿eh, Julen?

Noemí Pastor dijo...

Pa eso estamos, Moebius, pa embellecer la vida a los demás.
Fer, Medina, que no se llamaba así,le he cambiado el nombre por si aca, tenía como ámbito de actuación por lo menos Barakaldo entero. Aparte de él, quincarras de mierda y traficantillos de rango inferior también abundaban. Qué bien suena lo de la banda de Foronda. Hay literatura ahí.