domingo, 18 de enero de 2009

Sombras en el espejo

Frances Fyfield: Shadows on the mirror, 1989
Sombras en el espejo, Alfaguara, 1991. Colección "Damas del Crimen".

Ésta es la primera novela que escribió Frances Fyfield con la abogada Sarah Fortune como protagonista. Luego publicó otras seis más y me pregunto cómo se pueden rellenar siete novelas con un personaje central tan inconsistente, entre chica Cosmo y protagonista de telefilme de Antena 3.

Sarah Fortune no cae bien, no convence como heroína, y el resto de personajes que la rodean tampoco tiene mayor ni mejor envergadura. La insustancialidad general del relato se ve reforzada por una traducción chapucera que llega a llamar "cartas" a las tarjetas de crédito.

Con todo, lo que menos me gusta de esta novela es que trate la prostitución como algo glamuroso, como una ocupación chic de mujeres libres y sofisticadas, cuando sólo es explotación, dominación, pisoteo y sordidez. Alguna escena, además, mezcla sexo y violencia con un regodeo narrativo amarillo y gilipuertas, de relato chungo del Playboy.

Reconozco a Frances Fyfield, sin embargo, la habilidad de construir un argumento sólido en un escenario pequeño cual pista de pádel en la que la pelota rebota siempre en un punto conocido y sale disparada a otro también conocido. Sabe construir un universo bien delimitado, una figura geométrica con unos cuantos vértices entre los que se cuece, bien cocida, la acción.

Con esta mala impresión general que me ha dejado, me quedo atónita cuando leo una entrevista a Friedrich Ani y el buen hombre dice que ¡es su autora criminal preferida! Aquí no habría funcionado aquello de los favoritos de tus favoritos.

Os pongo en la foto la portada de Blood from Stone, lo último que ha sacado Fyfield, en 2008. No creo que pique.



Technorati tags |

14 comentarios:

Lucía dijo...

Desconocía por completo a esta autora y por lo que has dicho no voy a picar. Gracias por el aviso.
Un abrazo.

Mita dijo...

Es que tampoco valdría la pena pagar un buen traductor para eso,¿no?
Siempre me acuerdo de una estudiante que ponía en las portadas de sus trabajos "científicos": Departamento de Romántica.
Musu

Perem dijo...

No sabía de la existencia de este libro, y después de leer lo "bien" que lo dejas, creo que no va a interesarme su lectura.

Un saludo.

Noemí Pastor dijo...

Hola, gente. Que conste que no os recomiendo que no leáis a esta autora. Todo lo contrario: estaría encantada de que alguien leyera algo suyo que mereciera la pena y lo contara. Si le gusta a Ani, por algo será. Yo no lo comprendo, pero por algo será.

peke dijo...

Por ponerte los dientes largos: ya salió T de trampa. Lo acabo de pillar en fnac; espero que no tarde mucho en llegar.

Lula Towanda dijo...

Tomo nota para no picar

Sr Q dijo...

¿Entonces es como un relato del Playboy? ¿Como una de esas novelas setenteras llenas de güisqui, disparos, violencia y el rollo? Oye, bizarrada al canto que me regalaron ayer: tres ejemplares de Molino de serie ultra Z detectivesca, de Earl Stanley Gardner. ¿este hombre cuantos libros escribio en su vida?

Julián dijo...

No es "glamuroso", es "glamoroso". Voy a tomar mate a la rambla.

Noemí Pastor dijo...

PEKE, amore, lo pillé el sábado pasado. He empezado a leerlo, pero voy muy lenta. Seguro que tú lo acabas antes. Espero tu comentario.

LULA, no, hija, pica, por fa. La verdad es que yo esperaba que alguien me rebatiera diciendo algo bueno sobre esta señora.

SEÑOR Q, quizás he dado la impresión de ser especialista en relatos del Playboy. Y no es así. Y no es que lo sea y me dé vergüenza decirlo. Editorial Molino, qué buenos ratos me dio. Disfruta del regalito molón.

JULIÁN, querido, el DRAE admite las dos. Mira: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=glamoroso
Me encanta hablar de palabras.

malvisto dijo...

Me gusta la portada del libro: así solo sea eso. Por otro lado: la verdad que eres muy valiente para terminar un libro que no te gusta, mal traducido, y fuera de eso cliché.
Un abrazo

Noemí Pastor dijo...

Estaba de vacaciones, Malvi, y guardaba la esperanza de que mejorara. Repito: si a Ani le gusta...

Fernando dijo...

A veces pasan esas cosas: los amigos de mis amigos no tienen por qué ser mis amigos. O quizá era una boutade.

Noemí Pastor dijo...

No, Fer, a mí lo de los favoritos de mis favoritos siempre me ha funcionado. ¿Lo has probado tú?

Fernando dijo...

En mi caso los resultados han sido variables, aunque reconozco que no lo he practicado mucho.