miércoles, 28 de noviembre de 2007

"El cine está muerto"

Eso soltó por la boquita Peter Greenaway el otro día en Bilbao. Recorto, pego y copio por el morro sus declaraciones en El Nervión:

El cine de hoy en día no es una experiencia muy social. Nos aísla del resto del mundo y nos obliga a visionar una historia en completa oscuridad, cuando el ser humano no es un animal nocturno, mirando en una sola dirección y sin movernos durante unas dos horas. Es un juego absurdo y estúpido.

Según esto, tampoco sería humano leer tumbado en la cama por la noche, ¿no? En fin, sigamos. Greenaway defiende el cine no narrativo frente al estándar, que sólo nos cuenta cuentos. Hay que buscar nuevas maneras de explorar lo audiovisual, que cada vez que veamos una creación sea algo diferente y que esté centrado en las imágenes. ¿Quién ve ahora cine mudo? Nadie y, sin embargo, estuvo muy presente durante treinta años. Lo mismo pasará con el cine que conocemos actualmente: desaparecerá y eso ocurrirá ante nuestras propias narices.

Las nuevas tecnologías han permitido democratizar el cine, que antes estaba en manos de una élite. Apuesto por crear piezas para teléfonos móviles y para Internet.

Así pues, proyecta una película para Second Life: los espectadores podrán participar en las tramas y hablar con los personajes.

¿Y qué demonios hacía Greenaway en Bilbao? Pues visitar la XX Exposición Audiovisual, organizada por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del País Vasco y el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), en la que es artista invitado. La muestra se puede ver hasta el 15 de diciembre en la sala de exposiciones del BBVA en la plaza San Nicolás de Bilbao. Esta sala está en un palacete del casco antiguo de la ciudad; merece la pena ir a verlo, expongan lo que expongan.

También hizo Greenaway dos cositas más: ofreció un espectáculo audiovisual titulado No TV en la sede de EITB (Euskal Irrati Telebista, radio y televisión autonómicas vascas) y se pringó hasta los ojos diciendo que el "Guernica" de Picasso está en un lugar equivocado, que debería estar en Bilbao y que piensa hacer algo al respecto. Pues a ver qué pasa.


Technorati tags

14 comentarios:

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Peter Greenaway, el de los Limones. No le falta razón, el cine ya no es la aventura de antaño y las nuevas tecnologías lo han transformado en una hogareña diversión interactiva en la cual ya no se cuenta una historia, eliges el final de cada trama. No hay nada más que alquilarse un DVD y ver los extras y chorradillas que tanto gustan con no sé cuantos finales alternativos. Después los formatos y las plataformas digitales...uf,uf, paso de esto que daría para mil posts.
¿El Guernika donde deberia estar?, pues no sé a mi que me lo explique este señor. Picasso ¿ no era Malagueño?.

Lucía dijo...

Si el Sr. Greenaway quiere experiencias sociales que salga a tomarse unos vinos y unas tostas. Yo prefiero que el cine siga a oscuras y estarme quietecita en la butaca a que sea un acto social y todo el mundo se ponga a hablar y a decir cualquier cosa. A mi me gusta tal cual está ahora, pero yo es que tampoco soy muy social.
Besos.

39escalones dijo...

Pues estoy de acuerdo en parte con Greenaway. Yo también considero que el cine, en cierto modo, está en peligro de muerte inminente, pero por otras razones (el capitalismo, la industria, la poca calidad, la informática, la falta de originalidad y un largo etc. en el que no me voy a extender). Sus críticas a las salas me parecen una chorrada y valen para todo, desde un museo a una panadería. Tampoco estoy de acuerdo en que la gente no ve cine mudo; yo lo veo, y que sea mudo o no me da igual. No se filma, pero existe, está ahí, como está el Guernica. Es como si dijera que nadie lo ve porque está en Madrid. En fin. En cuanto al tema del cine narrativo, tampoco le veo el problema, es como si criticara a la literatura o al teatro por ser narrativos. El cine puede ser muchas otras cosas, como cualquier arte, y él suele explorar (con muy poquita fortuna, por cierto) esas nuevas vías. Pero no veo por qué han de ser excluyentes. En fin, que me parece que se ha hecho mayor y le pasa como a García Márquez, que ya flojean. Y en cuanto a lo del Guernica, pues qué quieres que te diga: lo pintó un malagueño exiliado en París para una Exposición Universal a la que acudía un gobierno que estaba a punto de dejar de serlo y que estaba en Valencia. Se titulaba "Guernica". ¿Y? ¿Inauguraremos una nueva corriente por la que sean los títulos de los cuadros los que decidan dónde deben colgarse? ¿Dónde colgaríamos a los borrachos de Velázquez, en una sidrería? Sé que hay gente que pide que se lleve a Bilbao; siento no estar al tanto de la motivación que aducen. Me gustaría saberlo para crearme una opinión definitiva, pero a priori me parece una sandez. ¿Por qué a Bilbao y no a Guernica/Gernika?
Greenaway que se tome las pastillas...
Un abrazo.

Noemí Pastor dijo...

Hola, queridos. Cómo me gusta que no les tengáis respeto a los elefantes sagrados. Es cierto que el cine está, si no muerto, sí bastante malherido y que quizá le queden cuatro días. Pero aquí estaremos una aldea de insociables e irreductibles galos, pagando unos euritos por ver una pantallona. Sin cerrar la puerta a lo que venga, claro.
Corregidme si me equivoco, pero creo que Picasso dejó dicho algo sobre dónde quería que estuviera el cuadro. Confieso avergonzada que a mí me pierde el bilbainismo más tontorrón y que me encantaría que estuviera aquí. Aunque sólo fuera por plantarme delante, como he hecho en Madrid, a oír qué comenta el público. Os juro que una vez oí: "¡Pero si es en blanco y negro!".

malvisto dijo...

Noe, a veces cuando uno de estos grandes suelta una de aquellas frases que es fácil contadecir, refutar confutar, etc, aquella frase de mirar en una sola dirección... me parece que trata de expresar algo que está debajo de las palabras: en este caso, pude ser, que el cine no se aisle, que no se recluya en las salas de cine; que más bien salga, que esté en pie por la calle... lo mismo se puede decir de la literatura.
Es solo una suposición.

¿Y tú eres o no social? Yo a veces, cuando soy muy social; y cuando no, me vuelvo casi un Iscariote; un anacoreta, un padre del desierto

Petrusdom dijo...

Cuando algún vividor del cine dice que el cine ha muerto, tendría que explicar de qué cine está hablando: el divulgativo, el divertido, el lavacerebros, el absurdo, el fantástico, el temático. Es como esos escritores iconoclastas que dicen que la novela ha muerto. Pero, ¡que fúnebres son algunos conferenciantes/marionetas bien pagados! y este señor Greenaway es especialista en ello.

Javier Vizcaíno dijo...

Según los resultados de las últimas autopsias, Second Life está más muerto que el cine, así que no venga con milongas el aburreovejas este.
Lo que le pasa al colega es que él sería incapaz de contar una historia, por eso se inventa que sus corta-pega-colorea son tramas abiertas, y bla, bla, bla.
Por razones obvias, conozco a decenas de personas que estuvieron en el jápenin que montó el tarambaina en el portal de mi casa profesional. Había que escucharles al día siguiente: muermo, tostón, chorrada, sinsorgada, giliplastez... Y conste que no son opiniones recogidas entre paletos como yo, sino entre peña de la que yo me suelo reír porque se tragan todas las actividades marcianas minoritarias que se programan en doscientos kilómetros a la redonda.
A lo que vamos: puede que el cine esté a punto de cascar o ya "palmera!, pero que me lo certifique otro forense, por favor.

BUDOKAN dijo...

Hola Noemí, la verdad es que me gustó este post que nos traes porque me permite expresar algo que siento, y es desprecio por la filmografía del director inglés. Si el cine está muerto, uno de los que empezó a matarlo es Peter. Aprovecho para dejarte saludos!

cacho de pan dijo...

salvo por el acuerdo con la muerte del cine (no será que mister prados lejanos confunde SU realidad con LA realidad?), estoy en un todo de acuerdo, esta vez sí, con los 39 escalones.
que lo tenga quien más y mejor lo cuide y podamos seguir viéndolo mucho tiempo más.

Naty dijo...

Si muere el cine, nosotros con el... Así que más vale que lo mantengamos con vida (me parece que es más que amor al arte)... Saluditos y un finde de película :)

humo dijo...

La novela ha muerto, el teatro ha muerto... ¿Por qué no se iba a morir también el cine?

Noemí Pastor dijo...

Me gusta, Malvisto, tu interpretación de Greenaway. Y la suscribo. ¿Que si soy social? Pues no: tengo un hándicap grande, ya lo digo en mi perfil, que no sé hablar del tiempo.
Hola, Petrus, yo también me acordé de lo de la novela. Son frases grandilocuentes para acaparar titulares y yo he caído en la trampa. ¡Cachis!
Jolín, Javi. Me choca no haber leído nada así sobre Greenaway cuando molaba, cuando nos tragábamos lo del carnicero, su mujer, etc. y oíamos sus bandas sonoras (muy dignas) sin descanso. No lo digo por ti, of course. Y las minorías marcianas son divertidas. Palabra de alienígena.
Así me gusta, Budokan, sin pelos en la lengua. De verdad que no sabía que este señor caía tan antipático. ¡Habría hablado de él mucho antes!
Cacho, sí es cierto que el señor Verdelejos no daba que hablar hace tiempo. ¿Estamos haciendo leña del árbol caído?
Naty, me encanta tu optimismo, pero ¿está en nuestras manos?
Querida Humo, del teatro no voy a decir nada, pero la novela todavía da de comer (y bien) a mucha gente. Y si da pasta, es que vive.
Sabéis que os quiero.

Tarántula dijo...

El cine cambiará porque todo cambia, no es cosa individual del séptimo arte sino de la sociedad y del paso del tiempo, todo esto, diría yo humildemente, tiene una base filosófica.

Pienso también que a la larga tendremos otras costumbres y probablemente podremos con el dedo accionar una película proyectada a través de fotoprotones en el aire.

Es una cosa que tal vez exista, así como ahora existen inimaginables adelantos que antes ni se pensaban.

Con respecto al Gernica, pues estoy de acuerdo contigo. Eso sí te digo, en la visita que hice a España este año, si no hubiera estado en Madrid no hubiera podido verlo, pero tiene razón Greenaway ¿Dónde hay que firmar?

Siempre me divierto en tu blog, siempre capciosa, tú, suertes y buenas estrellas.

Noemí Pastor dijo...

Hola, Tarántula. Es cierto que debemos acostumbrarnos a que el mundo deje de ser tal y como lo conocíamos y a hacer que el nuevo mundo sea también nuestro mundo.
Gracias por apoyar en lo del Guernica. Es una polémica nunca resuelta en este país, en la que participamos más con el sentimiento que con la razón.
Seguimos leyéndonos. Un beso.