miércoles, 21 de noviembre de 2007

Hombres por la igualdad (2)

Contábamos ayer algunas cositas de las que nos dijo Ritxar Bacete (en la foto) en una conferencia que ofreció en Portugalete.

Nos habíamos quedado en los cinco ejes del compromiso que proponen los Hombres por la igualdad. Los redacto en primera persona, como si os hablara Ritxar directamente. Son éstos:

1.- Cambio personal. Los hombres debemos revisar nuestros afectos, nuestra frustración, nuestra legitimación de la violencia, nuestra (homo/hetero)sexualidad; y debemos hacerlo con humildad, sin grandes discursos, con pequeños cambios en nuestro entorno. No debemos flagelarnos, sino reconocernos en cambio, con todo lo que ello supone: altibajos, retrocesos, contradicciones, dudas...

2.- Posicionamiento firme contra la (micro)violencia. No valen medias tintas: hay que rebelarse contra los chistes sexistas, contra los comentarios obscenos que atacan la dignidad de una compañera. Hay que romper el silencio cómplice.

3.- Asumir igualitariamente las tareas de cuidado. Que tu compañera no cargue con lo que tú dejas de hacer por militar por la igualdad. ¿Por qué ciertas militancias históricas son sólo de hombres? ¿A qué horas se celebran las reuniones?

4.- Impulsar y hacer visibles modelos positivos de masculinidad. Ésta es una tarea difícil, pues primero hay que encontrarlos. La mayoría de hombres públicos o famosos son ejemplo de la masculinidad tradicional.

5.- Cambio en el ámbito público. Que los hombres públicos sepan mostrarse de otra manera. Hay otra manera de cambiar el mundo, no con grandes hazañas ni modos guerreros, sino más al estilo de Rosa Parks.

Se están formando grupos de Hombres por la igualdad en Bilbao y Portugalete. Yo me he querido apuntar, pero me han dicho que no puedo.


Technorati tags

19 comentarios:

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Una iniciativa estupenda, pero que los que barremos, cocinamos, tendemos la ropa, tiramos la basura, hacemos la compra, lo vemos como una cosa de lo más normal del mundo.

Noemí Pastor dijo...

¡Clonación obligatoria de Alberto! ¡Ya!

ALBERTO LÓPEZ dijo...

¿clonación? No por favor, a veces cuesta aguantarse uno mismo. No me quiero imaginar a ciento de miles como yo por ahí sueltos.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Las voces cascadas claro que molan.Escucha a Lee Marvin(BUSCA EN YOUTUBE) interpretando Wandering star en la peli La leyenda de la ciudad sin nombre, es fabuloso. Y Lou Reed ¿qué?. ¿y nuestro Joaquinito Sabina?...

Tarántula dijo...

tal vez habría menos deterioro social, humano, si hubiera más humildad, igualdad, no sólo de sexos sino de clases. Esto es imposible, pero ¿qué cuesta intentarlo?

peke dijo...

Es que eso de los roles asumidos es una putada (perdón por la expresión). Mi marido plancha, cocina, cuelga la ropa, hace la compra (y yo con él, pero él es quien lleva la voz cantante porque está más enterado de lo que hace falta). Estudió fuera de casa y aprendió a valerse por sí mismo.
Los cinco puntos que citas para mí son el pan de cada día. ¿Por que no hay más hombres que vean eso como de puritito sentido común?

Fernando dijo...

Y ponerse firmes las patronas.
Si yo no hiciera cosas como las de Alberto, amén de lidiar con los ninios cuando mi dueña tiene curro extra lo tendría claro...
Me gusta lo de los modelos positivos de masculinidad.

Agatha Blue* dijo...

Secundo a Alberto.

No hay nada loable en un hombre que se ocupa de las tareas de la casa...

Lo normal es compartir y no "ayudar", como muchos se empeñan en utilizar en la famosa frase:

" Esta bieeeen, cariiiiño... ¿En que te ayudo?... "

Mecachis... esta frase me sabe a demonios.

Abrazos,

Agatha Blue*

Lucía dijo...

¡Anda, te había dejado un mensaje en el post anterior y no está! Se habrá perdido en el ciber espacio.
Me parecen muy bien todos los puntos, pero ¿por qué no te dejan apuntarte, no están por la igualdad? ¿va a ser un club exclusivamente masculino? ¿no podrías, tú, como mujer, dar alguna buena idea?
Empiezan bien con la igualdad: excluyendo.

Julen dijo...

Complicado asunto que hombres por la igualdad no acepte mujeres. No me parece cuestión baladí, ni mucho menos. ¿Por qué no?, ¿por qué no?

atónito dijo...

El último apunte es buenísimo. Todavía me río:)

Qué caso.

Un besín

Uma dijo...

Alberto is that true?..vengase para Argentina..acá los hombres son tan machistas, aunque muchas de nosotras alimentamos eso..adhiero en lo que dice Agatha, compartir..
besos..

BUDOKAN dijo...

Yo la verdad es que pienso en hombres y mujeres de manera igualitaria como expresiones del género humano. Muy intersante el post, Noemí. Saludos!

39escalones dijo...

Curiosa forma de fomentar la igualdad, no dejando apuntarse a las mujeres. Es como si para entrar en alcohólicos anónimos te preguntan el nombre...
Besos

Lucía dijo...

http://www.elpais.com/articulo/espana/solucion/compartir/colada/elpepiopi/20071123elpepinac_19/Tes

Lucía dijo...

Si ellos piden igualdad, ¿qué nos queda pedir a nosotras? Mires donde mires todo son gestos de desigualdad. (Hacia las mujeres, claro)

http://entrenomadas.wordpress.com/2007/11/23/un-comite-de-honor-muy-masculino/#comments

Ritxar Bacete dijo...

Queridas compañeras y compañeros, soy Ritxar Bacete (el de la foto) y me alegra mucho que el debate haya salido de las paredes de aquel hotel...Gracias por vuestro interés y comentarios.

Solamenete quería aclarar una cosita. El movimiento de hombres por la igualdad no excluye a las mujeres, es más la relación con éstas, sus prácticas, reflexiones y luchas con algo fundamental para nosotros. Lo único que nos planteamos es realizar el trabajo específico que nos toca a nosotros: mirarnos en los espejos de las masculinidades, porque en los compañeros encontramos el modelo que nos ha cincelado desde el sexismo. Creemos sinceramente que desaprender el machismo con quienes han tenido una experiencia muy similar es una buena herramienta...Al menos a nosotros nos sirve y nos hace bien. Quizás no sea la mejor herramienta ni la única, pos eso invitamos a todo el mundo a que experimente y comparta sus propias propuestas: específicas, mixtas...
Por otro lado, me admira la capacidad de proponer teorías, prácticas, propuestas, luchas, cátedras, etc, que han tenido las mujeres desde los distintos feminismos...Y el escaso contraste que podemos aportar hoy en día los hombres en todas estas materias desde una perspectiva igualitaria. Creo que hasta converger en un camino organizativo común nos queda un trechito del camino por recorrer, compañeros...más allá de que seamos hombres "normales" que como comemos, cocinamos, que como ensuciamos, limpiamos, que como necesitamos cuidados, cuidamos a los y las demás...
Espero haber sido capaz de explicarme...y lo dicho, en el movimiento por la liberación de hombres y mujeres cabemos todos y todas, hagamos nuestro camino como creamos y sintamos más oportuno, seguro que nos encontraremos.

Salud y abrazos!

Ritxar Bacete

Noemí Pastor dijo...

¡Uyuyuyyy! ¡Cuánto pa contestar! ¡Me dais un trabajo! En fin, allá vamos.
Lo de las tareas domésticas no tiene vuelta atrás: se acabó la ayuda; ya está aquí el reparto. ¿Que por qué tantos hombres no lo ven como de puritito respeto a los iguales? Deberían contestar ellos. A mí sólo se me ocurre que nadie cede privilegios, por injustos que sean, sin que se le fuerce un poquito.
Menos mal que ha venido Ritxar a quitarme un poco de trabajo. Yo iba a explicar que pretendían un espacio privado de reflexión, pero ya lo ha explicado él perfectamente. Además, para militar por la igualdad, tengo ocho mil asociaciones de mujeres. Lo bueno sería una verdaderamente mixta (40%-60% son mis números mágicos)y equilibrada. ¿Hemos llegado ya a eso?
Sin más, muchas gracias por vuestras aportaciones. Lo he leído todo con verdadero interés, me alegro de que os enganchéis al debate y no os preocupéis, que seguiré dando caña para que sigamos debatiendo. Un beso.

ChjpHunter dijo...

This role is somewhat similar in statute to that of a commander-in-chief. An officer's commission is signed and sealed by the President. This is a nominal position, the powers of which are exercised on the advice of the Government. (See Minister for Defence.)
Power of pardon
The President, on the advice of the Government, has "the right of pardon and the power to commute or remit punishment".[5] Pardon, for miscarriages of justice, has applied rarely: Thomas Quinn in 1940, Brady in 1943, and Nicky Kelly in 1992.[6] The current procedure is specified by Section 7 of the Criminal Procedure Act, 1993.[7] There were plans in 2005 for paramilitary "on the runs" to receive pardons as part of the Northern Ireland peace process, to supplement the 1998 early release of serving prisoners after the Good Friday Agreement.[8] This was controversial and was soon abandoned along with similar British proposals.[9][10][11] Power of commutation and remittance are not restricted to the President,[12] though this was the case for death sentences handed down prior to the abolition of capital punishment.[13]






FundingToronto flowers