lunes, 6 de febrero de 2012

Cuestión de galones

Ricardo Bosque, además de ser la madre y el padre de La Balacera y de Calibre 38, lo cual no es poco, tiene varias novelas en el mercado: entre ellas, Suicidio a crédito, de la que ya hablamos en Boquitas Pintadas.

Ahora ha traído al mundo digital Cuestión de galones. He aquí la peripecia de la novela:

Nos hallamos en Zaragoza en el año 33 después de la Expo, es decir, en 2041. Gracias a una reestructura total, la vieja ciudad ya no solo se halla en los mapas de todo el mundo, sino también en las cartas de navegación… En medio de este panorama divertido y delirante, Ulises Sopena, capitán de la policía, tiene que resolver el misterio de un cadáver que ha aparecido flotando en las aguas de uno de los canales que atraviesan la ciudad. El finado es toda una figura deportiva: el capitán del equipo de waterpolo Zarawater, que tiene encendidas las pasiones ciudadanas. En el empeño por reconstruir sus últimos pasos y establecer quién pudo haberle asesinado, Sopena hará un recorrido en moto acuática, acompañado de la subteniente Fitzpatrick, por una ciudad llena de rincones sumergidos e insólitos, de caracteres anfibios e hilarantes, de personajes curiosos bajo su traje de neopreno.

Os adjunto, por si os interesa, que seguro que sí, un enlace al dossier de prensa de Cuestión de galones.
¡A disfrutar!

10 comentarios:

peke dijo...

Lástima que no se venda en papel. De momento me resisto al nuevo libro, pero supongo que acabaré cayendo. Con la presión que tengo a mi alrededor...

Noemí Pastor dijo...

Hola, PEKE. Yo tampoco uso de momento e-book, porque me lío con el asunto de los formatos y tal. Pero lo tendré, claro, y podré usar maletas más pequeñas y ligeras. Mira, igual me estreno con esta novela de Ricardo. Bicos.

39escalones dijo...

Si Zaragoza quedara bajo las aguas, cual Venecia ibérica, sería la capital mundial del surf forever and ever. Ni Tarifa, te lo digo yo.
Besos

Noemí Pastor dijo...

Puies nada, ESCALONES, empezamos ya a organizar el Campeonato Mundial de Surf del año de marras. Me ofrezco a colaborar, aunque advierto que mi tiempo récord sobre una tabla se eleva a unos tres segundos. Tumbada, claro. Un abrazo.

Ricardo dijo...

Gracias por la entrada, Noemí. Y no te preocupes por lo de los formatos, no tiene ningún problema y te puedo asegurar que, para grandes lectores, el ebook es un inventazo.
Escalones, tienes más razón que un santo, lo de Tarifa no es nada, por ejemplo hoy mismo.

Tarántula dijo...

estuve un tiempo leyendo policiales españoles y me encantan, aunque algunos son verdaderos ladrillos, podría decir que es la literatura actual que revindica a la literatura española con mayor dignidad (esto según mi humilde opinión). Lo siento, pero del resto he leído mucha basura y me paso nuevamente al bando en español del otro lado del charco.
Pero las policiales, molan.

Noemí Pastor dijo...

RICARDO, estoy de acuerdo. Ya sé que lo de los formatos no es problema; solo lo es para mí, que no acabo de aclararme. Y más temprano que tarde tendré mi aparatejo, no lo dudo. Gracias por todo, brother.

Noemí Pastor dijo...

Hola, TARÁNTULA. Ya me contarás o me dirigirás hacia donde hayas escrito sobre literatura española, pues me apetece leer tanto tus elogios como tus críticas. Un beso.

Jabi Basterra dijo...

Yo la acabé hace unos días y creo que es la novela que más me ha gustado de Ricardo. Como todas, es divertida y muy muy original.
En esta, como novedad, acabas calado.
Ah!,y la banda sonora de la Venecia baturra está pero que muy bien.
Un saludico.
Jabi Basterra

Noemí Pastor dijo...

Pues nada, JABI, ya voy a por ella en cuanto pueda. Me gusta especialmente eso del humor negro. Saludos findesemaneros.