viernes, 15 de julio de 2011

Shirley Jackson (1)

Era yo una tierna estudianta de Traducción (sigo siendo estudianta, pero ya no tierna) cuando mis insignes profesoras me ordenaron verter del inglés al español The Lottery, un relato de 1948 de Shirley Jackson. Hasta entonces no había tenido yo noticia de esta escritora y desde entonces, desde que tuve que desmenuzar su relato para traducirlo (he buscado por todas partes mi texto para publicarlo aquí, pero me temo que me deshice de él; lástima), no me la he quitado de la cabeza.

Leo en la Wikipedia que Jackson publicó The Lottery en The New Yorker el 28 de junio de 1948 y provocó cientos de cartas de lectores conmocionados (Me identifico. A mí también me produjo una conmoción; una conmoción de placer.) y también airados, que se preguntaban qué significaba aquello. (Ahí no me identifico. Yo no me pregunté nada, no sé si porque para entonces ya había dejado de preguntarme por significados o porque lo comprendí todo. Todo).

The New Yorker, alarmado porque perdió decenas de suscriptores, publicó una lamentable nota de disculpa por haber herido la sensibilidad de su parroquia y Jackson, dos meses más tarde, abrumada por preguntas de lectores, contestó (la traducción es mía):


Me resulta muy difícil explicar qué quería transmitir con mi relato. Supongo que he trasladado un antiguo rito, particularmente brutal, a los tiempos presentes y a mi propia ciudad, con la intención de producir un shock en los lectores mediante una dramatización gráfica de la violencia gratuita y de lo inhumano de sus propias vidas.

De hecho, Jackson siempre se negó a ahondar en las explicaciones de La lotería, lo cual, como es lógico, ha dado pie a interpretaciones de todo tipo, de lo más ramplón a lo más estrafalario. Sea como fuere, tras el escándalo inicial, La lotería fue haciendo su camino, ha llegado a adaptarse para el teatro, la radio e incluso la danza, como veis en el cartel, y hoy se lee en todas las escuelas.

De momento, vale con este primer capítulo sobre Jackson. Continuará.

10 comentarios:

Elena Rius dijo...

Shirley Jackson, una autora que me encanta. Espero tus próximas entradas sobre ella. Como tú, yo también quedé conmocionada -pero no escandalizada, no sé qué les pasa a los americanos con estas cosas- al leer "The Lottery" y a partir de ahí he leído todo lo que he podido de ella.

Uno dijo...

Me pregunto qué causó tanto revuelo, tierna traductora.

Peke dijo...

Sí, a mí como a Uno, me intriga qué pudo causar tanto revuelo.

Noemí Pastor dijo...

ELENA, lo de los americanos me lo explico así: no les gusta que alguien escriba que en su país (y en el mundo entero) suceden cosas como en las del relato, porque en el fonfo saben que SÍ suceden. No exactamente como lo cuenta Jackson, claro, pero sí hay una violencia (o varias) más o menos soterrada y reconocible y les asusta reconocer que es así.

Noemí Pastor dijo...

UNO y PEKE. Bueno, pensad que era 1948 y no había ni tele ni nada. Hoy en día no habría sucedido. El relato conmociona, asusta, perturba, deja como mal cuerpo y hay gente que rechaza ese tipo de literatura de antemano.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Esta mujer, compa Noe, no le "toca" nada a Michael Jackson, ¿no..? Que tampoco pasaría nada, oye, pero, bueno, me tranquilizaría saberlo. No tengo la más mínima referencia de ella (algo que ya te podrías suponer, dados los "antecedentes penales" del "reo"...), pero ya que me has puesto sobre su pista, pues habrá que seguirla, cómo no. Eso sí, veo que, en la respuesta que le das a Uno y Peke, no detallas mucho, no. Tendré que leer, supongo, la siguiente entrega...

Un abrazo y buena semana.

Noemí Pastor dijo...

Hombre, Manuel, es que creo que ya he destapado bastante el relato y no quiero privar a nadie de la sacudida que me dio a mí. Aunque quizás he creado unas expectativas que luego se queden en nada. El relato da emociones fuertes, pero no es solo eso; es una pieza literaria muy sólida.
Y, que yo sepa, no era de los Jackson. Entre otras cosas, no era negra. Bueno, Michael tampoco, ¿no? Ya no me acuerdo.

loquemeahorro dijo...

¡Shirley Jackson!

Madre mía, yo tuve una temporada que iba por ahí buscando libros (en castellano) de esta autora, con escaso éxito.

Así que realmente siento que no conservaras la traducción.

De todas maneras supongo que en estos tiempos interneteros se podrán encontrar más fácilmente, sobre todo los cuentos, a lo mejor en pdf.

Noemí Pastor dijo...

LOQUE, de hecho he encontrado al menos una traducción al español en la red, pero no me gustaba mucho, creo que le quitaba calidad al texto, así que no la he enlazado.

Mr,Bean dijo...

The election was mostly a disappointment to Republicans, as the amendment failed to pass and Democrats gained a majority in the state legislature

hotels in centre of edinburghgratis sex