martes, 27 de julio de 2010

B-NY-B (2): Sentimentalidad

Hay quien dice que la autoficción cae invariablemente en la sensiblería y el sentimentalismo. No estoy del todo de acuerdo, pero sí en que lo roza peligrosamente. Por eso prefiero hablar de sentimentalidad, para quedarme en un punto indeterminado entre la ñoñería y la brutalidad, que, aunque no lo parezca  por la fama de burra que tengo, tampoco me agrada si no tiene un poquito de contenido.

La sentimentalidad no falla en la autoficción. Se diría que es un ingrediente imprescindible. El narrador-personaje-escritor se nos pone siempre más o menos lírico o más o menos crudo, pero siempre exhibicionista, obsceno casi, y eso supone, como digo, bordear arriesgadamente lo sensiblero.
Con la inestimable colaboración de mi barrio bloguero, he encontrado por la red críticas fuertecillas a B-NY-B: que rezuma azúcar, que es de un candor insoportable, que huele a catequista y a monaguillo. Me pregunto si quien sostiene eso habrá leído la novela original en vasco o su traducción al castellano, de Ana Arregi, que servidora de ustedes no ha leído. Y me lo pregunto porque me temo que eso importa.

Os contaré al respecto un par de cositas. En una escena de El hijo del acordeonista, de Bernardo Atxaga, unas niñas y su papá juegan a escibir palabras en papelitos, guardarlas en cajas de cerillas y enterrarlas en el jardín. Yo no leí El hijo del acordeonista, sino Soinujolearen semea, la versión original, en vasco, y la escena no llamó para nada mi atención. Luego, mucho más tarde, leí una crítica feroz (la famosa crítica feroz) de tal escena que la calificaba de blanda y almibarada. Y me acordé de la otra cosa que os quería contar, que me sucedó a mí misma.

Una vez escribí un poemita en vasco para leer en una entrega de premios. Luego pensé que quizás no toda la audiencia me entendería, me puse a reescribirlo en español y me quedó una cosa hueca, manida, inflada de tópicos, vacía, azucarada e infumable. Qué curioso: lo que en vasco funcionaba y sonaba más o menos fresco, en español no daba la talla en absoluto, habría necesitado mucha elaboración para convertirse en algo decente. Así que, falta de tiempo, leí el poemita sólo en vasco y, cuando me preguntaron por qué no lo había traducido al español, conté esto que estoy escribiendo ahora.

O sea, que ya tengo registrados tres casos en que, al pasar del vasco al castellano, surge la ñoñada. Y se me ocurre que es porque la retórica de lo cursi, de lo manoseado, de los lugares comunes que empalagan, no existe hoy por hoy en vasco. Alguna ventaja tenía que tener el ser una lengua en vías de normalización y es que ciertas palabras todavía no están gastadas por el uso, no están aquejadas de la afasia semántica de la que nos hablaba Emilio Lorenzo, todavía mantienen su fuerza, su significado, no tienen ecos dañinos, no connotan. Todavía "solidaridad" significa "solidaridad" y no "eso que dicen que practican, pronuncian con acento secundario -sólidaridád-, repiten hasta el cansancio y da grima oír".


Technorati tags

32 comentarios:

nineuk dijo...

Interesesante cuestión, al menos para mí. No me atrevería a dar una opinión definitiva. A veces lo que no funciona en el idioma traducido (me temo, y en esto te concedo toda la autoridad)es algo tan simple como la música. Los idiomas tienen sus ritmos, sus cadencias, sus sonidos. Cojons no suena como Cojones ni Alkartasuna como Solidaridad. hay libros (como el Ulises de Joyce) que son solo parcialemente traducibles.Con la poesia, sospecho que pasa casi siempre... En casa de mis suegros hay un Quijote completo en euskera... no funciona, nos pongamos como nos pongamos.

Uno dijo...

Las connotaciones, lo manido... Qué bien lo has explicado. No se me habría ocurrido nunca pensar en esa ventaja de un idioma digamos que aún poco sobado.
¡Uy, la de ideas que me está dando esto!
Me voy a elaborarlas.
Un abrazo.

Jo Grass dijo...

A mí el asunto de la traducción me parece más dificil que la propia escritura, sencíllamente porque hay cosas intraducibles; en el camino pierden el tono original, o la expresión contiene unos matices que no existen en otro idioma. Creo que tú traduces y me parece encomiable, pero ya te he dicho en otras ocasiones que siempre prefiero la versión original. Hermosas traducciones nos han permitido leer y disfrutar de grandes obras de la literatura, pero también ha ocurrido lo contrario.
Siempre te pongo el ejemplo del cine porque es lo que tengo más cerca: los doblajes me sacan de quicio.
Me hubiera gustado leer a Uribe en versión original, pero la lectura en castellano me pareció ágil y fresca, y según he leido en alguna entrevista que le hicieron, a él también se lo parece.
Requetebesos, primi.

Laura Uve dijo...

Ummm, no sé qué decir... pero me oriento más en la línea de nineuk de la musicalidad, cadencia y ritmo que de la idea de lo manido en unas lenguas y en otras. Me parece que el concepto de solidaridad para un catlán y para un español es exactamente la misma aunque lea solidaritat o solidaridad porque el contexto y la experiencia es muy parecida.... en fín, no tengo certeza total claro.
En realidad he entrado a comentar lo de la autohagiografía de la foto... jajajaja.... me hace gracia porque, en broma, y en otro espacio virtual he escrito hagiografías (vidas de santos, laudatorias y subjetivas...).

Noemí Pastor dijo...

NINEUK, la música, la prosodia, el ritmo son importantes. En cualquier escuela o facultad de traducción te recomiendan que leas lo escrito en voz alta, a ver cómo suena. Hay traducciones al euskera que no funcionan porque respetan unas normas gramaticales estrictísimas. No recuerdo si era el caso de On Kixote. Otra cosa es si los idiomas están suficientemente trabajados, moldeados para encajar en todo. Anímate a escribir algo sobre el pop-rock en inglés, euskera, español... Ahí hay tela.

Noemí Pastor dijo...

UNO, espero que salga algo interesante. Se me ocurre que también influye en esto la relación del hablante-oyente-lector con la lengua. Quiero decir que puede que a mí me suene más fresco el inglés, pero sólo porque lo oigo menos.

JO, te aseguro que hay traducciones que mejoran el original; depende de quién haya escrito y quién haya traducido. Los doblajes (y los subtítulos) son de calidad muy variable. Por ejemplo, House, en la tele, está cojonudamente traducido y luego en el cine a veces oyes cosas que te hieren la oreja.

Noemí Pastor dijo...

LAURA, pues dime dónde, porque las vidas de santos son uno de mis placeres culpables. ¿Conoces el blog Almanaque, de mi brother Antonio Toribios? Échale un vistazo, anda.

el jukebox dijo...

De acuerdo en que lo de las traducciones puede dar al traste con una buena frase y hasta con una buena novela.
Ahora, lo de "la retórica de lo cursi, de lo manoseado, de los lugares comunes que empalagan, no existe hoy por hoy en vasco"... No sé yo. Hay gente que está todo el día con el 'goxua' en la boca y el 'maitia' en la recámara, expresiones que, al menos a mí, me ponen un poco cresta.

Laura Uve dijo...

Jajaja... es un poco impresentable lo de mis hagiografías, igual algún día. Quizás haga una versión más presentable para el blog. Voy a ver el Almanaque..., merci laztana.

Kaplan dijo...

No me sorprende en absoluto nada de lo que dice, Noe, porque entre gallego y castellano sucede igual.
Veré lo que sucede con Uribe, porque su libro B-NY-B traducido al gallego lo tengo en lista de espera, pero en casa de una amiga que no vuelve hasta setiembre.
Entonces veré.
Feliz verano.

loquemeahorro dijo...

Lo del poema no me extraña nada, son dos idiomas que "suenan" de una forma totalmente diferente y en poesía la sonoridad es fundamental.

Estoy pensando lo de El Quijote y sí que me chirría un poco, lo reconozco.

pd. ¡¡Los Roperts!! ¡Viva!

josu O. dijo...

Komentatu nuen moduan niri asko gustatu zitzaidan liburua ( http://jorbe.blogsome.com/2009/02/02/bilbao-new-york-bilbao/ )

Oso poetikoa eta lirikoa iruditu zitzaidan baina ñoñoa inola ere ez. Lirikak ez du zergatik "pegajosoa" izan behar.

Itzulpenen arazoa beste bat dela uste dut. Itzulpenak beste konplexutasun bat ematen dio idazleari eta testuari berari.

HLO dijo...

Oye, me encanta la nueva rotulación: autohagiografía. Qué bueno. Un hallazgo.

Noemí Pastor dijo...

JUKE, es verdad, hay una variante del vasco, especialmente el de hablar a las criaturas, que infantiliza la lengua y el mundo entero. En el peor de los sentidos.

Noemí Pastor dijo...

LAURA, bueno, todas tenemos algo impresentable publicado por algún lado. Ya me dirás qué te parece el Almanaque.

Noemí Pastor dijo...

KAPLAN, pues me produce mucha curiosidad esa traducción al gallego. Ya me contará usted.

Noemí Pastor dijo...

LOQUEMEAHORRO, ya, pero casi todos hemos leído a Shakespeare en español y no nos chirría. Y la Biblia, y el Corán, y ...
Quise hacer un homenaje a ese icono sexual que fue George Roper.

Noemí Pastor dijo...

JOSU, niri ere ez zitzaidan batere melenga iruditu, baina eguaztatu dut euskaratik gaztelaniara pasatzean sortzen dela halako ñoñokeria. Ahal bezain pronto irakurriko dut zure iruzkina. Musu bi.

Noemí Pastor dijo...

HLO, como casi todo lo ingenioso de este blog, lo de autohagiografía es copiado; concretamente a Fernando Vallejo. Besos.

Laura Uve dijo...

Es verdad lo que dices (sobre publicar algo impresentable en los mundos virtuales, el papel lo respeto mucho y ahí soy muy estricta y responsable)... para mi aquello fue un puro divertimento, lo disfruté y no me arrepiento (ni de coña... vamos...).
He estado leyendo el Almanaque, me ha encantado, gracias de nuevo.

ncuentra_silvia dijo...

Como no soy capaz de leer novela-y enterarme!- en otros idiomas que no sea éste en el que me manejo, no puedo opinar de la diferencia entre dos textos.
Pero sobre B-NY-B, aporto algo: en una firma de libros pude estar un ratillo hablando con Kirmen y sobre la traducción me dijo que la firmaba otra persona pero que tampoco era como para tomárselo al pie de la letra. Vamos, que me dio a entender que él había tenido mucho que ver con la traducción.
Dejo ahí el intríngulis-chíngulis...

Noemí Pastor dijo...

LAURA, creo que hay que perderle ese respeto reverencial al papel.

SILVIA, ya lo sospechaba. En alguna parte he leído que la traducción al español es de Ana Arregi, Gerardo Markuleta y el propio Uribe. Ya hemos hablado por aquí alguna vez de las autotraducciones. Igual tenemos que hablar más.
Oye, Silvia, que qué te pareció la novela, traducciones aparte.

Laura Uve dijo...

Noemí, imposible, no puedo (digo lo de perder el respeto a lo escrito en papel). en mi disciplina además... bufff... muy complicado. Además creo que tengo aún esa idea reverencial de que cuando tomas la palabra para decir algo, no es para decir nimiedades. Eso sí, como también me gusta decir alguna que otra banalidad, afirmar sin demostrar siempre su base científica, etc. he ido buscando y buscando por los mundos virtuales y me encanta esto de los blogs.

Noemí Pastor dijo...

LAURA, hija, pues no habremos leído miles de veces tontadas enormes en papel. No creo que el papel dé más categoría a un escrito. Todavía tiene más prestigio, pero eso puede cambiar. Mira, igual me da por escribir una entradita sobre esto.

Laura Uve dijo...

Pues, mi niña, estoy de acuerdo del todo. pero que se lean tontadas en papel, no quiere decir que yo, de momento, me anime... Pero quien sabe...todo se andará... o no...

Noemí Pastor dijo...

Creo que somos (me incluyo) demasiado vergonzosas e inseguras. Tenemos que pisar más fuerte y sentirnos capaces de publicar cosas tan estúpidas como cualquiera.
Además, me da apuro escribir obviedades, pero sabes bien que en ocasiones la única razón por la que alguien publica algo es que tiene un amigo en una editorial.

Laura Uve dijo...

Te doy la razón, vergonzosas, pudorosas... sí, ¿pero quieres decir que hay algún avance en publicar estupideces? Ummm...
Lo segundo... lo he sufrido (y lo seguiré sufriendo) porque además voy de free lance (se dice así?), pero ha sido mi opción y no busco otra cosa. En el campo de la historia todo está copado por una minoría endogámica que está en todos los sitios: universidad, revistas, editoriales, congresos... Pero es lo que hay.

Noemí Pastor dijo...

LAURA, no es ningún avance publicar estupideces, pero ¿por qué te tiene que dar vergüenza a ti si no le da a nadie más?
Y lo otro sucede en toditas las partes, hija. Casi nadie cede su parcelita de poder.

Icíar dijo...

Pues sí es un problema lo que dices. O sea, no es exactamente un resultado de una mala traducción, sino que hay que incluso haciéndolo bien, en vasco transmite una cosa, y en castellano tramite una ñoñada.
¡madre mía!¡qué problema! ¿pasará eso con todas las lenguas?

Noemí Pastor dijo...

Es posible que pase con todoas o con muchas, pero ¡como no nos damos cuenta...! En el mejor de los casos, sólo podemos juzgar la versión final, sin poder compararla con el original. Qué le vamos a hacer. Tenemos límites.

Laura Uve dijo...

Pues, aún confío en que haya personal que opte por no escribir estupideces (al menos conscientemente, claro)... ¿¿¿por u-topía???
Ahora bien, aquella persona que quiera hacerlo..., pues allá ella, no soy nadie para juzgarla, claro. Procuraré darle esquinazo y no perder el tiempo leyéndola.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.