viernes, 25 de septiembre de 2009

Las alas de la esfinge



Si no fuera porque nos consta que Montalbano es un macho machote, diríamos que está menopáusico: hay que ver qué emotivo, qué llorica, qué sentimental se nos ha puesto en esta última entrega. Tiene ya cincuenta y seis tacos, no es ningún chiquillo, y en su vida personal arrastra décadas de discusiones y mosqueos con la antipática de su novia Livia. Pero ahora parece que la relación ha tocado fondo. Alguna vez tenía que ser.

En cuanto al caso que investiga, como decían las Tacañonas, qué alegría, qué emoción, ha habido repetición. ¿Por qué? Porque otra vez tenemos a una veinteañera despampanante muerta, como en Ardores de agosto. Y es que ya hasta para morirse, hasta para que te maten hay que estar buena. Empiezan a tocarme las narices tantos cadáveres femeninos desnudos o semidesnudos, con maquillaje, escotazo, minifalda y tacones, como aparecen, por ejemplo, en CSI Miami. Algunos blogs feministas americanos empiezan a hablar de necrofilia y otras palabras feas. Pero, bueno, vamos a dejarlo por hoy y volvamos a la novela.

La cosa es que Montalbano está, como digo, ñoñete, pero también más socarrón, payaso, zarzuelero e histriónico que nunca. Y acompaña esa actitud con diálogos gamberros, muy bien traducidos, y reflexiones en las que reparte estopa, con sutiles alusiones, eso sí, contra el cavaliere y sus leyes sobre la legítima defensa, contra el primer (o ex primer) ministro ruso y, sobre todo, contra el tráfico de seres humanos. Ya leí no hace mucho unas declaraciones de Camilleri sobre el turismo sexual que me arrancaron aplausos. Ahora sigue por el mismo camino, dándole vueltas al asunto de la explotación sexual, la prostitución y sus matices. Y, ya de paso, también se queja de la abundancia de cadáveres y la repetición de las noticias en los informativos televisivos, de la toponomástica siciliana y del maltrato a los inmigrantes en los campos de concentración; perdón, centros de acogida.

Disfrutad de este último Montalbano, que, aunque espero no ser profética, ya no vendrán otros muchos.


Technorati tags

18 comentarios:

kweilan dijo...

Excelente y entretenido comentario. Camilleri me gusta pero no lo sigo al 100%.

Noemí Pastor dijo...

Yo tampoco le sigo al 100%: sólo leo las novelas de la serie de Montalbano; de las demás, ni una. Saluditos.

Lucía dijo...

Parece que nos persigue la casualidad ¡lo acabé de leer ayer! Y como siempre me pareció excelente. Lo mejor son las escenas en que se dedica a hacer comedia: cuando interroga al de la tienda de pinturas, y en Ardores de Agosto cuando hablan con el vigilante de la obra; se me escapan las carcajadas solas... es puro genio italiano, ¡te lo digo yo que mi padre dejó de engañarme con sus comedias hace ya tiempo!.
Tampoco he leído nada fuera de la serie de Montalbano y a veces me da un poco de remordimiento: seguro que me estoy perdiendo libros estupendos...
Un abrazo.

Noemí Pastor dijo...

La verdad es que son libritos deliciosos que se leen en un pispás y dejan buen sabor de boca. Lo único que me cabrea un poco es que las mujeres se clasifican en tías buenas y cocineras. No hay más opción.
Besos, cara.

Manuel Márquez dijo...

No he leído nada de Camilleri, compa Noe, pero leí el otro día una entrevista suya en El País, y era fuertemente crítico con la situación política de su país (algo que tampoco debería sorprender, visto lo visto...). En fin, apuntado queda. Y van...

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

molano dijo...

No conozco el escritor ni el personaje pero suena, ligero y entretenido. Este para la mesilla.

cafecortadocontresdeazucar dijo...

Andrea Camilleri es uno de esos autores que me encantan, pero mas me encanta porque me lo recomendo mi padre y eso para mi es valiosisimo.

Hoy cuando tengo que venderlo (en la libreria donde trabajo) lo hago con un orgullo enorme ja!

beso grande

Mita dijo...

Yo ya sabes que eso no leo.
Me gustó mucho la idea del blog:colabora con nuestras ciudades. Ojalá funcione bien! Me pareció, claro, muy restringido a Bilbao.
Lo del Quitómetro me encantó!:))

Sé que es una molestia, pero puedes cambiar en tu lista de blogs el enlace al mío. La dire correcta es:

http://corrientesdeaguayazahar.blogspot.com/

Así te saldrá actualizado.

Besitos, llega el otoño veloz.

Me he comprado el último libro de Elèna y no sé por qué lo primero que pensé fue en ti.Se llama Tribulaciones de un sicario.

Julen dijo...

Yo lo he leído "conteniéndome" para que no me durara un asalto. ¡Hay que ver cómo se leen las novelas de Montalbano! Será que lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Noemí Pastor dijo...

MANUEL MÁRQUEZ, pues yo la entrevista no la he leído, pero sí otras declaraciones suyas y no tienen desperdicio. Las novelas de Montalbano se leen como se bebe el agua. Ya me contarás, si lo pruebas.

MOLANO, ligero y entretenido, por supuesto. Añadiría divertido, a ratos cáustico y con cierto interés literario, además.

CAFECORTADOETC. ¿Has leído las novelas que no son de la serie de Montalbano? Agradecería una opinión. Saludos.

MITA, la iniciativa de "Colabora" la hay en más ciudades. Yo, claro, me refiero a la mía. Prometo que este otoño-invierno leeré cosas que no sean de asesinatos. De verdad que me he propuesto probar otras cositas. Pero me encanta ser sicaria. Besos. Cambio lo de tu blog ya mismo.

JULEN, te comprendo. Da pena ver que lo que tienes entre manos se te acaba, se te agota. Pero siempre queda la opción de releer. Más besos.

HLO dijo...

Empezará con Montalbano -mi deuda pendiente- con otra entrega, en la que esté menos llorón y más hedonista.
¿Cuál me aconsejas tú?

Francisco Ortiz dijo...

Que siga insobornable Camilleri es una noticia fantástica. Ah, espero que nos dure mucho, muchísimo ese inconformista, sin pelos en la lengua, valiente y lúcido cronista de nuestros tiempos.

humo dijo...

Me lo compro ya mismito... En cuanto a la aclasificación de las mujeres, italiano tenía que ser.

Uno dijo...

Yo como HLO también preferiría epezar con una que te haya gustado mas. ¿Qué otra recomiendas?

Noemí Pastor dijo...

HLO y UNO, servidora es partidaria del orden cronológico, así que seguiría esta lista, que copio de la wikipedia:
* 1994, La forma del agua
* 1996, El perro de Terracota
* 1996, El ladrón de meriendas
* 1997, La voz del violín
* 1998, Un mes con Montalbano
* 1999, La Nochevieja de Montalbano
* 2000, La excursión a Tindari
* 2001, El olor de la noche
* 2002, El miedo de Montalbano
* 2003, Un giro decisivo
* 2004, La paciencia de la araña
* 2004, El primer caso de Montalbano
* 2007, La luna de papel
* 2009, Ardores de Agosto
* 2009, Las Alas de la Esfinge
No todos los títulos son novelas; algunos son relatos cortos. Que os aproveche.

FRANCISCO, yo también lo espero, aunque la biología es implacable.

HUMO, pues sí, las generalizaciones son injustas siempre, pero yo he visto en Italia cosas flipantes y su lehendakari viene a confirmar todos mis prejuicios.

Besos mañaneros, gente.

39escalones dijo...

Tomo nota. No he leído muchos libros suyos, pero me encanta. ¿Viste la serie de televisión de la RAI? ¿Qué te parece?
Besos.

Fernando dijo...

Seño, para que vea que soy bueno y aplicado ya me he agenciado Muerte en Estambul y voy a leerlo en breve.
Es que no puedo seguir en tanta ignorancia negra.

Noemí Pastor dijo...

ESCALONES, de la serie sólo vi algún capítulo suelto, muy mal doblado y con un sonido pésimo, así que no puedo opinar. Habrá que rebuscar por el internés.

FER, quiero un trabajo de quince folios para pasado mañana.