miércoles, 6 de mayo de 2009

Días franceses

Han sido unos días en una cabañita en el bosque, con ardillas, pajaritos, arañas y todo, pero sin tele, sin radio, sin Internet, sin teléfono, sin posibilidad siquiera de enviar un maldito SMS.

Así que ha habido tiempo de pedalear kilómetros y kilómetros entre paisajes que todavía no se han recuperado de la ciclogénesis explosiva de enero pasado. Impresionan los árboles tumbados, las raíces arrancadas y los troncos cascados cual lapicerillos.

Ha habido tiempo de visitar la cuna de San Vicente de Paúl, ese santo tan baracaldés que, sin embargo, nació al ladito de Dax. No pude entrar en su casa natal, porque me la encontré invadida por alegres monjas españolas, pero, en revancha, me compré "sa petite vie". Os he puesto su imagen en una vidriera en la foto.

Ha habido tiempo de pasarse por la Feria del Libro de Dax, donde tuve ocasión de entrar al Atrium a escuchar un ratito a Jean Echenoz, pero me dio pereza y ahora me arrepiento, claro. Esta feria se reparte entre el Atrium y hotel Splendid, un edificio delirante, anacrónico y delicioso.

Y, ya cruzada la frontera, en Irún, hubo tiempo de hacer un recorrido turístico, comer, charlar y conspirar con el buscaimposibles y el consultor artesano. Lo cual, como podréis ver en los enlaces, dio sus frutos.


Technorati tags |

12 comentarios:

M@k, el Buscaimposibles dijo...

Pues sí, Noe, y yo que pensaba que "sólo" saldrían unos buenos momentos y un subidón de calorías sobrantes en mi cuerpo :))

Un placer, merci beaucoup!

Noemí Pastor dijo...

El placer fue mío, caballero. Y lo de Ficoba queda pendiente, à ne pas oublier.

M@k, el Buscaimposibles dijo...

Vous connaissez dèjá le chemin :], o algo asín.

Noemí Pastor dijo...

Sí, claro, ya sé que queda en Bilbao, al final de la autopista.

M@k, el Buscaimposibles dijo...

Uyuyuyyyy,lo que ha dicho... Menos mal que uno es un caballero... :)

Fernando dijo...

¿O sea que no nació en el mismo Barakaldo? Jo, qué desilusión.
La verdad es que aún me acuerdo de vida y hechos, que nos enseñaron (todo hay que decirlo, sin mucho machaque) en aquellos remotos días.

kweilan dijo...

Qué bien desconectar unos días!

Noemí Pastor dijo...

MAK, he parafraseado la definición bilbaína de la playa de la Concha: una playa de Bilbao que queda al final de la autopista. Besos, chevalier.

FER, es que las vidas de santos son un género literario muy popular, de los que dejan huella.

KWEILAN, demasiado desconecte diría yo. Si te da el insomnio una noche de ésas, sólo tienes novelas para aligerarlo: ni tele, ni Internet... Da un poco miedo.

Besos.

39escalones dijo...

De Baracaldo y santo, como para no nacer donde le dé la gana... Bonito periplo, afirmo.

Noemí Pastor dijo...

ESCALONES, un poco de vida sana y santidad, para variar de tanta sala osura de cine y tanta novela negra. Besos santos.

almanaque dijo...

Muy bonito el santín de la vidriera. Creo que ya tengo a un Vicente en mi Santoral, aunque seguro que me salió más campechano y sin cruz.

Noemí Pastor dijo...

ANTONIO, tus santos siempre mejoran a sus precedentes y homónimos. Ahora me doy cuenta de que en Baracaldo también tienen la parroquia de San Vicente Mártir. Y existe también San Vicente Ferrer. Con este De Paúl y el tuyo, ya son cinco.