martes, 17 de marzo de 2009

Gran Torino


Walt Kowalski es un personaje construido con retazos de Greg House, Harry Callahan y cualquier vulgar jubilado retrógrado, sexista, racista, ex combatiente y miembro de la asociación del rifle.

Como acaba de enviudar y en el barrio no le quedan vecinos de su raza, se impone como misión salvar la vida a un vecinito de dieciséis años, un pobre chaval de etnia hmong al que acosan con saña blancos, negros, hispanos y hasta los mismos hmong también. Claro, no es de extrañar, porque el cuitado de él vive ¡con tres mujeres! que lo tienen acobardao; le obligan a hacer cosas de tías como fregar platos y plantar florecitas en el jardín. Lo están amariconando a ojos vistas y eso es algo que Kowalski no está dispuesto a tolerar, así que se impone la noble labor de convertirlo en un hombre.

¿Y cómo se convierte a un mariquita en un hombre? Pues lo primero es hablar como los hombres: intercalar una palabrota cada tres vocablos, muy cerquita muy cerquita del Tourette, y no salirse del puñao de temas sagrados: coches, fútbol, armas, caja de herramientas, cerveza y qué pesada es la parienta.

Los diálogos, he de confesar, mejoran con los exabruptos (muy bien traducidos los tacos) y decaen en ritmo cuando ya no queda nadie por vejar. Pero entonces el viejo Clint se refugia en la penumbra, enciende un cigarrillo, fuma con las manos ensangrentadas y a nadie le importa ya lo que diga.

Gran Torino
Dirección:
Clint Eastwood.
País:
USA.
Año: 2008.
Interpretación: Clint Eastwood (Walt Kowalski), Christopher Carley (padre Janovich), Bee Vang (Thao), Ahney Her (Sue), Brian Haley (Mitch), Geraldine Hughes (Karen), Dreama Walker (Ashley), Brian Howe (Steve), John Carroll Lynch (Martin), William Hill (Tim Kennedy), Brooke Chia Thao (Vu).
Guión: Nick Schenk; basado en un argumento de David Johannson y Nick Schenk.
Producción: Clint Eastwood, Robert Lorenz y Bill Gerber.
Música: Kyle Eastwood y Michael Stevens.

Technorati tags |

26 comentarios:

39escalones dijo...

Yo diría más bien que Greg House es un retal de lo que Eastwood ha ido haciendo durante años. El personaje de Walt es parecido, en ese sentido, a William Munny. Ambos constituyen un colofón, una despedida, a un estereotipo que Eastwood ha interpretado durante décadas (y que poco o nada tiene que ver con él ni con sus proyectos cinematográficos más personales). No es posible leer Gran Torino en toda su dimensión sin tener en cuenta el resto de su carrera, no sólo los Harrys, de la misma forma que Sin perdón crece exponencialmente si tenemos en cuenta su carrera en el western y establecemos puentes entre unas y otras. De ese modo, Walt, por muy repulsivo que nos parezca, es una conclusión lógica de un personaje que siempre ha sido así aunque fuera cambiando de nombre.
Besos.

Antonio dijo...

En la vida actual, aquí y ahora, este hombre sería un walufo, un luser, un cornudo y un pringao. Nada, que los perdedores también molan, y dan clases de historia.

peke dijo...

Leí buenas críticas de esta película. No queda nada claro si te ha gustado o no.

Fernando dijo...

Jo, esto sí que es una reseña buena y bonita.
Eso sí, hay que estar informado previamente para interpretarla. O sea, que no es de periódico.
¿Quién dijo qué de los blogs?

El Caballero dijo...

Enchanté, mi querida Noemí. Pensaba visitarte por largo rato, pero debo ser breve, miss Godua anda impaciente por ver a su enamorado y yo debo hacer de chaperón. Au revoir.

cacho de pan dijo...

hemos coincidido en el interés por el filme, aunque desde ángulos muy distintos...todo está dicho en mi post, así que esperos pases por allí y me digas algo.
un abrazo

Alberto López Cordero dijo...

Sólo por ser Clint Estwood ya disfruté como un enano viendo "Gran Torino", aunque yo pensaba que el personaje no giraría al otro ettremo. Me ha gustado sin más.

Helua dijo...

No he visto esta "peli", pero la veré. El Sr. Eastwood, es de los míos. Grandísimo actor y mejor director.

Noemí Pastor dijo...

ESCALONES, de acuerdo, pero yo no he escrito que sea repulsivo. Lo he descrito, sin más. Sería un buen artículo comparar a Harry con House. Opino que House tiene otros ingredientes, no es una simple secuela.

ANTONIO, claro que sí. La novela es el género de los perdedores. El de los ganadores, la épica. Besos.

PEKE, claro, yo sólo escribo lo que me sugiere. Tampoco pretendo hacer una crítica valorativa. Me gustaria hacer poesía, pero igual perezco en el intento.

FER, acabo de darme cuenat de que no sé qué es exactamente una reseña. Como digo, escribo cuatro cosas que me ha sugerido la peli y encantada de que te guste.

CABALLERO, Monsieur le Chevalier, à bientôt. Je vous attend.

ALBERTO, me interesa eso que dices del giro. ¿Es un guiño final de Eastwood?

HELUA, espero al menos cuatro palabritas tuyas cuando la veas, por fa, plis, mesedez.

Besos, gente.

calamarin dijo...

Pues tal y como lo enfocas, ni harto de coca (cola) me meto a ver ese despropósito de hacer de un mariquita un hombre... ¿pero que clase de guion es ese?...

Anónimo dijo...

El personaje de Walt me ha parecido mas complejo de lo que podría parecer a simple vista. Por una parte, es cierto que responde a una mentalidad retrógrada y con prejuicios raciales; sin embargo, hay ciertos detalles que nos pueden llevar a pensar que hay algo más bajo la superficie de un viejo gruñón, pasado de moda y desagradable. Su familia (hijos y sobre todo la nieta) son diferentes a él (podría decirse que menos anticuados) pero no me parecen mejores personas que él (la conversación que tiene Walt con su nieta en el garage, junto al Gran Torino, no tiene desperdicio). Walt no se limita a recuperar a un chico para la causa machista sino que se comporta aferrandose a sus valores. Yo creo que se muestra arisco con sus vecinos orientales por su recuerdo de una guerra en la que tuvo que combatir con gentes parecidas (desde su punto de vista); pero tambien porque envidia de ellos algo que él no tiene y le gustaria tener: la cohesion familiar, el respeto a las antiguas costumbres. Para mi, esa es la clave para comprender a Walt, porque se mezcla hasta las últimas consecuencias en problemas que en principio le son ajenos.

sonia dijo...

La Iglesia y los curas son elementos que en las pelis de Eastwood, aparecen como enigmas por resolver.
Me gustó el paralelismo entre la confesión al cura, y al chico protagonista, através de aquella malla de madera o de metal.
Otra escena,la bamboleante luz del garaje,iluminando a Eastwood en el suelo..cuando el Gran Torino está en peligro.
La frase ¿qué les pasa a los chicos hoy en día?
Creo que aquel chico también tenía de positivo eso mismo su "mariquetismo" que unido al toque Clean, llega a uan mezcla maja.

me gustó mucho la perra.

Un abrazo Noe

Möbius el Crononauta dijo...

Dios bendiga a Clint Eastwood.

la Dueña dijo...

A mí tampoco me queda claro si te gustó y si hay algo mas alla de los tacos-dialogo y del propio Clint.
Besos.

Perem dijo...

La tengo pendiente, y posiblemente este fin de semana, si todo va normal, por fin pueda visionarla.

Noemí Pastor dijo...

CALAMARIN, no te fíes de mi, que soy muy exagerada. Además, Eastwood se ríe de su personaje. Ya verás.

ANÓNIMO, claro que el personaje es complejo; tan complejo, que no me cabe en un post. Por ejemplo, Walt sabe que lo hizo mal con su familia y quiere redimirse con la de los vecinos.

SONIA, mi querida doctora. Es verdad que hay unas cuantas escenas visualmente impactantes o, por lo menos, gratificantes. Yo, como he dicho, me quedo con el cigarrillo entre los dedos ensangrentados. Hasta me han dado ganas de volver a fumar. Besos.

MOEBIUS, bien sabes que no me cuento entre sus adoradores, pero, venga, por ser tú, ¡amén!

DUEÑA querida, que no me cabe todo en un post. Hay poquito espacio y no lo voy a gastar diciendo sí o no. Más que nada, porque ni yo misma lo sé y porque no pretendo desanimar a nadie de ir a verla. ¡Lo que le faltaba al sector de la distribución! Besos, rubia guapa.

PEREM, espero, aunque sea, un minicomentario.

Noemí Pastor dijo...

CACHO, hijo, que te salté sin darme cuenta, porque me fui derecha a tu blog y ya te conté allí. Besos.

Cristina dijo...

No soy fan de Clint pero he oído tanto de está peli que ya la tengo en la mira.
Me gustan, me requetegustan, tus reseñas :D

saludos!

Roberto Moso dijo...

Básicamente comparto tu visión. Lo que me choca es que no menciones nada de esos términos metidos con calzador: "la secta jamón" ó "Aton-tao"...comprendo que no debe de ser fácil, pero a mí me chirriaba. Clint ha hecho una telemovie (ó "estrenos TV") y la ha convertido en una película demasiado larga y bastante previsible. Me gusta el final.

Sr Q dijo...

A mi no me apetece verla pero varios amigos me han contado que está muy bien. No sé. Un saludo ;)

Noemí Pastor dijo...

CRIS, repito que aquí Eastwood se burla de su prototipo y un poco también de sus adoradores. Eres muy amable.

ROBERTO, pues habiendo oído miles de películas horrorosamente traducidas, estos jueguecitos de palabras no me sonaron mal. Aquí hasta los tacos son eufónicos. Me pareció una buena versión traducida. Y en cuanto a la evolución del personaje, se le veía que al final iba a querer al chico, como pasaba exactamente en Million Dolar Baby con la chica.

SR. Q, pues si no tienes otra cosa mejor que hacer, vete a verla y luego me cuentas. Un par de escenitas sí merecen la pena.

Os beso, gente.

Lucía dijo...

Cuando salí del cine tuve que comprarme una cerveza, la enfríe a tope en el congelador, encendí un cigarrillo y me la tomé sentada en el balcón.
A la salud de Clint.

Pablo dijo...

me ha gustado mucho la pelicula. es Clint Eastwood.
lo que pasa que el doblaje es pésimo, salvo el de Clint

Noemí Pastor dijo...

Es verdad, Pablo, el chaval sonaba rarísimo. La traducción, sin embargo, me pareció más que aceptable. Besazos.

Perem dijo...

Noemí... ya ves, he tardado algo en visionar la película. Pero por fin he podido verla, y como no podía ser de otra manera, aunque tarde, tenía que dejarte un pequeño coment de la misma.

Gran Torino es posiblemente la mejor película que he visto en los últimos meses. El trabajo de Clint Eastwood, ya sea delante o detrás de la cámara me parece algo absolutamente sensacional.

La película en si es sencilla, carece de grandes parafernalias, el guion es coherente con el planteamiento de toda la cinta.

Coincido con el primer coment, en que hay momentos en que Clint quiere hacernos recordar mediante pequeños fragmentos algo de su pasado como Harry en los momentos finales de la cinta o el aire crepuscular de Sin Perdón.

La verdad es que podría seguir un buen rato, destacando como mediante las relaciones con sus "peculiares vecinos", se encarga de adentrarse en el complicado tema de las relaciones personales...

Podría seguir, pero creo que ya esta bien. Y tal como he dicho al inicio, me parece una de las mejores películas del año.

Un saludo.

Noemí Pastor dijo...

PEREM, muchas gracias por tu comentario. Sí, puede que yo la pusiera también ente lo mejor de los últimos tiempos. Ya sé que me pongo pesada, pero ese cigarrillo con las manos ensangrentadas... ¡ay!