sábado, 5 de febrero de 2011

Breve crónica de la fiesta poética del otro día

En la fiesta poética del otro día, tal como os anuncié, vimos primero el documental Tan lejos de Dios, de Uberto Stabile, filmado en Chihuahua, Ciudad Juárez, El Paso, Tijuana, Ensenada, Rosarito, San Diego, Saltillo y Monterrey, ciudades muy imperfectas que sólo pueden describirse recurriendo a la incoherencia poética, pues todo lo demás ya no sirve, falla.

Varias y varios poetas, fronterizos e interculturales, no por pose sino por azar geográfico, nos hablan, entre otras cosas, de la belleza del desierto y la cultura de la muerte y recitan con un megáfono en medio de un mercado ruidoso o en el mismito puente de la frontera, ese tan feo con alambradas que salía en No es país para viejos.

[Nota mental para mí misma. Lo del megáfono no será del todo original, vale, pero me ha gustado. Tengo que decirle a Jaio a ver si se anima a organizar en Bilbao algo así, igual en plan flashmob.]

Luego vino la presentación del libro Mujeres en su tinta, una antología que también ha hecho Uberto Stabile. Algunas de las antologadas (qué palabra más fea, diossss), como Marisa Gutiérrez, estaban allí y leyeron sus poemas. Como otras no estaban, nos repartimos sus obras, cual soldados judíos que se reparten las vestimentas de Jesús, entre las asistentes y a mí me tocó leer un par de poemitas muy cortitos y muy simpáticos de Isabel Camacho.

Y a continuación dio comienzo la jam poética. Lamento no recordar los nombres de todas y todos quienes desfilaron por el escenario. La culpa es mía, porque me presenté allí relajada, mano sobre mano, sin libretita de notas, dejando que la memoria filtrara, pero resulta que filtra poco la cabrona.

En fin, recuerdo a Mari Zurbano, Hugo Larrazábal y David Murders, que tiene blog y ha escrito también una minicrónica del evento.

Para acabar, Jose Blanco, que es de Barakaldo, como yo, se llama como el ministro español de fomento y estrelló la guitarra contra el suelo antes de empezar a tocar (!!!!!!????), nos cantó tres bonitas composiciones suyas, le aplaudimos como se merecía y nos fuimos alegres y felices para casa, que ya se nos había hecho tarde.

Fin.

En cuanto se publiquen las fotos del evento, os pongo un enlace. 
Actualización. Ya está. Aquí tenéis el enlace.

8 comentarios:

troyana dijo...

Hermoso evento,sin duda.Se desprende de tu crónica.
Me ha gustado especialmente que en las ciudades que mencionas,tales como Juarez,donde con demasiada frecuencia la muerte hace acto de presencia de forma violenta,la poesía,altavoz de por medio,irrumpa cual "arma cargada de futuro".

Noemí Pastor dijo...

Pues sí, Troyana, querida, yo me lo pasé muy bien. El documental me dejó esa impresión que tú has captado: incluso ahí cabe la poesía. Es más: resulta más necesaria, más obligada que nunca. Porque narra perfectamente la frontera.

Jo Grass dijo...

¿Hay alguna forma de ver ese documental, primi querida? Me gustaría mucho! besitos

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Lo disfrutaste que, en el fondo, supongo, es lo que cuenta, compa Noe. Uno no suele asociar los actos con un componente de denuncia a nada lúdico ni festivo, pero no creo que tengan por qué ser tonos ni líneas excluyentes. Y ya veremos esas fotos, cómo no...

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

Noemí Pastor dijo...

PRIMI JO, estaba a la venta a un módico precio (quince o veinte euros), pero no sé si estarávisible por algún lado. Me enteraré.

Noemí Pastor dijo...

MANUEL, una de las cosas buenas de la sociedad del espectáculo es que lo lúdico se va introduciendo en todo, cómo no en la poesía y en la política. El sentido del humor, si es adecuado, no sobra nunca.

peke dijo...

Lo que no acabo de entender es por qué se desterró el femenino poetisas. A mí me gusta.

Noemí Pastor dijo...

PEKE, tengo leído que "poetisa" se tiñó de semas despectivos, que se llegó a utilizar casi como insulto, para denigrar a las mujeres que se dedicaban a escribir. Entonces ellas prefirieron ser "poetas" pra que las tomaran en serio.