martes, 10 de marzo de 2009

Algo más sobre Warshawsky


He encontrado en Internet una entrevista de noviembre de 2001 en la que Sara Paretsky cuenta a Linda L. Richards, editora del January Magazine, cosas bonitas e interesantes sobre Victoria Ifigenia Warshawsky, su personaje.

Os traduzco libérrimamente algunos fragmentos.

Cuango empecé a escribir literatura de ficción, me di cuenta de que las mujeres, en el género negro, se limitaban a usar sus cuerpos para obligar a los chicos buenos a hacer cosas malas. Por eso quise crear a una mujer detective que fuera un ser humano completo, lo que significa tener también vida sexual sin ser diabólica. Tendría que ser una mujer valiente que supiera resolver sus problemas y los de los demás, como de hecho son las mujeres en la vida real y no, en cambio, en la pantalla o en la ficción.

En cuanto comencé la serie decidí que Victoria no sería eternamente joven, sino que envejecería, aunque en veinte años sólo ha envejecido catorce. Tenía 30 al comienzo de la serie y ahora, en 2001, tiene 44 ó 45.

Muchos lectores me preguntan por la edad de Victoria, con intereses diametralmente opuestos. Las mujeres de mi edad o mayores quieren ver a una como ellas, de su edad, actuando de forma efectiva y resolviendo problemas. Las mujeres jóvenes, en cambio, prefieren que permanezca joven. Y los hombres, también. En fin, que los lectores no me resultan de gran ayuda.

Alguna vez también he pensado en darle un hijo a Victoria.

Al contrario de Sue Grafton, yo no tengo un plan de trabajo tan bien diseñado. Soy mucho más desorganizada. Siempre me encomiendo a Nuestra Señora de la Perpetua Confusión.

Disney posee los derechos sobre el personaje de V.I. Warshawsky a perpetuidad y parece ser que no tengo ninguna posibilidad de recuperarlos. La película que hicieron a partir de mi obra fue bastante decepcionante. Disney compró los derechos, pero no quiso de ninguna manera hacer una película feminista. Todo ello me dejó mal sabor de boca, aunque debo decir que fue bueno para mi carrera: gracias a lo que me pagaron pude dejar mi empleo y dedicarme a escribir.



Technorati tags

15 comentarios:

Antonio dijo...

Joe! Siempre aprendo contigo. Esto me hace pensar que en la vida, hay mucha vividora de género negro, en general (aún no hablé con el commander). Así nos va a los chicos. Te lo puedo asegurar (es una opinión, claro) y además, te invito a Facebook.

Eres toda una Dama, forever young.

Noemí Pastor dijo...

Antonio, querido. Yo no soy ningúnpersonaje de novela y envejezco exactamente un año por año. Un abrazo.

Lucía dijo...

Por eso me gustan Vicky o Kinsey porque son mujeres reales, ya está bien de que el papel de la mujer en la novela negra sea el de la rubia de la que se enamora el detective. Ya era hora de la mujer pasará a la acción, y a una acción totalmente creible.
La Grafton fue más lista que ella, no deja que los de Hollywood echen mano de sus libros.
Un abrazo.

39escalones dijo...

Mala suerte, Disney es lo que es, no puede evitarlo. Por lo menos paga bien...

Helua dijo...

Si, una pena q me guste mas la Sra.Parestky, q sus novelas, pq a pesar de q he leido varias, no se.. no me acaban de llenar..pero bueno, seguiré intentandolo...

El Caballero dijo...

Hola Noemí, ¿cómo va todo? Llevo tanto lejos de esta comunidad, que les extrañaba a todos. Adieu.

Noemí Pastor dijo...

Hola a todo el mundo. Grafton y Paretsky partieron de situaciones diferentes. Cuando a Grafton le llegó la oferta de compra de su obra, ya era una escritora consagrada y ya conocía Hollywood, porque había trabajado allí como guionista de televisión. A Paretsky le llegó en otro momento, cuando todavía no era mundialmente conocida y fue el precio que tuvo que pagar para poder dedicarse a escribir. De manera que podemos decir que, sin el dinero de Disney, no tendríamos hoy Paretsky. ¿Poco inteligente? No lo creo.

PRÓTESIS dijo...

Noemí,
he puesto un enlace a tu blog en el mío.
¿Me enlazas tú? :-)
Saludetes,
David.

Fernando dijo...

Ya daríamos todos algo importante si la Disney, la CocaCola o Coñac La Parra nos pudiera permitir dedicarnos a la escritura a cambio de alguna peliculilla o de una mala serie de televisión.
O sea, que ahora tendrá sus 47 ó 48... Um. Siempre me han gustado mayores que yo.

Noemí Pastor dijo...

PRÓTESIS, eso está hecho. En cuanto tenga un ratito.
FER, yo también estoy dispuesta a vender mi alma al diablo o a Telecinco. Y te aseguro que Vic es una cuarentona casi cincuentona muy atractiva. Ahora tiene novio, pero todo puede remediarse.
Besos, chicos.

kweilan dijo...

Hola! Puedes repetirme tu comentario en mi blog? No se ha grabado correctamente. Gracias!!!

peke dijo...

De lo que se entera una viniendo por aquí. Mira tú la Disney.

Noemí Pastor dijo...

KEILAN, allá voy de nuevo.
PEKE, sí, la Disney. E hizo una película que desvirtuaba por completo al personaje. Atención, pregunta: ¿tú venderías tu obra a la Disney con estos precedentes?

Besos findesemaneros.

Francisco Ortiz dijo...

La admiro con todas mis fuerzas. Gracia por la traducción, por traernos unas palabras de una de mis escritoras favortas.

Noemí Pastor dijo...

Francisco, no me cuesta nada traducir estas cosas que me gustan. Yo también agradezco la existencia en el mundo de gente como Paretsky. Un abrazo.