viernes, 21 de septiembre de 2007

La jungla 4.0. Bruce Willis está mayor o la que puede armar un funcionario resentido

Brus Wilis tiene problemas con la generación siguiente: su hija Luci no le habla (no me extraña, porque se pone con ella en plan machito protector y no le deja tener novios) y no acaba de encajar con los nuevos tiempos de ordenadores y tal.

Resulta que le encargan llevar a no sé qué sitio importante del gobierno a un chaval jáquer que es un genio de la informática y los cacharritos y vive en un piso cutre en plan hikikomori. Entonces llega a casa del chaval y coincide que unos malos van a matarlo, al chaval, y Brus Wilis lo protege y se monta un tiroteo de tres pares de narices y una explosión y al final queda el piso destrozao.

Entonces llegan a lo del gobierno y el que manda es un señor guapo con pinta de árabe, porque en esta peli es al revés: el bueno es como árabe y el malo malísimo es una monada que parece que acaba de desfilar para Givenchy. Y de los otros malos, los que matan a las órdenes del malísimo superior que manda, uno es gabacho que habla en franchute con subtítulos y otro es italianini, pero a éste no le subtitulan porque se creen que le entendemos. O sea, que los malos somos ahora de la maldita unión europea.

El malo que manda era funcionario del gobierno americano. Después de lo de las torres gemelas, les había dicho a los del gobierno que tenían un sistema de ordenadores que era una mierda y que cualquier terrorista torpe se lo podía cargar, pero no le hicieron caso, lo echaron a la calle y el tío se rebotó y se volvió malo y dijo: "Ahora vais a ver, que voy a hacer yo de terrorista". Y arma una gorda. Pero Brus Wilis no le tiene miedo y le llama capullo, payaso y gilipollas.

Que no se me olvide la chinita mala, que es la novia del que manda guapo. Ella también es muy guapa, muy mala y muy lista. Como es china, sabe artes marciales y le da una somanta de palos al Brus Wilis, patadas y de todo. Pero Brus Wilis tampoco le tiene miedo y la llama puta como doce veces.

Bueno, pasan más cosas, pero no lo voy a decir todo, que sería el cuento de nunca acabar. Voy a proponer, para ir terminando, que los calvos del mundo reconozcan lo que Brus Wilis ha hecho por ellos al poner de moda el pelo rapao y hacer que parezcan atractivos. Probablemente será su mayor aportación al progreso de la humanidad.

Technorati tags

14 comentarios:

39escalones dijo...

Como calvo del mundo, no puedo estar más de acuerdo con tu retrato de la película (desde luego, iría directa a mi "Tienda de los horrores").
He de confesar que me gustan mucho las partes impares de la serie, y nada las pares. En fin...
Abrazos

Noemí Pastor dijo...

Hombre, Escalones, qué bueno que viniste. Yo creo que a la peli le pegaba un comentario así. No quiero decir que no me gustara: te recuerdo que me crié en las matinales y la infancia pesa mucho.
Y voy a empezar a recoger firmas para la canonización de Brus como patrón de los calvos.
¡Buen fin de semana!

Javi V dijo...

¿Vanagloriándote públicamente de haber ido a ver una peli donde no se ve crecer la hierba? ¡¡Vas a ir al infierno!!
Por lo demás, me gusta más Bruce con la voz de Ramón Langa que con la suya. Y sí: cuando se me caiga el pelo quiero que la calva me quede como a él, pero me temo que no caerá esa breva.

Alorza dijo...

Pues yo estoy harto de ser guapo. Creo que voy a experimentar con las cortinillas a lo Anasagasti. ¡Al loro! Ya veréis como crea tendencia.

Noemí Pastor dijo...

Javi V., yo te explico: fui a verla por error. Al lado ponían un ciclo de cine vegetariano ruso y me confundí de sala. Empecé a sospechar algo cuando vi que las letras del final no eran en cirílico.
Alorza, es verdad: la belleza física da muchos problemas; yo sé de eso. Y, por cierto, hablando de belleza, ¿lo de Anasagasti es cortinilla o ensaimada? (Gomaespuma dixit y cito de memoria).

malvisto dijo...

me queda la duda: ¿mientras veías la peli tenías la boca abierta?

peke dijo...

En fin! Por lo menos pasarías un rato distraída, ¿o no? ;)

Alorza dijo...

Seré categórico: sí a las cortinillas, no a la ensaimada, diga lo que diga Anasagasti.

Noemí Pastor dijo...

Con la boca abierta sí, porque mantengo intacta mi capacidad de asombro. Distraída, también, aunque opino que Willis tardó demasiado (tres largos minutos) en abatir él solito un avión de combate. Y las cortinillas tendrán sus quince minutos de gloria, of course. Voy a echar un vistazo al Vogue a ver si dice algo.
Os beso.

Möbius el Crononauta dijo...

John McClane, un tipo que se viste por los pies. El cine palomitero está de enhorabuena. Aplaudo el regreso del calvito cabreado. Bang!

unantonio dijo...

Me encanta, Maestra.
Un beso,)

Noemí Pastor dijo...

Moebius, el cine palomitero no morirá nunca. Antes morirán otros géneros. También he visto "El ultimátum de Bourne".
Unantonio, eres muy amable.

Fernando dijo...

Algunos, mientras conservemos el pelo, estamos a salvo. Además, me sestá poniendo blanco, como al Richar Guer. Voy a tener que dar número, como en la charcutería.

Noemí Pastor dijo...

Ya le tocará el turno al Richasguer como patrón de los canosos. Paciencia.
A ver cuándo sale una patrona de las viejas gordas.