jueves, 31 de mayo de 2007

¿De dónde es una?

Hace unos días nos recordaba Lucía la fantasía china que dice que todos tenemos dos lugares de nacimiento.

Mi admirado y mil veces citado Fernando Vallejo opina que uno no es de donde nace, sino de donde se muere. Y no le falta razón, porque nadie puede elegir su lugar de nacimiento, pero puede tener la suerte de elegir dónde quiere morir.

Alguien dijo también una vez que la patria es la infancia. No sé quién fue. Google dice que fue Mishima. Con todo, fuera quien fuera, también estoy de acuerdo, pues todos, salvo trauma horroroso, nos sentimos emocionalmente ligados a los paisajes de la niñez.

Yo tengo otra frasecita de ésas. Creo que una es de todos los lugares donde ha sido feliz. Por eso digo que soy riojana, canaria, francesa, de Las Vegas (aunque no me casé), de Berlín, de un pueblo de la Calabria que se llama Tiriolo, de San Miguel de Azores y de donde el cuadro de la foto, claro.

Me dejo sitios, un montón, porque para ser de un lugar no hace falta haber estado en él; basta con quererlo un poco.

Technorati tags

9 comentarios:

Francisco Ortiz dijo...

Estoy de acuerdo: guardo un cariño especial por mi pueblo, pero también muy grande por sitios donde he vivido, como Jerez o Almería. Un saludo.

Julen dijo...

Vale. Nos casaremos.

Germán dijo...

Si necesitais un padrino, yo sin problema.

Yo me siento de muchos sitios pero no de todos con la misma intensidad. Estoy de acuerdo con que somos de todos los lugares donde hemos vivido, donde hemos disfrutado, donde hemos sido felices.
Pero soy un poco más de los sitios a los que me apetece volver después de ser feliz en cualquier lugar. Y esos sitios de retorno pueden ser diferentes a lo largo de una via pero en cada momento son solo uno.
Es como amar. Se puede amar a muchas personas pero no a todas con la misma intensidad. Opino.

39escalones dijo...

Hay tantos sitios de los que me gustaría ser... Bretaña, Ushuaia, Estambul, San Petersburgo, las Highlands de Escocia, Buenos Aires, Dar es Salaam... pero, como Aragón, nada.

Lucía dijo...

Noemí, muchas gracias por el post. Como dice el poeta Antonio Gedeâo: "Mi aldea es todo el mundo. Todo el mundo me pertenece".
Un beso muy cosmopolita.

Alorza dijo...

En estos casos, siempre recuerdo un poemilla de cuando Juan Bonilla era un joven prometedor que publicaba en Pre-Textos (ahora es un pesado, sin paliativos). Subscribo sus palabras:

DENOMINACIÓN DE ORIGEN: EXTRANJERO

La patria es estar lejos de la patria:
una nostalgia de la infancia en noches
en que te sientes viejo, una nostalgia
que sube a tu garganta como el agrio
sabor del vino en las resacas duras.

La patria es un estado: pero de ánimo.
Un viejo invernadero de pasiones.
La patria es la familia: ese lugar
en el que dan paella los domingos.

Una patria es la lengua en la que sueñas.
Y el patio del colegio donde un día
bajo una lámina de cielo oscuro
decidiste escapar por vez primera.

Mi patria está en el cuerpo de Patricia:
mi himno es su gemido, mi bandera
su desnudez de doce de la noche
a ocho de la mañana. Tras la ducha
mi patria va al trabajo, yo me exilio.

Noemí Pastor dijo...

Francisco, ¿a que es imposible decidirse por un solo sitio?
Julen, gracias por el ofrecimiento. Me lo pensaré.
Germán Goodfather, yo creo que se pueden tener dos amores a la vez y no estar loco.
39escalones, se me ha olvidado decir que de muy niña también pasé un par de veranos en Aragón, concretamente en Sierra Menera, provincia de Teruel. Allí vivió muchos años buena parte de mi familia.
Lucía, eres muy amable. Yo no es que sea cosmopolita, es que me crié en una especie de tierra de nadie.
Alorza, gracias por recordarme que he tenido un olvido imperdonable. No he escrito eso de "la patria es la lengua". Igual lo he hecho sin querer a propósito, porque es mucha tela.

Fernando dijo...

Algo pasa, porque últimamente estamos muy de acuerdo. Yo solía decir que soy de donde pisan mis pies en cada momento, pero ahora que lo pienso, ese pensamiento me ha venido en momentos felices.
Y es que también me he sentido creciendo en un lugar sin lugar.
Algunos nos llaman desarraigados. Allá ellos.
Cuida al Julen, que le ha dado llorona.

Noemí Pastor dijo...

Fernando, eso de estar de acuerdo siempre no puede ser. Yo voy a empezar a discrepar ahora mismo. Bueno, no, mejor lo dejo para otro comentario. Un besito.