viernes, 25 de mayo de 2007

Borrachera de poder

Dice la documentación que amablemente te ofrecen en los cines Renoir, que Claude Chabrol hace un cine "tosco y fresco". Pues sí, esta peli, "Borrachera de poder" es así: tosca, fresca, descarnada, sin adornos, con una mínima banda sonora, básicamente actores y diálogo.

La historia se basa remotamente en un escándalo de malversación de fondos sucedido en Francia hace unos años, aunque Chabrol se ha esforzado por no hacer una película en clave, por que los personajes no sean fácilmente reconocibles. Así y todo, a la superjueza que hace Isabelle Huppert se le pueden poner nombres. ¿O no?

El filme es ella, otra mujer chabroliana en un entorno hostil, labios y guantes rojos en un universo de togas y trajes gris y negro; una jueza de instrucción que se atreve con la cúpula de un grupo industrial en buenas relaciones con el poder político; una tipa antipática -Huppert borda estos papeles de tía borde-, "empoderada", vanidosilla, lista como un demonio -labios rojos, guantes rojos-, curranta workaholic, un pelín resentida social, a la vez heroína solitaria y tonta útil.

Dicen que Chabrol no es nada cínico, pero yo veo algo muy atractivo y perverso en eso de que la protagonista caiga mal y que los grandes corruptos aparezcan como pobres hombres solos y enfermos. Bueno, al fin y al cabo, para ellos es más grande la caída.

En el mundo hay dos tipos de canallas: los que quieren dinero y los que quieren poder. Los primeros son fáciles de contentar. Los adictos al dominio son los verdaderamente peligrosos. De ellos habla esta película.

Technorati tags

8 comentarios:

Lucía dijo...

Isabelle Huppert me parece una actriz muy atractiva (en todos los sentidos).

Noemí Pastor dijo...

Sí, Lucía, a mi también me gusta. No hay muchas actrices maduras con una imagen tan atractiva. Algún día hablaremos de por qué Harrison Ford y Sean Connery son sexy pasada la sesentena y las chicas, no.

Francisco Ortiz dijo...

Gracias por la recomendación. Y yo sí diría -soy un seguidor de Chabrol-que el tipo sí es irónico y hasta cínico a veces. Un saludo.

Noemí Pastor dijo...

Pues en la revista de los Renoir, "La gran ilusión", alguien escribía: "No es un cínico, es un humanista". ¿¿¿???
[Psss... Francisco, ahora que no nos oye nadie, estás muy guapo en la foto]

39escalones dijo...

Creo que el calificativo de "tosco" quizá es excesivo. Más bien es natural, sin artificios.
En cuanto a Isabelle Huppert, creo que para hacer de tía borde no necesita actuar mucho, quizá es una mujer demasiado seria y distante, aunque pedazo de artista.
Chabrol, que pasa en España absurdamente inadvertido, será un tipo al que echemos de menos cuando no haya remedio. Qué envidia, ¿tenemos en España algo parecido a Chabrol?

Noemí Pastor dijo...

Yo, que soy chabroliana perdida, sufro pensando que le quedan cinco informativos, aunque el hombre ya ha dado de sí. ¿Algo parecido Chabrol made in Spain? Salvando distancias, ¿Enrique Urbizu?

39escalones dijo...

Enrique Urbizu... Puede valer, con menos plomo y menos tacos, pero me vale. Bien visto.
Un abrazo.

Noemí Pastor dijo...

Me gustó mucho "La vida mancha", de Urbizu y también "La distancia", de Iñaki Dorronsoro.