lunes, 9 de diciembre de 2013

Lo mejor que puede pasarte en un aeropuerto


Lo mejor que puede pasarte en un aeropuerto, mientras esperas a embarcar, es que entres a echar un vistazo en la tienda de prensa y libritos y te encuentres por sorpresa la última novela de Ruth Rendell: El club de Hexam Place.

Dieciocho euros para qué os quiero. Me la agencio ya y lo siento por el otro señor novelista al que llevaba en la mochila, pero este vuelo es de la baronesa Rendell y de su historia, un poco Arriba y abajo, sobre señoras y criados, princesas, jardineros, au-pairs, chóferes, chicas para todo, niñeras, mayordomos, parlamentarios, tiburones de las finanzas, ricachonas, estrellas de la televisión y, por supuesto, crímenes en un selectísimo barrio de Londres.
Seguiremos informando.

Ruth Rendell
The Saint Zita Society 2012
El club de Hexam Place
Editorial Umbriel 2013
Traducción de Alejandro Palomas Pubill

18 comentarios:

calamarin dijo...

uy que interesante todo... lo britihs me puede, voy a por ella. Por métodos menos legales que los tuyos, pero la pobreza y la miseria me llevan a ello.

loquemeahorro dijo...

¡Y tanto que es lo mejor que te puede pasar!

Sobre todo si lo comparas con lo último que yo vi en una librería de aeropuerto: un libro de ayuda a parejas firmado por el forense de CSI Ny, o sea, por el actor que hace de forense en esa serie ... que si eso no es digno de una investigació a fondo...

Uno dijo...

¿Quién puede resistirse a ese casting de personajes?
Yo he tenido estupendas sorpresas entre las novelas de aeropuerto.
Un abrazo

Noemí Pastor dijo...

Hola, Calamarin. No seré yo quien te juzgue ni te condene.
Rendell es toda ella muy british y muy de thrillers en Londres, con callejero preciso y todo. Te gustará cualquiera de sus novelas.

Noemí Pastor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Noemí Pastor dijo...

Hola, Loque. Si no me equivoco, ese actor es Robert Joy y hacía de novio de Madonna en "Buscando a Susan desesperadamente". Esto es cutrerudición y lo demás son bobadas.

Julen Iturbe-Ormaetxe dijo...

¡Hay que ver lo que se aprende viajando! ;-)

Noemí Pastor dijo...

UNO. A mí me chiflan las librerías de aeropuerto. Cuando encuentro algo que me gusta, me da muy buen rollo, porque hay que elegir bien lo que lees en un vuelo, como hace don Rigoberto, el personaje de Vargas Llosa en "El héroe discreto", que me ha gustado mucho.
Otro abrazo pa ti.

Noemí Pastor dijo...

Hola, Julen. Pero yo no viajo para aprender y también hay quien viaja mucho y no aprende nada. Besos.

peke dijo...

Rendell siempre se lee con places. Suertuda!

Noemí Pastor dijo...

Hola, PEKE. Pues sí, es una suerte toparse con Rendell en cualquier parte. Te adelantaré que esta novela es más coral que otras suyas. Bicos.

loquemeahorro dijo...

Tienes razón, ese es el forense de varias de las temporadas de CSI NY, o eso creo, pero como yo solo vi los primeros capítulos me refiero a un actor mucho más joven, negro y bastante guapete, que después pasó a investigador en la serie (no me preguntes cómo)

Como actor el chico no vale nada, como consejero matrimonial espero que lo haga mejor.

Noemí Pastor dijo...

Es verdad, Loque. Al principio era forense el otro. Yo creo que lo ascendieron a investigador por guapo. No tengo ni idea de su nombre.

RECOMENZAR dijo...

me ha encantado encontrarte
en este momento estoy leyendo Perdida
un abrazo

Noemí Pastor dijo...

Pues ¡a disfrutar!
Un abrazo.

Santiago González Sacristán dijo...

Todo falso, todo inventado, todo soñado, todo mentira. Pero, ¡hala!, a pagar una pasta porque la industria te lo pide y te lo mete con calzador con recomendaciones como la tuya. Esas novelas de medio pelo son más falsas que una moneda de 250 euros. Pero, claro, algo hay que leer. Pues no, en el aeropuerto es mejor, en el avión también, charlar con la gente, dialogar, conversar, compartir experiencias y así, de paso, quitarse la timidez y conocer cosas reales. No me interesa ni metaforalandia ni disneylandia, y sí ayudar al que nos necesita. Más y mejor en min blog. Te lo recomiendo, please.

Santiago González Sacristán dijo...

Ah, se me olvidaba. La vida real no está en los libros. Está fuera de ellos. Los libros son visiones parciales, fragmentarias, oportunistas, erráticas y carísimas de ver la realidad. Con nuestros cinco sentidos se ve mejor y cuesta menos.

Noemí Pastor dijo...

Yo no recomiendo nada, SEÑOR GONZÁLEZ. Solo cuento lo que me gusta y lo que no. ¿Que no le gusta? No venga.
Ni se me ocurre ir a su blog a decir que lo que escribe usted es de medio pelo, estupidez y mentira.
Verdaderamente interesante su recomendación de no leer. ¿Y eso de que las novelas son falsas? Me ha abierto usted los ojos. Gracias, gracias.