lunes, 11 de abril de 2011

Trece escalones (1)

Ruth Rendell:
Trece escalones, 2011
(Thirteen Steps Down, 2004)
Ediciones Plata
Colección Plata Negra

Trece escalones es lo que yo llamo una novela de psicópata rodeado de semipsicópatas. Me explico: hay un tío peligroso suelto por ahí, pero no lo sabe nadie más que la narradora omnisciente y los lectores. Nadie se da cuenta de que el tipo es una bomba de relojería y Rendell nos va metiendo el miedo en el cuerpo: "Este tío la va a liar, la va a liar." Y la lía. El psicópata vive entre tipas y tipos presuntamente normales que, vaya, vaya, tienen unos truenos que pa qué, son más malos que la tiña y terroríficamente parecidos a mucha gente que conocemos.

En Trece Escalones el psicópata "oficial" se llama Mix Cellini, es el arquetípico obseso rendelliano y tiene concretamente dos obsesiones siniestras que "viven" en su  mismo barrio de Londres: una es el asesino en serie John Reginald Christie y la otra, Nerissa Nash, una frágil top model. Mix sueña con posar ante los flashes de su mano sobre alfombras rojas, lo que aprovecha Rendell para pasar el escalpelo al culto a la celebridad.

Gwendolen Chawcer es la casera de Mix, septuagenaria, un anacronismo andante con síntomas de Diógenes, antipática y obsesionada también por un novio médico que tuvo en su juventud. La señorita Chawcer sería en principio una pobre victimilla, pero no: Rendell la trata con especial crueldad y la obliga a morder el polvo con un final amargo y algo grotesco.


Otro personaje importante en la novela es el gato Otto, que ocupa la portada de la edición francesa. Otto vive en el caserón descuidadísimo que comparten Gwendolen y Mix, sometido al fragor constante de la Westway, es tan antipático como su dueña, comete todo tipo de tropelías y hace como de espejo de la malevolencia que allí se respira.

Continuará.

10 comentarios:

39escalones dijo...

Bueno, esta la buscaré, aunque sea por espíritu de cuerpo (aunque le llevo 26 de ventaja...). Además, me gusta ese increscendo psicopatológico que comentas.

Manderly dijo...

Es el tipo de novela que me gusta así que me la apunto.
Saludos!

Noemí Pastor dijo...

ESCALONES, como bien sabes, Rendell es muy cinematográfica y ese rollo psicopatológico lo explota (bien explotado) en bastantes más novelas. Que lo disfrutes.

Noemí Pastor dijo...

MANDERLY, pues esta no es la mejor de Rendell. Te gustarán también las demás. Seguiré hablando de ella.

Peke dijo...

Espero la continuación. Bicos.

nineuk dijo...

Buena venta de moto. me has conseguido interesar oyes...

Noemí Pastor dijo...

PEKE, próximamente en sus pantallas. Y también pronto, otra de Rendell que está al caer. Es que ahora han publicado dos bastante seguidas.

Noemí Pastor dijo...

NINEUK, pues dale un mordisco a Rendell. Si te gusta, te espera la felicidad completa: unas treinta novelonas pa leer, aunque todas no son de psicópata. Ánimo, pues.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Pues no he leído nada de esta mujer, compa Noe, auque su nombre me suene bastante (y no me preguntes de qué, supongo que de ver obras suyas en estanterías que no son las de mi casa...). En cualquier caso, y a tenor de lo que cuentas, parece que su "rollo" tiene bastante poco que ver con el de, digamos, Agatha Christie. Habría que probar...

Un abrazo y seguimos trasteando.

Noemí Pastor dijo...

MANUEL, puede que te suene porque suya es la novela "Carne trémula", de la que hizo la peli Almodóvar, aunque cualquier parecido entre ambas es casi casual. También Chabrol hizo un par de pelis basadas en sus novelas.
Todas las escritoras "criminales" no son Christie, como todos los escritores no son Simenon.
Un abrazo, compa.