miércoles, 18 de abril de 2007

Eskerronez

Mi amiga y suscriptora Nieves Lorenzo me envía este poema:

Yo lo noto: cómo me voy volviendo
menos cierto, confuso,
disolviéndome
en aire cotidiano, burdo
jirón de mí, deshilachado
y roto por los puños.

Yo comprendo: he vivido
un año más, y eso es muy duro.
¡Mover el corazón todos los días
casi cien veces por minuto!

Para vivir un año es necesario
morirse muchas veces mucho.
ÁNGEL GONZÁLEZ: Áspero mundo



Technorati tags

8 comentarios:

Fernando dijo...

Entonces lo peor es morir una sola vez, aunque sea poco.
Sigamos muriéndonos unos cuantos años más.
Por cierto, ¿cuántas veces hay que morirse para escribir así?

Francisco Ortiz dijo...

Qué poema. La vida y el sentimiento trágico de la misma en unas líneas. Admirable.

nieves dijo...

Lo que no dice nuestra ilustrada amiga es que el poema en cuestión está enviado a proposito de... SU CUMPLEAÑOS!!!!
Zorionak, carrocilla!
NIEVES

LA DUEÑA dijo...

Precioso y muy emotivo

Noemí Pastor dijo...

Fer, Francisco y Dueña. El poema es una joya, como casi todo lo de Ángel González.
Nieves, nada, que muy discreta.

Alorza dijo...

A mí me gusta ese en el que dice algo así: "te probaría a la manera en que los panaderos prueban el pan: con la boca".

Oscar Pita-Grandi dijo...

"Morirse muchas veces mucho" es un verso que me remite a mis años adolescentes... me has dejado pensando...

Noemí Pastor dijo...

Alorza, a mí me encanta uno dedicado a las cucarachas de su casa.
Óscar, me alegro de que finalmente no murieras mucho en tu adolescencia.