domingo, 28 de noviembre de 2010

Más minotauros

Ya os conté que la gente de la editorial NGC Ficción tuvo la amabilidad de enviarme un ejemplar de La versión del minotauro, primera novela de Francis P. Fernández.


Pues bien, unos meses después por fin me he leído la novela (soy lenta y se me acumula el trabajo) y estoy en condiciones de afirmar que el autor resuelve muy bien el enfrentamiento entre dos antagonistas que recorren un laberinto pisándose mutuamente los talones.


He disfrutado de su lenguaje chulesco y testosterónico, que homenajea a los clásicos cínicos del género. Me he reído con algunos excesos y me he admirado al comprobar que todos los personajes, absolutamente todos y todas, incluida la señora vicepresidenta del gobierno, cincuentona cañón, y un señor ex presidente de sonrisa ratonil, fuman como en las pelis antiguas. ¿Cuánto hace que no veis un cigarrillo en el cine? ¿Y en la tele?


Tengo que añadir algo que me ha llegado al corazón: el agradecimiento final al gremio de los correctores, esos seres de la misma especie de los traductores, invisibles y sin embargo humanos, que relizan una labor también destinada a pasar inadvertida, excepto cuando meten la pata, claro.


En Internet podéis ver el cortometraje que, de algún modo, presenta La versión del Minotauro.
En la web de la editorial, lo podéis encontrar aquí:
o aquí:
En Youtube:
En Vimeo (a mayor calidad):
Que lo disfrutéis.


Y hay otra buena noticia: que NGC Ficción tiene ya tienda on line: 


http://www.ngcficcion.es/index.php?option=com_virtuemart&Itemid=79
Editorial NGC ficción! Editorial NGC ficción!





15 comentarios:

ricardobosque dijo...

¿Tabaco en la tele? Precisamente el otro día vi en uno de los canales temáticos infantiles algo que ya consideraba imposible: unos dibujos antiguos pero que siguen reponiendo con el pato Lucas y el cerdo Porky haciendo de clásicos detectives y encendiendo un cigarrillo con la colilla del otro. Ah, de postre, una adaptación de Casablanca con el pato Lucas en el papel de Sam, Bugs Bunny como Rick, Silvestre como Victor Laszlo y, excelente elección para el reparto, Piolín en el papel de un tembloroso y apocado Ugarte. Y tabaco, mucho tabaco.
PD: la novela del Minotauro, ciertamente entretenida y bien resuelta.

Noemí Pastor dijo...

Ricardo, es que ya llama la atención ver un cigarrillo en la pantalla. Y hasta en las novelas. Es una especie de obscenidad.

calamarin dijo...

El corto, pelin flojo... pero como promoción de la novela muy interesante. Amore que ya falta muy poco para que mi tienda online esté en la red, te debo un mail contándote los detalles...

Uno dijo...

Me gusta lo que cuentas de esta novela.
Además he descubierto en los comentarios una segunda trama oculta de nuevo negocio on line del Sr. Calamarin del que se me excluye seguramente porque no se me ve como publico objetivo. Qué inmenso error. Y cuanta ingratitud.
Por cierto, el video promocional me da vergüenza ajena.
Un abrazo

SRO dijo...

El minotauro es un tema mitológico muy enraizado con lo español. Yo diría que forma parte de nuestra idiosincrasia. Y podríamos decir que el laberinto también porque no sé hasta qué punto no nos perdimos como País hace tiempo en su interior

SRO dijo...

el tabaco ya no vende. Ya no fuman ni "los malos". Y me parece muy bien

Noemí Pastor dijo...

CALAMARIN, ay, qué ilusión, ya me contarás.

Noemí Pastor dijo...

UNO, anda, hombre, no te pongas celosón, que seguro que el bueno de Calamarin nos lo cuenta a todos. (No, no. A mí primera)
En cuanto al vídeo promocional, hombre, no ganará certámenes internacionales, pero tiene su humor.

Noemí Pastor dijo...

SRO, fíjate que a mí el minotauro, como símbolo, no me dice gran cosa. En cuanto al tabaco, no sé, no me gusta que sea tabú. Y no estoy de acuerdo con la ley antitabaco. Cuántas negaciones en un solo cuadrito.

Caruano dijo...

Tampoco hay que olvidar al gremio de los lectores (de editorial),también invisibles y sin embargo humanos.
Iré a ver el cortometraje.

Noemí Pastor dijo...

CARUANO, bueno, yo barro para casa: me gusta cuando se acuerdan de mi gremio. Como cuando Amenábar recogió el Goya por "Los otros" y se acordó de los traductores. Bueno, pues me hace ilusión, porque tampoco es tan frecuente.

SRO dijo...

Desde luego, a cada cual le pone tal o cual mito. Me he metido más adentro en el laberinto de tu post y he llegado hasta el autor Me ha impresionado su curriculum. Parece criado y destinado profesionalmente para el género negro Sólo le ha faltado ejercer como detective.

Noemí Pastor dijo...

SRO, al autor sólo lo conozco por lo que he leído por ahí. O sea, que sé de él lo mismo que tú. No he tenido ningún contacto con él.

ricardobosque dijo...

Vaya, pues a mí me gusta el tabaco (con moderación, en momentos de relax, como el alcohol) y el minotauro. De hecho, fui realmente feliz cuando conseguí estar una semana en Creta, viaje que me apetecía desde que estudiaba historia de las civilizaciones antiguas en 1º de BUP. Y aluciné con el palacio de Knossos y algunos otros, pero casi más con la cerámica minoica del Museo Arqueológico de Heraklion, de una vigencia que podría estar en los catálogos más actuales de tiendas de decoración.

Noemí Pastor dijo...

Ricardo, yo soy ex fumadora y ex bebedora y no reniego de mis antiguas costumbres. No puedo volver a tocar un cigarrillo porque me atraparía de nuevo el vicio. Lo de beber, sin embargo, no me da problemas y de vez en cuando puedo tomar champán o una cervecita ligera.
Será que no he estado en Creta y por eso el minotauro no me dice gran cosa como símbolo.
Tu comentario me ha hecho recordar que mi ilusión de niña era ir a Pompeya y al final fui, pero ya bastante mayorcita.
Besos heladores. No quiero ni pensar en la temperatura de Zaragoza. Brrrrr