sábado, 29 de agosto de 2009

Crónica corvense


Pregunté a Fátima, mi hospedeira en la isla de Flores, cómo podía ir hasta la vecina de Corvo y ella, muy amable, agarró el teléfono, hizo una llamada y me dijo que al día siguiente, a las nueve de la mañana, en el Porto das Poças, me esperaría Cristino con su embarcación.

Como de Flores a Corvo sólo hay 24 kilómetros, ambas islas se ven perfectamente la una desde la otra. Desde Flores se distinguen incluso las casas y las lucecitas de noche. Pues bien: en el día y hora fijados con Cristino para salir hacia Corvo, el cielo estaba tan negro y el horizonte tan oscuro que ni siquiera se veía la isla, como si la hubieran retirado para labores de limpieza o restauración.

Yo sabía que se iba a poner a jarrear de un momento a otro, porque no hace falta haber vivido largos años en estas islas para reconocer la inminente lluvia; es fácil: ves una cortina gris enorme que avanza hacia ti desde el cielo al suelo y sabes que en unos segundos te calarás.

Y así fue. Nos hicimos a la mar, pero antes de despegarnos de la costa nordeste de Flores, ya tenía las gafas llenas de gotas de agua ya no veía ni torta. Gracias al chaleco salvavidas no me empapé del todo la ropa, pero ya sin gafas, con el agua entrándome en los ojos, Cristino decidió dar media vuelta y regresar al Porto das Poças.

Nos citamos para el día siguiente a la misma hora y esta vez, aunque el cielo no estaba del todo azul y la mar, bastante picadita, avanzando lentamente hicimos, sin embargo, una bonita travesía.

Cristino nos llevó por entre los islotes, vimos cangrejos, cagarros, garajaus y cascadas que caen por los acantilados y nos detuvimos un rato a jugar con un grupito de delfines. Estos bichos son realmente sociables y agradecidos; se acercan a las embarcaciones y se ponen a hacer saltitos y piruetas, como si posaran para las fotos.

Y por fin arribamos a la isla de Corvo. ¿Os acordáis de mi teoría de los microuniversos finitos? Bueno, pues Corvo es un microuniverso finito, finito, que te pasas de finito. Tan finito como dieciocho kilómetros cuadrados y cuatrocientos habitantes. Y, por supuesto, una cosa de cada: una ciudad, un puerto, un bar, un restaurante, un hotel, una iglesia, una escuela, una tienda, un fenómeno volcánico que admirar (o Caldeirao, en la foto, verdaderamente vistoso), una carretera y un sendero alternativo que recorrer a pie.

A pesar de tanta finitud, el puerto de Vila Nova estaba animado y lleno de chavalería: quinceañeras y veinteañeros, chiquillas y chiquillos en traje de baño haciendo lo propio; esto es, chillar, carcajear, corretear y empujarse unos a otros al agua. Me pregunté si serían habitantes o veraneantes-emigrantes, pues aquí todavía se estila volver a la patria chica por vacaciones. Me pregunté cómo sería nacer y crecer en Corvo, si eso supondría una huellla indeleble y un abismo de diferencia con quienes provenimos de un continente algo menos aislado.

Me pregunté también por la gente que no es corvense de familia ni de nacimiento ni de toda la vida, que se dice. Seguro que también tienen aquí, como en muchas partes, a la típica inglesa, al típico alemán jipiloco que ha creído encontrar y ha encontrado su edén en la tierra. Y luego están los funcionarios: la médica, la maestra, el cartero... Un día, por ejemplo en Oporto, se presentaron a una oposición y ¡bingo!, les tocó Corvo, que puede que sea el destino maldito, el infierno del empleado público. O no. Quién sabe. Puede que sea el paraíso.

Technorati tags |

14 comentarios:

Odilas dijo...

Qué ganas de ir!!. Me acordé de vosotros varias veces estos días en otras islas.
Gracias por compartirlo y explicarlo así ;-)

calamarin dijo...

Que bonito suena todo y que bien narrado Noemí... parece que estas alli mismo, jugando con los delfines... ya me gustaría, ya...

molano dijo...

Preciosa descripción del universo corvense.
Y ya encima, para que no te falte de nada: aventura en el mar luchando contra viento y marea. No te quejarás.

kweilan dijo...

Pues después de leerte dan ganas de acercarse a este universo perdido.

M@k, el Buscaimposibles dijo...

¿Se le rizó el pelo a Julen con la lluvia? :P Como ha dicho que se lo iba a cortar... Bemvinda.

Julen dijo...

@Mak, por alusiones... si tu supieras de otras fotos donde los Jackson Five (hoy Four, la vida es así) no tenían nada que hacer frente a mí... pero eso quedará enterrado para siempre jamás. Noemí, qué bien escribes, cariño.

Lucía dijo...

Pues según lo cuentas dan ganas de aprobar una oposición a cartera o a archivera o ... da igual, a lo que sea.
Besos.

peke dijo...

Qué bonito suena todo.

Perem dijo...

Muy buena pinta todo lo que cuentas, y sobre todo esas fotografías que has puesto, y mas teniendo en cuenta que mañana me espera otra vez la normalidad habitual de los 11 meses del año. Se terminaron las vacaciones.

Por cierto, aunque no venga a cuenta, he estado unos días por tu tierra, y he vuelto encantando de todo lo que he visto.

Un saludo.

humo dijo...

¡Te trabajas las vacaciones! ¿eh?
Y casi siempre a islas.
¿Qué tienes tú con las islas? ;))

Möbius el Crononauta dijo...

Eso del funcionariado en Corvo debe ser realmente... no sé como debe ser, tendré que ir a investigar un día de estos.

Saludos corvos

Jo Grass dijo...

Qué estupendas aventuras te ha regalado el verano querida. No me importaría nada instalarme en ese lugar, aunque fuera como funcionaria, jaja.
Me lo apunto como destino de vacaciones para cuando aparezca la ocasión adecuada.
Un besote

39escalones dijo...

Buenoooo, envidia completamente insana que me das, para más inri hoy que me reincoroporo tras mi descanso vacacional. Hay cosas que deberían estar prohibidas o al menos contener un letrero como el de los anuncios de medicamentos...
Espero que hayas disfrutado a lo bestia.
Abrazos.

Fernando dijo...

No sé si te paga el concejo, gobierno o lo que sea, de Azores, pero no imagino una descripción mejor y más bonita, de verdad.