jueves, 18 de octubre de 2018

Me he sacado la espinita

Cuando era yo una pipiola que cursaba COU y me preguntaba qué quería seguir estudiando, dudaba entre dos carreras: Periodismo y Filología.

Había días en que me sentía más inclinada hacia el Periodismo y otros en que me veía filóloga completa.

Al final me decidí por la Filología. Y no me arrepiento. Una vez licenciada, tramité las convalidaciones para matricularme en Periodismo, pero no lo hice, nunca me matriculé, y, a pesar, como digo, de que no me arrepiento, tampoco he podido evitar, durante todos estos años, darle a la cabeza y fantasear sobre cómo me habría ido la vida si me hubiera convertido en periodista.

¿Habría sido más feliz? ¿Tendría ahora mejor sueldo? ¿Le habría dedicado más tiempo a mi profesión?¿Me habrían echado a la calle varias veces tras varios EREs?

Ya sé que no hay respuesta. No hay manera de saberlo ni lo sabré jamás. Pero a veces me da por mirar atrás y pensar en que, si pudiera desandar el camino, elegiría quizás otra senda. Y eso me pone un poco tristona.

Pero mira tú por dónde que esto de hacerme bloguera me ha dado la oportunidad de meter las narices, con toda la humildad y las ganas de aprender del mundo, en el periodismo, pues he tenido la suerte, y la sigo teniendo, de poder colaborar en distintos programas de radio y de hacer cositas varias en periodismo digital.

Algunas de mis compañeras de Doce Miradas

Así, en mayo de 2013 mis peripecias blogueras me llevaron a integrarme en el blog Doce Miradas. Me lo propusieron y dije que sí; uno de los mejores síes que he dado en mi vida.

Y hete aquí que, cinco años y pico después, la Asociación Vasca de Periodistas y el Colegio Vasco de Periodismo nos ha concedido uno de los Premios Periodismo Vasco: el premio de Periodismo Digital de 2018.

Otros premiados este año son Carmen Sarmiento, César Coca, la Real Academia de la Lengua Vasca Euskaltzaindia, la Sociedad de Estudios Vascos Eusko Ikaskuntza y Jose Mari Iriondo. Casi nada.

Así que, sin haberme licenciado, poseo una doceava parte de un premio de periodismo.

¿Es como para sacarse la espinita o no?

Los premios se entregan el 7 de noviembre en la Sala BBK de Bilbao. Allí tendremos las doce miradas la oportunidad de expresar nuestro agradecimiento colectivo.

Yo ahora voy a expresar mi agradecimiento personal a todas mis compañeras de Doce Miradas, las que lo fueron, las que lo son y las que lo serán, a todas las personas que han colaborado con el blog y lo han enriquecido, a toda la gente que ha confiado en mí más de lo que yo confío en mí misma y me ha brindado oportunidades y a Julen Iturbe, por contagiarme esta afición bloguera y por ayudarme y acompañarme siempre.

Mila esker denoi bihotzez. Je vous en remercie de tout coeur.

6 comentarios:

Molina de Tirso dijo...

Mi enhorabuena más sincera.Yo también dudé entre las mismas opciones y opté finalmente por lo mismo, sin arrepentirme pero con esa espinita de la comunicación raspando un poco ahí dentro.

Noemí Pastor dijo...

Gracias, Molina. Por cierto, tú tienes pendiente una colaboración con Doce Miradas, ¿noooo? Pues a ver si te animas. Un besazo.

Julen Iturbe-Ormaetxe dijo...

Como se entere mi madre que me acortas el apellido tenemos un serio problema. A estas alturas... jajajajajaja. Lo mismo, Noe, lo mismo.

Noemí Pastor dijo...

Es por usar tu nombre artístico, hombre. Pero no se lo digas a tu madre, por si aca. Y gracias again.

Manel Muntada dijo...

Enhorabuena, Noemí y gracias, muchas gracias por estar aquí.

Noemí Pastor dijo...

Gracias a ti, Manel. Moltes gracies per tot.