lunes, 21 de marzo de 2016

Como una vaca de carretera


-Muy culto su tío Ovidio.
-Cultísimo. Leía las Selecciones del Reader's Digest.
Y mi papá también muy culto, sabía latín. Humilde sin embargo en el fondo de su alma, como una vaca de carretera, había puesto en mí todas sus esperanzas. Él quería que yo fuera alguien. Yo quería que fuera él. Nos chutábamos la pelota de la ambición.


Fernando Vallejo:
¡Llegaron!

Alfaguara 2016

Otras entradas en Boquitas Pintadas sobre Fernando Vallejo:

Qué rico insultas, Fernando
El don de la vida
El desbarrancadero
Mi hermano el alcalde
Empecinada y dolorosa
Observación sobre los tiempos del verbo