miércoles, 11 de noviembre de 2009

"G de Guardaespaldas": Kinsey y el sexo

Predigo desde ahora que con el título de esta entrada, como dice Borja Pérez, la voy a petar: voy a obtener el récord de visitas en este humilde blogsito; visitas que, por supuesto, no durarán más de un segundo, pues enseguida verán que esto va de literatura y saldrán huyendo; iba a escribir "huyendo con el rabo entre las piernas", pero, dado el contexto, mejor no lo escribo.

Como digo, esto va de literatura, de Sue Grafton, de su Alfabeto del Crimen, de su protagonista, la detective Kinsey Millhone, y de la última letrita que ha salido en bolsillo, que es la G de Guardaespaldas.

La G es una de mis letras preferidas de la serie. Creo que escribo esto siempre que hablo de cualquier novela del Alfabeto, pero de verdad que así lo siento, qué le voy a hacer si me entusiasmo con casi todas.

Un puntazo de esta entrega es que aquí aparece el gran Robert Dietz, el guardaespaldas del título, uno de los grandes amores de la vida de Kinsey, la detective protagonista, que no es lo que se dice una tía enamoradiza ni hombreriega.

Las escenas de amor o sexo (llámenlo como quieran) no abundan en el género negro-policial. Hay autores,
como Lorenzo Silva, que las evitan a toda costa. Silva se refugia hábilmente en el pudor de su personaje narrador para no contar nada carnal. Y lo comprendo, porque se la juega, porque en tales circunstancias se camina por terrenos resbaladizos, alambrados, minados y con cocodrilos; porque es jodidamente difícil no caer, por un lado, en la ñoñez y en lo rosa manido y, por otro, en lo soez y en el mal gusto.

Grafton, sin embargo, lo hace requetebién. Leed, por ejemplo, cómo cuenta Kinsey que la golpea el deseo:

Sentía la lengua de la ansiedad subiéndome por las piernas, calándome la ropa, un sentimiento antiguo y misterioso como el mundo, el único antídoto de la humanidad contra la muerte.

Coincido con Grafton: siempre he pensado que el sexo es justo lo contrario de la muerte.

G de Guardaespaldas (G is for Gumshoe, 1990)
Traducción de Antonio Prometeo Moya
Tusquets Editores
Edición en Fábula: 2009

Technorati tags

23 comentarios:

nancicomansi dijo...

pUES SI...NO HAY ANTÍDOTO MEJOR...
(es de los únicos momentos en los que no se puede pensar,no?), se para el tiempo y se és eterno en esos ¿5? ¿6? segundos de éxtasis.

Y si señora...el punto justo, que mira que es difícil en este espinoso tema...

beso!

JV dijo...

Yo venía aquí a través de Google buscando...
¿Sexo, lo contrario a la muerte? Hmmmm. Pelín exagerado, me parece.

Iñaki Murua dijo...

Yo llegué por "JV y el sexo", pero parece que estaba equivocado también. Este gugel.

En fin, Noe, si te hacemos caso en otras lecturas, ¿por qué no en ésta?

Jo Grass dijo...

Pues a mí me parece bien lo del sexo y la muerte como los dos polos del delirio, solo que el primero lo disfrutas e incluso puedes repetir, con el segundo te jodes y no vuelves, así que está claro.
Me voy a apuntar a esta detective, que no he leido sus andanzas todavia.

¿ Has decidido ya lo del modelazo y la pintura de puerta?

Noemí Pastor dijo...

NANCI, cariño, de acuerdo: es muy difícil ser original y evitar palabras como beso, abrazo, calor y demás topicazos.

JV, no resulta tan exagerado si piensas que el sexo es una de las máximas expresiones de la vida. Y además, tampoco necesita muchod el intelecto. El intelecto lo complementa y lo mejora, sí, pero no es imprescindible.

IÑAKI, si quieres darle al Alfabeto, empieza por la "A de Adulterio". A pesar del título, no hay nada de sexo. Bueno, sí, un poco.

JO, prima querida, lo mismo que a Iñaki te digo y ¡a disfrutaaaar!

39escalones dijo...

Fíjate que al leer el nombre de Kinsey y asociarlo al sexo, pensaba que la novela tenía algo que ver con el famoso sexólogo, el de la peli de Liam Neeson dirigida por Bill (como no podía ser de otra manera) Condon... Nada que ver, por suerte o desgracia.
Besos nada espinosos.

Fernando dijo...

Será que Silva tiene ascendientes vascos. De los cuales parece carecer Grafton.

Iñaki Murua dijo...

El alfabeto lo empecé hace tiempo, antes de llegar a este humilde blogsito ;-)

Es más, creo que este año me toca leer alguno de la serie en versión inglesa :-m

Möbius el Crononauta dijo...

¿Dónde está el sexo? ¿Eres Bart?

M@k, el Buscaimposibles dijo...

La verdadera cuestión que le surgirá al paracaidista gugueliano: ¿dónde tiene K. el punto G?

(Así seguro que aún te vienen más visitas :P)

JV dijo...

Disiento, Noe. El sexo está sobrevalorado. El 99 por ciento de los polvos que echa el común de los mortales -no hablemos ya de la autoexploración- son más bien tirando a tristotes: o pura rutina o pura gimnasia. Otra cosa es que sigamos la clásica filosofía de tapa de yogur, lo de "sigue probando; hay miles de premios". ¿No dijo alguien que el sexo es el opio de pueblo? ¡Pues debería haberlo dicho!

Iñaki Murua dijo...

JV, te han reavivado los aires oceánicos :-D

marcela dijo...

Sí, estupenda manera de humedecer al lector@, yo en las películas me fijo mucho cómo resuelven los revolcones, si alguien lo hace muy bien es que ya es un buen director.De todas maneras es que la "g" tiene tema de por sí.
Y por otro lado ¿no llamman los franceses-que son muy cursis- al orgasmo "la petit morte"?
Un saludo Naomí.
Y sí, creo que está algo sobrevalorado, y es que cuando te abandona...cuesta que vuelva.
Es un entretenimiento fántastico, pero llega un momento que cómo decia Coco Chanel lo ves desde fuera y no queda nada elegante.
!Ay, la edad!!

kweilan dijo...

He leído a Sue Grafton siguiendo tus recomendaciones, cuando hablaste de ella el año pasado cuando vino a Barcelona y ahora me apunto a este de hoy. Es difícil el sexo literario pero la frase que citas tiene el punto justo...al alcance de pocos. Un abrazo!

Noemí Pastor dijo...

ESCALONES, se me había escapado esa conexión. Menos mal que usted es una enciclopedia viva. Besos, monstruo.

FER, también pasa que el sexo desde el punto de vista de las mujeres está poco explorado. Más besos.

IÑAKI, ya me sonaba mí haber hablado contigo del Alfabeto. A ver qué tal en inglés. Yo lo he intentado y se me hace muy duro el americano de Grafton.

MOEBIUS, ¿tú también llegas confundido?

MAK, corasón, gracias por el empujonsito. Y esto también se puede descontextualizar.

JV, de acuerdo: está sobrevalorada una cierta idea limitada del sexo, pero hay aspectos infravalorados y la autosarisfacción está injustamente despreciada.

MARCELA, el sexo en el cine también tiene más de un post. Y corre parecidos peligros que en la literatura. Recuerdo que Almodóvar hablaba de "cabezas folladoras".

KWEILAN, espero que disfrutes con el Alfabeto de la A a la T, porque más no hay. De momento.

Encantada de hablar con ustedes de sexo y literatura. Un placer.

M@k, el Buscaimposibles dijo...

Recobraremos -plural mayestático- la timidez :P

Noemí Pastor dijo...

Mak, si no te importa, recupera la timidez en otro blog, no en éste.

HLO dijo...

Pues yo creo que la literatura es justo lo contrario de la muerte.

Saludos

Noemí Pastor dijo...

Al final va a resultar que todo lo bueno bueno de esta vida es lo contrario de la muerte.

peke dijo...

Me hasa picado las ganas de empezar a releerlas.

Noemí Pastor dijo...

Pues para que te animes más, Peke, te diré que yo estoy disfrutando mucho con las relecturas.

humo dijo...

En cuanto me descuido me pillas con una docena de post de retraso.
Pero no me privo del placer de leerlos toditos.

Noemí Pastor dijo...

Y yo te lo agradezco, corasón.