martes, 22 de octubre de 2013

Menos de dos horas antes




Menos de dos horas antes (menos de lo que dura un telefilm, menos de lo que duraban sus baños interminables) aquel despojo que yacía sobre el asfalto había estado cantando y bailando y había endosado un cheque de diez mil dólares.

Había comprado tres botellines de soda y había firmado un autógrafo a un admirador a la salida del restaurante The White Kitchen, en el condado de Slidell, Louisiana.

Menos de dos horas antes, Mansfield tenía ingenio, tenía alma, tenía una voz que sabía ser a veces suave y a veces fuerte. Hacía soñar a los hombres de cien países y provocaba conmociones en los aparcamientos de los restaurantes de carretera.


Simon Liberati
Jayne Mansfield 1967
Éditions Grasset 2011

La traducción y la adaptación son mías.

7 comentarios:

Raimundo Rubio dijo...

http://urbinaga.blogspot.com.es/2007/10/javier-maras-conversa-con-el-periodista.html


(...)When I introduced her, and she bowed, graciously, in a lowcut gown, exposing her ample bosom, it reminded me of the time she bent over a table at a party honoring Sophia Loren at Romanoff’s (without a bra) and shocked the Italian actress and others in attendance. Photographers had a field day, much to the delight of men all over the world. “I have enemies who said I did that on purpose to steal the show from Sophia Loren,” she later said, “but that is not true. I guess I did show Sophia that American women also have breasts.”

Have a good morning

loquemeahorro dijo...

Qué historia más terrible ¿sabías que Mariska Hargitay, la protagonista de "Ley y Orden. Unidad de Víctimas Especiales" e hija suya, iba con ella en el coche?

Afortunadamente sobrevivió, como sus hermanos al accidente, pero me imagino lo traumático que habrá sido.

Noemí Pastor dijo...

Hola, Raimundo. Hay fotos por la red del famoro encuentro entre Mansfield y Loren y no tienen desperdicio.
Mansfield da para mucho. Seguiremos informando.

Noemí Pastor dijo...

Hola, Loque. Lo sé porque lo acabo de leer en el librito este. Murieron todos los adultos (Jane, su pareja y el chófer) y los perros (he olvidado cuántos). Sobrevivieron los hijos de la actriz. Creo que en el coche iban tres.
Como le digo a Raimundo, este librito me ha dado para mucho. Creo que ya sé de qué va a tratar mi próximo artículo en Zinéfilaz. Besos.

Uno dijo...

Qué olvidada está Jane. Tuve una vez (grabadas en beta)escenas memorables de sus películas. Mi favorita era una (creo que de "Will succes spoil Rock Hunter") en un gran restaurante que consistía simplemente en el recorrido de Jane desde la mesa hasta la toilette. Era como si sus pechos la dirigieran. Una obra de arte.
Sin duda buscaré ese libro.

Un abrazo

Noemí Pastor dijo...

Hola, UNO. Me apuesto el cuello a que el libro te gustará. Si no, te devuelvo yo el dinero o su equivalente en cerveza. Besos.

RECOMENZAR dijo...

genial tu blog y me encanta el nombre que le pusiste
un abrazo