martes, 3 de julio de 2012

Coco


Adoro lo bello y detesto lo bonito

(Coco Chanel)

16 comentarios:

Vir dijo...

Suscribo

humo dijo...

Me parece de un snobismo insufrible, y la fotografía ilustra perfectamente lo que quiero decir: no se puede ir por la vida más emperifollada, dicho sea con mi respeto a cualquier opinión sobre lo que es belleza y lo que no...

Noemí Pastor dijo...

Hola, VIR. A mí me gusta la frase, sin más. No sé si estoy de acuerdo o si no. Lo que es seguro es que jamás nos pondremos de acuerdo para decidir qué es bello, qué es bonito, qué es mono, qué es chulo, qué es guapo, qué es moñoño... Besos, vecina.

Noemí Pastor dijo...

Hola, HUMO. Puedo estar de acuerdo contigo en lo del esnobismo y lo del perifollo, aunque en su época esos sombreretes y esas chaquetas se consideraban sobrios y masculinos.
Chanel nació mujer y pobre, se crio en un orfanato y construyó un imperio. Algo digno de admirar tendría. Mil besos.

humo dijo...

Claro, Noe: la figura de Coco es admirable en muchos sentidos, pero las frases pontificiales me sacan de mis quicios (que tampoco están muy asentados, para qué vamos a engañarnos)

X dijo...

Gústame a cita, convida á superación.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Como juego de palabras, compa Noe, queda vacilón, desde luego; pero, como buen juego de palabras que es, pues qué quieres que te diga, chicha, lo que se dice chicha, tampoco tiene mucha, ¿no...?

Un fuerte abrazo y buena tarde.

peke dijo...

No sé si invita a la superación, como dice X, porque en realidad entre bello y bonito no encuentro mucha diferencia. ¿O sí?

Uno dijo...

Yo la entiendo perfectamente. Lo bello es lo que ella consideraba bello y lo bonito lo que ella consideraba bonito. Eso solo constata que tenía un gran concepto de si misma y que sabía venderse. A mi me gustaría poder suscribir esa frase pero la verdad es que a menudo me puede lo bonito.

Un abrazo

Noemí Pastor dijo...

Las frases pontificiales, HUMO, son irritantes en boca de quien no tiene suficiente categoría para pontificar. Chanel podía. Más besos.

Noemí Pastor dijo...

Hola, X. No la había interpretado así, pero puede ser: por qué conformarse con lo bonito si se puede aspirar a lo bello. Un saludo cariñoso.

Noemí Pastor dijo...

Cuando leí la frase por primera vez, MANUEL, me dejó pensativa y por eso decidí traerla aquí. Ahora no recuerdo qué le vi exactamente de interesante, pero algo tendrá cuando ha dado para tanto comentario, ¿no?

Noemí Pastor dijo...

Yo sí veo diferencia, PEKE, o al menos creo que sí entiendo lo que Chanel quería decir. Pero no merece la pena que lo explique. Bicos.

Noemí Pastor dijo...

A ver si lo he captado, UNO. Bellos son un bosque y un acantilado, pero como no podemos tenerlos en casa, nos conformamos con una de esas bolitas de cristal con nieve dentro que son tan bonitas. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Es igual que la diferencia entre una mujer mona y una mujer bella. La mujer mona tiene carita de muñeca, de niña graciosa. Una mujer bella es otra cosa

Noemí Pastor dijo...

Esto demuestra, ANÓNIMO, que todas y todos tenemos nuestra idea sobre lo bonito y lo bello. Chanel, además, vivía de ello, así que ponía más vehemencia. Saludos.