domingo, 10 de febrero de 2008

Carta desde la isla de El Hierro


Queridas niñas y niños:

Os escribo desde la casita que he alquilado en el barrio de El Mocanal. Es una casa pequeña y toda ventanas. Desde donde estoy veo esa palmera de la foto, con un cono volcánico y el océano detrás. Hace un rato veía también la isla de La Palma. Ahora no, porque se han puesto esas nubecitas.

Aquí en El Hierro, a diferencia del resto de las Canarias, en invierno hace frío, sobre todo en las medianías, donde están las poblaciones. Mi barrio, por ejemplo, está a unos 500 metros de altitud y eso supone fresquete. No sé cómo me puede gustar esta isla tan fría, con lo friolera que soy yo. Será que tiene otros encantos.

Lo que más me gusta de El Hierro es que todavía es bastante salvaje y muy tranquila. Demasiado tranquila quizás. Y es hermosa. No al estilo de las postales, no del todo fotogénica. Tiene su belleza salvaje, su dureza, cierta fuerza, lo tremendo de las nubes enganchadas a las cumbres, el verde brillante de las tierras altas, los árboles tumbados por el viento, la niebla que lo hace todo irreal.

El olor, la luz, la cualidad del aire, las plataneras, los cultivos de piña y otros frutos tropicales, las palmeras, los dragos, los bejeques, los verodes, los volcanes me provocan extrañamiento; me hacen sentir en un espacio remoto, en medio del Atlántico, que es exactamente donde estoy.

Y una cosa importante: los plátanos y las piñas saben a plátano y a piña, en vez de a caja.

Bueno, es domingo por la mañana, estoy un poco vaga y me voy a dar un paseíto por los pueblecitos de la costa oriental: El Tamaduste, La Caleta, La Estaca, Timijiraque... Ya subiré al monte otro día, pues ayer llovió bastante y estará todo embarrado.

Os envío muchos besos y ya os pondré cuatro letras en otro momento. Agur.


Technorati tags |

14 comentarios:

nieves dijo...

Qué envidia! Disfruta mucho.

Lucía dijo...

Me he tenido que poner un babero.

peke dijo...

Vacaciones en pleno febrero? Que suerte.

malvisto dijo...

Nuevamente vacaciones: oye, cuando vuelvas al pueblo ven a visitarme. Mientras tanto, las babas se me salen de la bouquita. ¡Qué vista!

humo dijo...

Sabía yo que no ibas a estar todo el tiempo sin contarnos algo: es tu naturaleza de comunicadora.
Estuve esta mañana en la exposición de Modigliani, en el Thyssen, de modo que yo también tuve mi racioncita de belleza.
Pero te envidio.

purpurina y bicicleta dijo...

Con tantas ventanas te entrará el polvo de la playa y te dejarás las entrañas fregando

Javier Vizcaíno dijo...

Chica, qué quieres que te diga. Yo sin la A-8 cerca para atascarme es que no me hallo...
Brrrr. Un abrazo.

Möbius el Crononauta dijo...

Disfrute de su ferruginosa y bien merecida experiencia y descanso.

¡Saludos!

39escalones dijo...

Qué envidia... Sigue disfrutando.
Besos.

perem1 dijo...

No se si es producto de la casualidad pero el paisaje de la foto se ve muy claro y transparente. Una autentica maravilla.

cacho de pan dijo...

dos preguntas:
1) es aconsejable para alguien con vértigo a lo james stewart?
2) qué carajos hago yo aquí?

Noemí Pastor dijo...

Nieves, te haré caso.
Lucía, pues mis palabras no están a la altura.
Peke, son mis vacaciones del año pasado, así que no me envidies tanto.
Te visito sin falta, Malvi, pero comprende que ahora estoy muy ocupada paseando, comiendo...
Humo, querida, toda nuestra vida es un ir en pos de la belleza. Demasiado trascendental lo que he escrito, ¿no? Le tengo ganas a Modigliani.
Queridas Purpurina y Bicicleta, aquí no hay playa. Sólo unos pequeñísimos arenales al otro lado de la isla.
Jotauve, ¿sabes cuántos semáforos hay en todo El Hierro? Uno. Te mando un beso.
Moebius, sin gotita de anemia voy a volver. Un abrazo.
Escalones, hace años había aquí dos cines y ya no hay ninguno. Una lástima. Otro beso.
Perem, los cielos aquí son limpísimos. Igual tiene algo que ver. Besitos.
Cacho, yo también tengo algo de vértigo, pero no tanto como el viejo Jimmy. No creo que sufrieras.

Fernando dijo...

Mira que irte al lugar más frío con lo bonitas que son las Islas...
Pasarlo bien con la teoría de pedaleo contínuo :D (Txetxu dixit)

Francisco Ortiz dijo...

No dejes de contarnos, que estamos allí contigo a través de tus descripciones tan vivas. Saludos.