domingo, 7 de julio de 2013

La moral serpentea

En veinticuatro años los tabúes tienen tiempo de licuarse como muñecos de nieve que nunca llegan a la primavera.

La humanidad es frágil. La moral serpentea a través de los siglos. Ciertos valores se olvidan o se redescubren una y otra vez, según las necesidades de alimentación, de producción, de adaptación a las nuevas tecnologías.

En el sótano los valores se transformaron a golpes de dolor, empujados por el eterno encierro, por la infinita distancia que separa la luz de la oscuridad, por la ausencia de tiempo cuando no hay día, cuando es de noche siempre.

En veinticuatro años puede venirse abajo una civilización entera.

Régis Jauffret

Claustria

Éditions du Seuil 2012

La traducción y la adaptación son mías.
Otras entradas sobre Claustria en Boquitas Pintadas: De nazismo y monstruos en Austria