domingo, 14 de octubre de 2007

Promesas del Este

David Cronenberg (canadiense) siempre ha hecho un cine incómodo, retorcido y desasosegante. Vamos, que nunca se ha propuesto dirigir pelis para hacernos felices. Tampoco era precisamente ésa su intención en este filme, Promesas del Este, que trata básicamente de la mafia rusa internacional y tiene escenitas que te dejan sin resuello, pero, por si fuera poco, leo unas declaraciones del guionista, Steve Knight (inglés), en las que dice que ¡ha suavizado la realidad! Pues no quiero ni imaginármelo.

El personaje central centralísimo es el que hace Viggo Mortensen (neoyorquino), que está que se sale con este ruso espeluznante, complicado, enigmático, cool (atención al vestuario y a su ausencia: ¡cuarenta y tres tatuajes!) y súper macarra. Da casi más miedo todavía Vincent Cassel (francés); Cronenberg le saca un buen partido a su físico impresionante y difícil en un papel de niño de papá psicopatilla, borrachuzo y tarambana, uno de esos herederos débiles que acaban por destruir los imperios que con tanta sangre han construido sus padres y abuelos (de madres y abuelas ni hablamos, porque no pintan nada). El papá querido es Armin Mueller-Stahl (alemán), que borda estos tipos encantadores y afables por fuera, brutales y podridos por dentro.

Frente a ese mundo de las tinieblas está la gente normal, las buenas gentes que sólo por desgracia, miseria o casualidad se topan con lo criminal. En este lado están Naomi Watts (mi tocaya australiana), a la vez frágil y corajuda; su tío, el ruso Stepan, interpretado por el realizador Jerzy Skolimowski (polaco) ; y su madre, la siempre impecable Sinéad Cusack (irlandesa).

Me fastidia enormemente no haber tenido ocasión de ver Promesas del Este en versión original, porque se recrea en el Londres de los inmigrantes, el que no solemos ver los turistas, donde se hablan decenas de lenguas diferentes y cada grupo humano tiene también su propia atmósfera, su color. Leo que Cronenberg trabajó con tres asesores de diálogos. Así me gusta, David, que los lingüistas sirven para algo. Con todo, el doblaje está, como casi siempre, a un nivel muy digno y se esmera con el ruso.

Por sacarle algún defectillo, diré que chirría un poco el final casi feliz (aunque mis nervios lo agradecieron, después de tanto padecer) y que la voz en off de la chica muerta resulta demasiado empalagosa y patética.

Acabo. La organización mafiosa de la que habla esta peli se llama Vory V Zakone ('hermanos ladrones', más o menos), existe de verdad y se dedica a traficar con seres humanos previamente esclavizados.

Technorati tags

19 comentarios:

unantonio dijo...

Qué curioso!
Qué gran cronista.

No sé porqué pero esa historia me recuerda algo. Será por la tocaya.)
Abantzo

39escalones dijo...

La película es estupenda. A mí, en efecto, hay cosas que me chirrían (igual que con la anterior "Una historia de violencia"), pero es de lo mejor que puede verse hoy en el cine. Fantástica.

Peke dijo...

Me recuerda a las historias de Alexandra Marínina y su policía analista Nastia Kaménskaya. ¿Has leído algo de ella? Hace tiempo que no encuentro traducciones, pero estaba muy bien.

Lucía dijo...

A mi también me recuerda las novelas de la Kaménskaya, aunque tengo la impresión de que la violencia está muy presente en la película.
No la he visto, tuve que decidirme entre ésta o "Un funeral de muerte" y me quedé con el funeral por eso de aliviar tensiones y echarse unas risas.
Besos.

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

Tengo ganas de ver esta película,y de leer a Manuel Puig.
Un beso,
Álvaro

Noemí Pastor dijo...

La película es tremenda, poco indicada si lo que una quiere es "pasar un buen rato". Se puede relacionar con Marinina y con aquel espía del KGB que envenenaron con polonio. De Marinina he leído dos o tres novelas. No me entusiasmaron, aunque la protagonista me caía bien, porque me hacía unos líos tremendos con los nombres de los personajes y porque los malos me parecían de opereta. Los de la peli, en cambio, parecen exagerados pero son de verdad.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

últimamente salgo menos que la mujer de Colombo, pero ganas me dan de ir a ver la peli. Pues sí, por lo que he leido hay cierta similitud con el caso de Alexander Litvinenko, que por cierto, no sé que avispada productora lleva ya varios meses elaborando una peli basada en ese reciente y célebre caso.

Noemí Pastor dijo...

Es que las mafias, los espías y los infiltrados dan mucho juego.

Fernando dijo...

O sea, que no puedo ir a vel-la con los ninios. Es que no se les tiene en cuenta para nada, ¿eh?

Uma dijo...

No me diga que Vigo actúa bien? no sé por qué pero siempre me dio la impresión que era un mal actor importante jeeejej..acá no llego todavía..:(

Vigo dijo...

Pinta bien la película. ¿desasogante? Tal vez, quizás uno de los mayores hitos de Cronemberg sea Crash y en cierta manera me alegro que retome ese camino.

BUDOKAN dijo...

Hola Noemí, me ha gustado leer algo de la historia escrito de tus palabras porque aún no he bisto el film y esto me ha dado más ganas de verlo. Me había gustado mucho la anterior de Cronemberg. Por cierto ya te he enlazado en mis links favoritos. Saludos!

malvisto dijo...

Viggo me encanta en sus papeles: un hombre contenido, de sangre fría, que no tiene reparo de sostener un café, mientras que con la otra mano le apunta a alguien.... los malos siempre son los de los papelazos.

abrazos!1

Noemí Pastor dijo...

En la primera escena ya le rebanan el gaznate a uno, así que yo no llevaría a ninguna criaturita, pero nunca se sabe: a mí me dejaron hecha polvo Dumbo y Bambi, los muy cabrones.
No me gusta decir que un actor está bien sin haberlo disfrutado en versión original, pero aquí me juego el cuello rebanado del secundario anterior, a que Viggo está a la altura. Y yo no soy su fan precisamente, no le sigo mucho, pero tampoco diría de él que es una estrellita vana. También es verdad que el papel que tiene es de mucho lucimiento.

cacho de pan dijo...

opino exactamente igual que tú: el final me resulta demasiado, no necesario, sobre todo la escena de vigo y naomi en plan ángelesguardianes...pero la peli es casi perfecta y los diálogos en el original de goce.
Viggo, casi argentino, merece una nominación: se ha matado.

Noemí Pastor dijo...

Me voy a tirar de cabeza al deuvedé para disfrutar de la versión original. Avisadme en cuanto salga.

perem1 dijo...

Para mí, tal como he expresado en el blog de Moebius, Cronemberg con su anterior pelicula, Una Historia de Violencia y con Promesas del Este ha dejado el liston muy alto. Cine en Mayusculas. Imprescindibles.

Si Mortesen ya estaba bien en la primera, en Promesas de Este, se supera.

Un saludo.

Noemi, he llegado a este blog mediante el comentario que dejaste en la Lista de Moebius. Un saludo.

perem1 dijo...

Pedon, no es la lista, es La Cinta de Moebius.

Moebius dijo...

Como bien dice perem1, el listón estrá muy alto, veremos el próximo paso de Cronenberg.
Y un sobresaliente para Viggo Mortensen, le auguro una madurez muy interesante. Gran película, señores y señoras.